Jueves, 19 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Entrevista a José María Zavala

«Quien no medita es como si jamás se mirase en el espejo», decía el Padre Pío

Padre Pío
Padre Pío

Te interesa

José María Zavala, autor del best-seller "Padre Pío", que lleva la friolera de 25.000 ejemplares vendidos en España, nos facilita en ORAR (LibrosLibres) una selección de los mensajes más importantes del Padre Pío en torno a temas nucleares del seguimiento de Cristo.

- ¿Qué oraciones rezaba habitualmente el Padre Pío?
- Tenía predilección por el Santo Rosario. Llegaba a rezar 34 Rosarios completos al día (de 150 Avemarías cada uno). Su devoción a la Santísima Virgen le llevaba también a corregir a todos aquellos que decían que las gracias provenían de él. La Virgen María, decía el Padre Pío, tiene el billete de acceso al Paraíso y es nuestra mejora intercesora ante Dios.

- ¿Y cómo lo hacía, en tan poco tiempo como le dejaba el confesionario?
- Evidentemente, por una gracia muy especial del Señor, que le permitía rezar 34 Rosarios al día, confesar dieciocho horas consecutivas y “pasearse” por el mundo, pues el Padre Pío tenía también el don de la bilocación (estar en dos sitios distintos al mismo tiempo).

De ahí que en la Positio, a la que tuve acceso para componer mi libro Padre Pío. Los milagros desconocidos del santo de los estigmas, cuya 8ª edición acaba de ponerse a la venta, figuren testimonios de personas que vieron al Padre Pío sanando enfermos en Nueva York, cuando todo el mundo sabe que él no salió de su convento de San Giovanni Rotondo, al sur de Italia, durante 52 años consecutivos.

- ¿Qué consejos solía dar el Padre Pío a las personas que hacían poca o ninguna oración?
- Transcribo sus propias palabras: “Quien mucho ora, se salva seguro. Quien poco ora está en peligro de no salvarse y quien no ora nada, está en camino de perdición”.

- ¿Proponía también la meditación individual? ¿Tenía algún punto específico que recomendase más para meditar?
- Él decía: “Quien no medita es como si jamás se mirase en el espejo”. Le gustaba meditar sobre la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, a la cual se asoció por voluntad propia para purificar su alma y, sobre todo, para salvar al mayor número posible de ellas. Con el Padre Pío, el sufrimiento adquiere un sentido pleno de salvación, a imitación de Cristo, que murió en la Cruz para redimirnos del pecado.

- El Padre Pío fue, entre otras cosas, un célebre director de almas. ¿Quienes son los llamados "hijos espirituales" del Padre Pío?
- Fue un gran sabio del alma humana, en efecto, a quienes sus hijos espirituales, en vida o tras su muerte, siguen imitando por los caminos del Señor al ofrecer sus sufrimientos y contrariedades por los demás. Sufren en silencio por la Iglesia y por los sacerdotes; se ofrecen como almas víctimas por otras que están alejadas de Dios, para que retornen a Él por la infinita Misericordia del Señor. Muchos se sorprenderían si supiesen que hombres y mujeres de todas las edades, veinteañeros incluso y con apariencia de absoluta normalidad, son hijos espirituales del Padre Pío y tienen incluso, en algún caso, el cuerpo cubierto de llagas.

- ¿Qué recomendaba el Padre Pío a los cristianos que, ante las dificultades y sinsabores de la vida, podían caer en la tentación del desaliento?
- Aferrarse a Jesús y a María, los dos grandes baluartes de la salvación, porque sólo el que persevera se salvará. ¿Y cómo hacerlo? Muy sencillo: no abandonando jamás la confesión ni la Santa Misa, como tampoco la oración y especialmente el rezo del Santo Rosario, el arma más eficaz contra las tentaciones del diablo.

- ¿Servirá este libro para "recuperar" la figura del Padre Pío como maestro de la vida interior, además de su reconocida fama como santo “milagrero”?
- Este nuevo libro servirá, si Dios quiere, para acercar más almas a Él, y no para gloria del Padre Pío, que jamás la buscó. De hecho, él sentía una enorme vergüenza por llevar los estigmas en manos, pies y costado durante cincuenta años consecutivos, pues se consideraba indigno de ellos. Era de una humildad proverbial.

El Padre Pío no es un santo “milagrero” en el sentido de espectacularidad, pues a las curaciones físicas por su intercesión va siempre unido un profundo cambio de vida en la persona, un vertiginoso vuelco hacia Dios, en cuestión de horas.

Con razón, dijo el Padre Pío que daría mucha más guerra muerto que vivo. Cada día recibo en mi correo electrónico testimonios de conversiones y/o curaciones de personas de todo el mundo por intercesión del santo canonizado por Juan Pablo II.

 FICHA TÉCNICA  COMPRA ONLINE
Título: Orar OcioHispano
Autor: Padre Pío  
Editorial: LibrosLibres  
Páginas: 184 páginas  
Precio 15 euros  
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA