Domingo, 22 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

La decisión ha sido tomada por Peter Doyle, obispo de Northampton

No se abrirá, de momento, la causa de beatificación de Chesterton: el obispo ve tres objeciones

Chesterton (1874-1936) fue periodista, escritor y tras su conversión al catolicismo un gran apologeta
Chesterton (1874-1936) fue periodista, escritor y tras su conversión al catolicismo un gran apologeta

ReL

Gilbert Keith Chesterton no será declarado santo, al menos a corto y medio plazo. Así lo ha decidido el obispo de Northampton, monseñor Peter Doyle, que no abrirá la causa de beatificación del gran escritor que tras su conversión acabaría convirtiéndose en una de los grandes protagonistas del renacimiento del catolicismo inglés de principios del siglo XX.

Esta decisión de no abrir este proceso fue tomada por el obispo el pasado mes de abril, tal y como revela  Alfa y Omega.  En una entrevista con este semanario español, monseñor Doyle afirma que no ha sido “nada fácil” aunque afirma haberlo hecho “con total humildad”.

Mucha devoción en el mundo, pero poca en su diócesis

Según explica, la razón “más importante” para decidir no abrir el proceso de beatificación es que a pesar de la gran devoción que suscita Chesterton en muchas personas en todo el mundo, y cómo a través de sus escritos han llegado muchos otros al catolicismo, esto “no se da localmente” en su diócesis de una manera significativa.

peter-doyle

De hecho, uno de los elementos a tener en cuenta en estos procesos es que haya una devoción hacia esa persona en la diócesis.  Comprobar que existe fama de santidad y de conceder gracias y favores es un requisito que la Iglesia exige a un obispo diocesano para abrir la causa.

Muchas personas cambiaron de vida gracias a sus textos

El obispo habla también de un segundo motivo y es el no haber sido capaz de “extraer de la documentación un patrón de espiritualidad personal” que caracterizara la forma en la que el escritor vivió la fe católica tras su conversión.

El sacerdote John Udris ha sido el encargado de investigar si se debería abrir la causa de beatificación de Chesterton. Tras cinco años de investigación presentó su informe y él mismo pensó que sería favorable. En declaraciones a Alfa y Omega afirma mostrarse “decepcionado” por la decisión final, pero considera ser un privilegiado por haber podido “conocerlo de una manera que de otra forma no habría tenido la oportunidad”.

El padre John Udris ha estado durante cinco años recopilando información sobre Chesterton para abrir la causa de beatificación

Udris ha sido además párroco de Beaconsfield, la localidad en la que Chesterton y su esposa vivieron desde 1909 y hasta la muerte del escritor en 1936.

Este sacerdote señala que una de las partes favoritas de la investigación que ha realizado durante estos años ha sido el poder leer todas las cartas que Frances, su viuda, recibió tras la muerte de Chesterton. “Muestran el cariño y la estima que se le tenía en todo el mundo ya en su época. Muchas decían todo lo que les había ayudado a cambiar sus vidas”.

chesterton-esposa

Las acusaciones de antisemitismo

Sin embargo, hay un tercer motivo que ha pesado mucho a la hora de que el obispo haya tomado esta decisión y son las acusaciones de antisemitismo contra Chesterton.Se trata de un obstáculo real, particularmente en este tiempo en el Reino Unido”, reconoce el obispo de Northampton.

Estas críticas no son nuevas y están relacionadas en la forma en la que el escritor y periodista valoraba temas como el sionismo y el semitismo. El mismo Chesterton respondía a estas críticas en su libro La Nueva Jerusalén, que escribió durante un viaje que hizo a Tierra Santa.

Chesterton sale del Parlamento junto al escritor judío y sionista Israel Zangwill, con quien mantenía una buena relación.

Chesterton sale del Parlamento junto al escritor judío y sionista Israel Zangwill, con quien mantenía una buena relación

Chesterton era decididamente sionista: "Sería mejor para todos si Israel gozara de la dignidad y responsabilidad distintiva de una nación independiente... dándole a los judíos un hogar nacional, preferentemente en Palestina". Esto lo escribe en 1922, cinco años después de la Declaración Balfour que comprometió al gobierno inglés en ese proyecto.

Pero la realidad era que numerosos judíos en todo el mundo eran decididamente antisionistas, y querían permanecer en las sociedades que les habían acogido generaciones -en algunos casos, muchas generaciones- atrás. Se sentían plenamente integrados, pero ¿lo estaban? Chesterton consideraba que "los judíos son judíos, y, como consecuencia lógica, no son rusos, o rumanos, o italianos o franceses". Él y otros eran acusados de antisemitas por querer "dar a los judíos la dignidad y el status de una nación independiente" y que "los judíos fueran representados por judíos, vivieran en una sociedad judía, fueran juzgados y gobernados por judíos". "Si esto es antisemitismo, entonces soy antisemita", proclama, pero enseguida aclara la paradoja: "Parecería mucho más racional llamarlo semitismo".

"Fue un gran testigo de la fe"

El padre Udris también reconoce que Chesterton tuvo que defenderse toda su vida de esa acusación de antisemitismo, y que algunas de sus palabras "nos suenan ofensivas”: "Pero cuanto más leo a Chesterton", añade, "más veo que no tuvo nunca nada que ver con el odio, salvo el odio a las ideas, y que evitó a cualquiera que abrigase odio étnico. Más aún, procuró defender con su pluma a las víctimas de esas ideas".

Una escritora judía como Dawn Eden Goldstein, conversa al catolicismo, apoya su beatificación: "Fue un gran testigo de la fe, así que no tengo objeción a que se abra la causa" para que sea en ella donde se sustancie el alcance de este tipo de obstáculos en cuanto a la afirmación de sus virtudes heroicas. Por lo que respecta a ella, reconoce la influencia de Chesterton en su evolución intelectual y moral: "Su novela El hombre que fue Jueves encendió la mecha de mi conversión. Su poderoso abordaje del sufrimiento me abrió la comprensión sobre la fe cristiana".

El obispo recuerda que la decisión de no abrir este proceso no es definitivo y que esto podría cambiar en el futuro. “Reconozco la bondad de Chesterton y su capacidad para evangelizar pero, en el fondo de mi corazón, creo que él mismo no habría querido mucho jaleo en torno a su figura”, recuerda monseñor Doyle, que recalca que ya ha presentado su renuncia al Papa por edad y que su sustituto podría tomar una decisión diferente.

Puede adquirir aquí libros sobre Chesterton y escritos por él

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA