Jueves, 05 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

El sacramento del perdón


Nues­tra fe, nues­tro amor, los sa­cra­men­tos que ce­le­bra­mos y, so­bre todo, el per­dón, nun­ca son tan per­so­na­les como en el sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia. Este sa­cra­men­to es tan per­so­nal como nues­tra mis­ma con­cien­cia mo­ral. Comoquie­ra que solo po­de­mos ser sa­na­dos por la con­cien­cia, no cabe eli­mi­nar el sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia, en que se con­fie­sa los pe­ca­dos per­so­na­les, mo­men­to de la su­pre­ma per­so­ni­fi­ca­ción de los cris­tia­nos al pe­dir el per­dón, sin le­sio­nar algo que per­te­ne­ce esen­cial­men­te a la con­cien­cia de cada uno. Es bueno te­ner esto en cuen­ta, aho­ra que nues­tras pa­rro­quias ofre­cen un tiem­po lar­go para la con­fe­sión de los pe­ca­dos con mo­ti­vo del cum­pli­mien­to o re­no­va­ción pas­cual.

Recuer­do lo que de­cía un lai­co ca­tó­li­co, res­pec­to a este as­pec­to de la con­fe­sión de los pe­ca­dos ante un sa­cer­do­te: “Es­toy con­ven­ci­do de que el aban­dono de la con­fe­sión per­so­nal su­po­ne, al me­nos psi­co­ló­gi­ca­men­te, una gran pér­di­da y un enor­me daño, por la sen­ci­lla ra­zón de que la cul­pa y los sen­ti­mien­tos de cul­pa pre­ci­san un au­xi­lio, una ayu­da im­par­cial… El que al­guien me dé la ab­so­lu­ción en nom­bre de Dios y de la co­mu­ni­dad es la con­cre­ción de la sal­va­ción para mí, una ex­pe­rien­cia de­ci­si­va a la que no se­ría pru­den­te ni sa­lu­da­ble re­nun­ciar. No po­de­mos per­mi­tir­nos un es­pi­ri­tua­lis­mo se­me­jan­te, ni po­de­mos re­nun­ciar al signo cor­po­ral sin cau­sar­nos un gran daño” (Albert Gö­rres).

¿Quién duda de que la di­men­sión co­mu­ni­ta­ria del pe­ca­do debe en­con­trar tam­bién un lu­gar cuan­do uno con­fie­sa ante el sa­cer­do­te sus pe­ca­dos? Pero re­sul­ta que, des­de el mo­men­to en que no nos que­da­mos con nues­tros pe­ca­dos, sino que los con­fe­sa­mos, ya es­ta­mos dan­do al pe­ca­do su di­men­sión co­mu­ni­ta­ria. El sa­cer­do­te o el obis­po a quien de­ci­mos nues­tros pe­ca­dos no es un hom­bre pri­va­do cual­quie­ra, sino un re­pre­sen­tan­te de la Igle­sia. Un sa­lir de sí mis­mo se­me­jan­te, en es­pe­cial cuan­do el des­cu­bri­mien­to del pro­pio ser afec­ta a los más ín­ti­mo y per­so­nal, es aper­tu­ra ra­di­cal a la co­mu­ni­dad. Ló­gi­ca­men­te la Igle­sia aquí no es cual­quier ins­ti­tu­ción que se me im­po­ne des­de fue­ra. No. Ella es mi Ma­dre y me da el per­dón de Cris­to. Pero es ver­dad igual­men­te que un ele­men­to esen­cial del Sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia es el acto de pe­ni­ten­cia, que hoy día se re­clu­ye cada vez más en el ám­bi­to in­te­rior y pri­va­do.

Cuan­do Jo­nás lle­gó a Ní­ni­ve y pi­dió que se hi­cie­ra pe­ni­ten­cia, to­dos sa­bían lo que ello sig­ni­fi­ca­ba: po­ner­se el há­bi­to de pe­ni­ten­cia, ayu­nar y orar. Cuan­do los mu­sul­ma­nes ce­le­bran el Ra­ma­dán, sa­ben lo que se exi­gen de ellos: ayuno du­ran­te todo el día. Con toda cla­ri­dad per­ci­ben los ni­ni­vi­tas y hoy los mu­sul­ma­nes que la pe­ni­ten­cia per­so­nal que ha­cen es una reali­dad con­cre­ta no solo para sus per­so­nas, sino para un pue­blo. Por des­gra­cia, para la ma­yo­ría de los ca­tó­li­cos la pe­ni­ten­cia ha per­di­do casi toda for­ma co­mu­ni­ta­ria, que con­sis­te en orar-ayu­nar-dar li­mos­na. Jus­ta­men­te lo que nos dice la Igle­sia de Cris­to al ini­ciar la Cua­res­ma.

Siem­pre es ne­ce­sa­rio bus­car el equi­li­brio ade­cua­do en­tre lo per­so­nal y lo so­cial de la vir­tud de la pe­ni­ten­cia. Pero si la ab­so­lu­ción ge­ne­ral de los pe­ca­dos lle­ga­ra a ser la for­ma nor­mal del Sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia, se in­ver­ti­ría de la re­la­ción en­tre am­bos as­pec­tos: lo au­tén­ti­ca­men­te per­so­nal –con­fe­sio­nal y ab­so­lu­ción in­di­vi­dual– se co­lec­ti­viza­ría; en cam­bio, lo que exi­ge una for­ma co­mu­ni­ta­ria –el es­ti­lo de vida de la pe­ni­ten­cia y la tras­for­ma­ción de la con­ver­sión en vida– se re­clui­ría en el ám­bi­to de la in­te­rio­ri­dad de la per­so­na.

Y así no pue­de cre­cer nin­gu­na for­ma cris­tia­na de vida, ni te­ner lu­gar una tras­for­ma­ción cris­tia­na del mun­do en que la con­ver­sión pe­ne­tre en la di­men­sión so­cial. Ni en el pa­sa­do re­cien­te, ni hoy te­ne­mos ne­ce­si­dad de en­sa­yos como son la ab­so­lu­ción ge­ne­ral de los pe­ni­ten­tes; todo lo con­tra­rio, te­ne­mos ne­ce­si­dad de res­pon­sa­bi­li­zar­nos per­so­nal­men­te de nues­tros pe­ca­dos en la con­fe­sión in­di­vi­dual ante el sa­cer­do­te, que per­so­na en la Igle­sia en nom­bre de Cris­to. Nos hace bien, por todo ello, con­fe­sar nues­tros pe­ca­dos al sa­cer­do­te y dar­les así, de esa for­ma tan de­li­ca­da e ín­ti­ma, esa di­men­sión co­mu­ni­ta­ria que siem­pre tie­ne el sa­cra­men­to de la pe­ni­ten­cia.

Publicado en el portal de la archidiócesis de Toledo.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA