Martes, 28 de junio de 2022

Religión en Libertad

Francisco señala que el Espíritu Santo fija «por dónde empezar, qué caminos tomar y cómo caminar»

El Papa, en Pentecostés: debemos «amar el aquí y el ahora, no un mundo ideal, ni una Iglesia ideal»

El Papa durante la homilía.
Aunque estaba previsto que el Papa presidiera la Eucaristía, lo hizo finalmente el decano de los cardenales (Foto: Vatican News).

J.C

El Papa Francisco concelebró este domingo la Eucaristía de Pentecostés en la Basílica de San Pedro donde destacó, durante su homilía, las tres enseñanzas del Espíritu Santo para todo cristiano: "por dónde empezar, qué caminos tomar y cómo caminar".

Aunque estaba previsto que fuera el Santo Padre el que presidiera la misa, debido a sus problemas de rodilla tuvo que hacerlo el cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio. Con su, cada vez más habitual, silla de ruedas y delante del altar de la Basílica, el Pontífice leyó su homilía centrada en el papel que tiene el Espíritu Santo en el día a día de la vida de la Iglesia.

"El Espíritu nos hace ver todo de un modo nuevo, según la mirada de Jesús. Yo lo diría de esta manera: en el gran viaje de la vida, Él nos enseña por dónde empezar, qué caminos tomar y cómo caminar", comentó Francisco. El Papa señaló que la clave del cristiano es el amor, y un amor gratuito: "El Espíritu nos recuerda que, sin el amor en el centro, todo lo demás es vano. Y que este amor no nace tanto de nuestras capacidades, sino que es un don suyo".

Espíritu de "sanación" y "resurrección"

Para Francisco, además, la fiesta de Pentecostés es siempre una gran oportunidad para pedirle gracias al Espíritu Santo: "Él, el Consolador, es espíritu de sanación y de resurrección, y puede transformar esas heridas que te queman por dentro. Él nos enseña a no suprimir los recuerdos de las personas y de las situaciones que nos han hecho mal, sino a dejarlos habitar por su presencia".

Durante su homilía, el Papa señaló, también, la importancia del tiempo presente: "El Espíritu quiere que nos concentremos en el aquí y ahora, porque el sitio donde estamos y el tiempo en que vivimos son los lugares de la gracia". Para el Papa, el Paráclito conduce al cristiano a "amar el aquí y el ahora, no un mundo ideal, ni una Iglesia ideal, sino la realidad, a la luz del sol, en la transparencia y la sencillez".

Para terminar, el Papa ha advertido de que la iniciativa tiene que ser siempre del Espíritu y no de los hombres: "La Iglesia no se programa, y los proyectos de renovación no bastan. El Espíritu nos libera de obsesionarnos con las urgencias, y nos invita a recorrer caminos antiguos y siempre nuevos, los del testimonio, la pobreza y la misión, para liberarnos de nosotros mismos y enviarnos al mundo".

Una paz que comienza de "amar al enemigo"

En la tarde del sábado previo a la fiesta de Pentecostés, el Papa envió un videomensaje a Charis International, Servicio Internacional para la Renovación Carismática Católica, con ocasión de la Vigilia Ecuménica organizada en Roma por esta institución. En su alocución, Francisco abordó la necesidad del Espíritu Santo en un mundo marcado por la guerra y en el que se vuelve necesario practicar la máxima cristiana de "amar al enemigo".

El Papa comentó en su mensaje que "frente a este mundo desgarrado y también temeroso del incierto futuro, surge esta noche la presencia luminosa del Espíritu Santo, quien nos da las fuerzas, que nos da el coraje y la decisión para trabajar incansablemente por la paz que solo Él puede dar". Para Francisco, "la paz comienza en el amor al enemigo, al que no piensa como yo… Solos no podemos. Con el Espíritu Santo sí podemos".

Al final del videomensaje, el Papa planteó la siguiente invitación: "Mañana, con el poder del Espíritu Santo, busquemos a esa persona que nos ha hecho daño, que no queremos por distintas razones, tal vez dentro de nuestra misma familia, y pidamos perdón, o perdonemos y abracemos".

 

Homilía íntegra del Papa Francisco en la Eucaristía de Pentecostés de este domingo: 

En la frase final del Evangelio que hemos escuchado, Jesús hace una afirmación que nos da esperanza y al mismo tiempo nos hace reflexionar. Dice a los discípulos: "El Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que os he dicho" (Jn 14,26). Nos llama la atención este "todo", y este "todo"; y nos preguntamos: ¿en qué sentido el Espíritu da esta nueva y plena comprensión a quien la recibe? No es una cuestión de cantidad o una cuestión académica: Dios no quiere hacer de nosotros enciclopedias ni eruditos. No. Es una cuestión de calidad, de perspectiva, de estilo. El Espíritu nos hace ver todo de una manera nueva, según la mirada de Jesús, yo lo expresaría así: en el gran camino de la vida, nos enseña por dónde empezar, qué caminos tomar y cómo caminar.

Está el Espíritu que nos dice por dónde empezar, qué camino tomar y cómo andar. Primero: por dónde empezar. En efecto, el Espíritu nos muestra el punto de partida de la vida espiritual. ¿Cuál? Jesús habla de ello en el primer versículo de hoy, donde dice: "Si me amáis, guardaréis mis mandamientos" (v. 15). Si me amáis, observaréis: esta es la lógica del Espíritu. Muchas veces pensamos al revés: si observamos, amamos. Estamos acostumbrados a pensar que el amor deriva esencialmente de nuestra observancia, de nuestra habilidad, de nuestra religiosidad. En cambio, el Espíritu nos recuerda que, sin amor en la base, todo lo demás es en vano. Y que este amor no nace tanto de nuestras capacidades, este amor es su don. Él nos enseña a amar, y debemos pedir este don. Es el Espíritu de amor que pone el amor en nosotros, es Él quien hace sentirnos amados y nos enseña a amar. Él es el "motor", por así decirlo, de nuestra vida espiritual. Es Él quien mueve todo dentro de nosotros. Pero si no empezamos con el Espíritu o con el Espíritu o por el Espíritu, no se puede hacer el camino.

Él mismo nos lo recuerda, porque es la memoria de Dios la que nos recuerda todas las palabras de Jesús (cf. v. 26). Y el Espíritu Santo es memoria activa, que enciende y reaviva el afecto de Dios en el corazón. Experimentamos su presencia en el perdón de los pecados, cuando fuimos colmados de su paz, de su libertad, de su consuelo. Es fundamental nutrir esta memoria espiritual. Siempre recordamos las cosas que están mal: muchas veces resuena en nosotros esa voz que nos recuerda los fracasos y las insuficiencias, que nos dice: "Mira, otra caída, otra decepción, nunca lo lograrás, no eres capaz". Este es un estribillo malo y malo. El Espíritu Santo, en cambio, recuerda otra muy distinta: "¿Has caído? Pero, eres hijo. ¿Te has caído? Eres hija de Dios, eres criatura única, escogida, preciosa; has caído, pero siempre eres amado y amada: aunque hayas perdido la fe en ti, ¡Dios confía en ti!”. Esta es la memoria del Espíritu, lo que el Espíritu nos recuerda continuamente: Dios se acuerda de vosotros. Perderéis la memoria de Dios, pero Dios no os la pierde: se acuerda continuamente de vosotros.

Pero podrías objetar: bonitas palabras, pero tengo tantos problemas, heridas y preocupaciones que no se resuelven con consuelos fáciles Pues ahí es donde el Espíritu pide poder entrar. Porque Él, el Consolador, es el espíritu de sanación, es el Espíritu de resurrección y puede transformar esas heridas que queman en tu interior. Nos enseña a no cortar los recuerdos de personas y situaciones que nos han herido, sino a dejarlos vivir en su presencia. Así hizo con los Apóstoles y con sus fracasos. Habían abandonado a Jesús antes de la Pasión, Pedro lo había negado, Pablo había perseguido a los cristianos: ¡cuántos errores, cuántos sentimientos de culpa! Y nosotros, pensamos en nuestros errores: ¡cuántos errores, cuántos sentimientos de culpa! Solo no había salida. Solo, no. Porque el Espíritu cura los recuerdos: cura los recuerdos. ¿Cómo? Volviendo a poner lo importante al principio de la lista: el recuerdo del amor de Dios, su mirada sobre nosotros. Así pone orden en la vida: nos enseña a acogernos, nos enseña a perdonar, a perdonarnos. No es fácil perdonarse a uno mismo: el Espíritu nos enseña este camino, nos enseña a reconciliarnos con el pasado. Para empezar de nuevo.

Además de recordarnos el punto de partida, el Espíritu nos enseña qué caminos tomar. Nos recuerda el punto de partida, pero ahora nos enseña qué camino tomar. Esto lo aprendemos de la segunda lectura, donde San Pablo explica que los "guiados por el Espíritu de Dios" (Rom 8,14) "no andan conforme a la carne, sino conforme al espíritu" (v. 4). El Espíritu, en otras palabras, ante la encrucijada de la existencia, sugiere el mejor camino a seguir. Por eso es importante saber discernir su voz de la del espíritu del mal. Ambos nos hablan: aprender a discernir para entender dónde está la voz del Espíritu, reconocerla y seguir el camino, seguir las cosas que Él nos dice.

Pongamos algunos ejemplos: el Espíritu Santo nunca te dirá que todo está bien en tu camino. Él nunca te lo dirá, porque no es verdad. No, os corrige, también os lleva a llorar por los pecados; os impulsa a cambiar, a luchar con vuestras falsedades y duplicidades, aunque esto requiera esfuerzo, lucha interior y sacrificio. El mal espíritu, en cambio, te empuja a hacer siempre lo que te gusta y lo que te gusta y te gusta; te lleva a creer que tienes derecho a usar tu libertad como quieras. Pero entonces, cuando te quedas con el vacío interior, esta experiencia de sentir el vacío interior es mala: ¡muchos de nosotros lo hemos sentido! -, y tú, cuando te quedas con el vacío dentro, te acusa: el espíritu maligno te acusa, se hace acusador, y te tira por tierra, te destruye. El Espíritu Santo, que os corrige en vuestro camino, nunca os deja en el suelo, nunca, sino que os lleva de la mano, os consuela y os alienta siempre.

Una vez más, cuando ves amargura, pesimismo y pensamientos tristes agitándose en ti, ¡cuántas veces hemos caído en esto! -, cuando pasan estas cosas es bueno saber que nunca viene del Espíritu Santo. Nunca: la amargura, el pesimismo, los pensamientos tristes no vienen del Espíritu Santo. Vienen del mal, que se acomoda en la negatividad y muchas veces utiliza esta estrategia: alimenta la intolerancia, el victimismo, te hace sentir la necesidad de llorar sobre ti mismo -es malo, eso de compadecerse de uno mismo, pero cuantas veces...- , y con la necesidad de llorar la necesidad de reaccionar ante los problemas criticando, echando toda la culpa a los demás. Nos pone nerviosos, desconfiados y quejumbrosos. La queja es precisamente el lenguaje del mal espíritu: te lleva a quejarte, que es siempre un ser triste, con espíritu de cortejo fúnebre. Quejas... El Espíritu Santo, por el contrario, nos invita a no perder nunca la confianza ya empezar siempre de nuevo: ¡levántate!, ¡levántate! Siempre te da coraje: ¡levántate! Y te toma de la mano: ¡levántate! ¿Cómo? Involucrándose primero, sin esperar a que alguien más comience. Y luego llevando a todos nos encontramos con esperanza y alegría, no con quejas; nunca envidiar a los demás, ¡nunca! La envidia es la puerta por donde entra el espíritu maligno, dice la Biblia: por la envidia del diablo ha entrado el mal en el mundo. ¡Nunca envidies, nunca! El Espíritu Santo te trae el bien, pero te lleva a alegrarte por los éxitos de los demás: "¡Qué hermoso! Pero, qué bueno que esto salió bien…".

Además, el Espíritu Santo es concreto, no es idealista: quiere que nos concentremos en el aquí y ahora, porque el lugar donde estamos y el tiempo que vivimos son lugares de gracia. El lugar de gracia es el lugar concreto de hoy: aquí, ahora. ¿Cómo? No son las fantasías que se nos ocurren, y el Espíritu Santo te lleva a lo concreto, siempre. El espíritu del mal, en cambio, quiere distraernos del aquí y ahora, llevarnos con la cabeza a otra parte: muchas veces nos ancla al pasado: a los remordimientos, a la nostalgia, a lo que la vida no nos ha dado. O nos proyecta hacia el futuro, alimentando miedos, temores, ilusiones, falsas esperanzas. No, el Espíritu Santo nos lleva a amar aquí y ahora, concretamente: no un mundo ideal, una Iglesia ideal, no una congregación religiosa ideal, sino lo que está ahí, a la luz del sol, en la transparencia, en la sencillez. ¡Cuánta diferencia con el maligno, que fomenta las cosas dichas a sus espaldas, el chismorreo, la cháchara! Chatear es un mal hábito, que destruye la identidad de las personas.

El Espíritu nos quiere juntos, nos funda como Iglesia y hoy -tercer y último aspecto- enseña a caminar a la Iglesia. Los discípulos estaban encerrados en el Aposento Alto, entonces el Espíritu desciende y los hace salir. Sin el Espíritu estaban entre ellos, con el Espíritu se abren a todos. En cada época, el Espíritu trastorna nuestros esquemas y nos abre a su novedad. Siempre está la novedad de Dios, que es la novedad del Espíritu Santo; enseña siempre a la Iglesia la necesidad vital de salir, la necesidad fisiológica de anunciar, de no quedarse encerrada en sí misma: no ser rebaño que fortalezca la clausura, sino pasto abierto para que todos puedan nutrirse de la belleza de Dios ; nos enseña a ser un hogar acogedor sin paredes divisorias. El espíritu mundano, en cambio, apremia porque nos enfocamos sólo en nuestros problemas, y en nuestros intereses, en la necesidad de parecer relevantes, en la defensa denodada de nuestras filiaciones nacionales y grupales. El Espíritu Santo no: nos invita a olvidarnos de nosotros mismos ya abrirnos a todos. Y así la Iglesia rejuvenece. Tengamos cuidado: Él la rejuvenece, no nosotros. Tratamos de arreglarlo un poco: esto es inútil. Él la rejuvenece. Porque la Iglesia no se programa a sí misma y no bastan los proyectos de modernización. Allí está el Espíritu que nos libera de la obsesión por las urgencias y nos invita a caminar por caminos antiguos y siempre nuevos, los del testimonio, los caminos del testimonio, los caminos de la pobreza, los caminos de la misión, para liberarnos de nosotros mismos y enviarnos en el mundo.

Y al final -lo curioso- el Espíritu Santo es el autor de la división, incluso del ruido, de cierto desorden. Pensemos en la mañana de Pentecostés: el autor crea una división de lenguajes, de actitudes... ¡eso fue un alboroto! Pero de la misma manera, es el autor de la armonía. Divide con la variedad de carismas, pero una división falsa, porque la verdadera división es parte de la armonía. Él crea división con carismas y Él crea armonía con toda esta división, y esta es la riqueza de la Iglesia.

Hermanos y hermanas, vayamos a la escuela del Espíritu Santo, para que nos enseñe todo. Invoquémoslo cada día, para que nos recuerde partir siempre de la mirada de Dios sobre nosotros, movernos en nuestras elecciones escuchando su voz, caminar juntos, como Iglesia, dóciles a él y abiertos al mundo. Que así sea.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda