Domingo, 01 de agosto de 2021

Religión en Libertad

El ganador de «Pekín Express», un ex masón converso al catolicismo gracias a la Virgen de Rocamadour

Christophe Flipo celebra su victoria.
Christophe Flipo celebra su victoria en la edición francesa de Pekín Express. Foto: Famille Chrétienne.

C. L. / ReL

Christophe Flipo y su hija Claire cruzaron el pasado martes en Estambul (Turquía) la meta de llegada de la edición francesa de Pekín Express como ganadores del reality.

Se trata de un formato emitido en numerosos países, en el que varias parejas tienen que recorrer miles de kilómetros consiguiendo objetivos si no quieren ser eliminados. El premio final puede llegar hasta 100.000 euros, según las misiones cumplidas. Para ellos fueron 58.730 euros, que en parte irán a una organización de caridad de la familia dominica de la que forman parte Christophe y su esposa.

Dios y la alegría

Fue Claire quien propuso a su padre, de 61 años, participar en el concurso, y quien tiró de él en los últimos tramos de la carrera final: "Mi mayor orgullo en todo esto es Claire, ella ha conseguido traerme hasta el final", confesó Christophe a Famille Chrétienne. Es la persona de mayor edad que ha ganado este programa.

Y tiene una historia notable detrás. Padre de cuatro hijos, ingeniero infomático y arquitecto, Flipo pasó veinte años en la masonería antes de llegar a la fe católica de forma progresiva, como él mismo contó en dos libros: La mejor parte y Adiós a los hermanos

Con este prisma enjuicia su participación en Pekín Express: "El programa muestra lo que hay de bueno en el hombre: la bondad, la generosidad, la acogida al extranjero... Para mí, la felicidad está en las relaciones, y Dios se sirve de los demás para darnos su alegría".

De las logias a Jerusalén

Christophe entró siendo un joven profesional en la Gran Logia Tradicional y Simbólica, porque un amigo le habló de otras personas que, como él, estaban buscando el sentido profundo de las cosas.

Con el tiempo dejó de identificarse con lo que consideraba "sincretismo pagano" de las normas y ritos de la masonería. Además, los lazos con sus compañeros empezaban a pesarle, y tampoco agradaban a su mujer, Frédérique. Pero año tras año seguía vinculado a la logia.

Hasta que un día, animados por la transformación radical que habían apreciado en un matrimonio amigo que había peregrinado, sin fe, al santuario de Nuestra Señora de Rocamadour, decidieron ir ellos también.

Christophe Flipo.

Christophe Flipo entró en la masonería y no le resultaba fácil romper los lazos. Hasta que intervino la Virgen de forma misteriosa en Rocamadour...

“Era mi turno para descubrir el Santuario de Rocamadour con mi esposa y allí recibí muchas señales", explicaría años después. De regreso a casa, su esposa le suplicó que abandonase la masonería. Él hizo lo que ella le pedía.

Poco tiempo después ambos se fueron como peregrinos a Jerusalén. Allí Christophe vivió la experiencia abrumadora del amor de Dios, el Espíritu Santo, presente en la Eucaristía: “¡Me di cuenta que ahí estaba Dios, en lo más pequeño, para ofrecerse a nosotros!”.

Desde ese instante abrió de par en par las puertas de su alma para que Cristo reinara y su matrimonio y su familia se fortalecieron: “Descubrí la felicidad de compartir la comunión espiritual con Frédérique”. Ahora, con su hija, ha compartido toda una experiencia... y un triunfo.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda