Sábado, 07 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Nuestra vida


 “Es pro­ba­ble­men­te muy in­ge­nuo es­pe­rar que en un de­ba­te po­lí­ti­co se pue­da in­tro­du­cir una ra­zo­na­ble me­di­da de ra­zón”. Son pa­la­bras de un obis­po ami­go mío. Creo que son pa­la­bras muy cier­tas. Sin em­bar­go, en ra­dio y te­le­vi­sión cre­cen este tipo de de­ba­tes. ¿Y qué pre­ten­den, apar­te de lle­nar tiem­po y es­pa­cio? Hay una par­te de mi per­so­na, tal vez la más crí­ti­ca y ne­ga­ti­va, que me dice: “Nada hay en esos de­ba­tes sal­vo jue­gos, po­der y mar­ke­ting”. De ma­ne­ra que, aun­que pa­rez­ca exa­ge­ra­do, con­cuer­do con mi ami­go en que, en reali­dad, el de­ba­te po­lí­ti­co ya no exis­te. 

Pero, en esa re­fle­xión so­bre los “de­ba­tes”, es tam­bién ver­dad que la Igle­sia no pue­de re­nun­ciar a ser­vir a la ra­zón y al amor a la reali­dad en tan­tas cues­tio­nes que no se de­ba­ten a fon­do, por­que es­tán car­ga­das de ideo­lo­gía y no se bus­ca lo que ver­da­de­ra­men­te in­tere­sa al ser hu­mano. ¿Po­ne­mos un ejem­plo? La in­tro­duc­ción de un pro­yec­to de ley so­bre la eu­ta­na­sia en el Par­la­men­to, de ra­bio­sa ac­tua­li­dad. Se­gún mi ami­go obis­po, ésta per­te­ne­ce a ese tiem­po de cues­tio­nes “vi­ra­les”, don­de, como en las gue­rras, la pri­me­ra víc­ti­ma es la ver­dad. La ver­dad, y la ra­zón como vía de ac­ce­so a ella.

Se pre­sen­ta di­cha ley como un de­re­cho más del ser hu­mano. In­tere­san­te, ¿ver­dad? Pero, ¿es así real­men­te? Yo no me lo creo. El pro­yec­to de ley está lan­za­do jus­to an­tes del ve­rano, uti­li­zan­do en su re­tó­ri­ca fal­sa­men­te ne­ga­ti­va mo­ti­vos tan po­de­ro­sos como el aho­rro en gas­tos mé­di­cos y de se­gu­ri­dad so­cial. Pero no qui­sie­ra que en mis pa­la­bras se re­fle­ja­ra solo una va­lo­ra­ción mo­ral ne­ga­ti­va de este pro­yec­to de ley.

Como en otras cues­tio­nes (por ejem­plo, la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, el na­cio­na­lis­mo y otras), lo que se hace es des­alen­tar a las per­so­nas que quie­ran re­cu­rrir a la in­te­li­gen­cia para en­ten­der las ra­zo­nes de di­cho pro­yec­to de ley. Me ex­pli­co. Para jus­ti­fi­car la eu­ta­na­sia, tam­bién des­de hace mu­cho tiem­po, se pone en mar­cha to­dos los re­cur­sos del po­der: des­de el cine y la te­le­vi­sión a to­dos los de­más apa­ra­tos de la pro­pa­gan­da. No ha sido co­lo­ca­do en el par­la­men­to este pro­yec­to de ley por ca­sua­li­dad; se ha es­co­gi­do el mo­men­to. Ya es­tán las ma­sas hu­ma­nas lo su­fi­cien­te­men­te dro­ga­das para solo pe­dir pan y cir­co. Tal vez ya no sea­mos ca­pa­ces de ver y apre­ciar una vida sana y be­lla, ra­zo­na­ble, ca­paz de jus­ti­fi­car ade­cua­da­men­te los sa­cri­fi­cios del amor, cuan­do la per­so­na ama­da está en­fer­ma. Ya sa­be­mos cómo se han in­tro­du­ci­do en Es­pa­ña otros “nue­vos de­re­chos” en el pa­sa­do re­cien­te.

Mi ami­go obis­po dice que, de en­tra­da, da él la ba­ta­lla po­lí­ti­ca y cul­tu­ral por per­di­da, al me­nos, a cor­to y a me­dio pla­zo, en­tre otras co­sas por­que él no está en la ba­ta­lla po­lí­ti­ca de los par­ti­dos. Y le en­tien­do por­que yo tam­bién pien­so que la vida hu­ma­na no co­ti­za en bol­sa, por lo me­nos des­de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial; y que es­ta­mos en un mun­do que to­le­ra sin re­chis­tar la des­truc­ción de Li­bia, de Si­ria e Irak o de gran­des par­tes de Áfri­ca. Pero lue­go nos sor­pren­de­mos de la muer­te de re­fu­gia­dos en el Me­di­te­rrá­neo, con mu­cho emo­ti­vis­mo, pero sin ha­cer los go­bier­nos nada por so­lu­cio­nar el pro­ble­ma in situ, en los lu­ga­res don­de uno se mue­re de ham­bre y hace cual­quier cosa para sa­lir de allí. Quie­nes son ca­pa­ces de “tan he­roi­cas ha­za­ñas” tal vez tie­nen po­der como para ga­nar to­da­vía mu­chas ba­ta­llas, como la de la eu­ta­na­sia. Yo es­pe­ro que no ga­nen la gue­rra, por­que ésta la gana quien ama. Y apro­bar una ley de la eu­ta­na­sia no es amar al ser hu­mano y el mis­te­rio de su vida.

Pero hay que de­cir que esa vi­sión del ser hu­mano que está de­trás del pro­yec­to de ley es bur­gue­sa por los cua­tros cos­ta­dos, que ha he­cho del “bie­nes­tar”, del con­fort, el dios de­fi­ni­ti­vo. Tal vez es duro oír que la po­lí­ti­ca de pro­mo­ción de la eu­ta­na­sia es un modo de re­du­cir los cos­tos de la Se­gu­ri­dad So­cial. Pero es ver­dad. Ade­más, la po­lí­ti­ca que fo­men­ta la eu­ta­na­sia es una po­lí­ti­ca ca­pi­ta­lis­ta, uti­li­ta­ria, la sos­ten­gan gru­pos po­lí­ti­cos de cen­tro, de iz­quier­da o de de­re­cha. Es ca­pi­ta­lis­mo sin más. Y dejo cla­ro que no soy par­ti­da­rio del en­car­ni­za­mien­to te­ra­péu­ti­co, pero sí de los cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA