Sábado, 20 de julio de 2019

Religión en Libertad

«Me apunto a Religión»


La de­man­da so­cial de la cla­se de Re­li­gión está por en­ci­ma del 60% de la po­bla­ción es­co­lar en Es­pa­ña, en los di­ver­sos ni­ve­les de in­fan­til, pri­ma­ria y se­cun­da­ria. Que no se en­ga­ñen, pues, los pa­dres como si Re­li­gión fue­ra una op­ción mi­no­ri­ta­ria.

“Hom­bre (o mu­jer) sin no­ti­cia, mun­do a os­cu­ras”. Esta ge­nial afir­ma­ción del pa­dre Bal­ta­sar Gra­cián, SJ (16011658) me sir­ve para aden­trar­me en el tema de esta se­ma­na: la im­por­tan­cia de que ado­les­cen­tes y jó­ve­nes se apun­ten a “cla­se de Re­li­gión”, si an­te­rior­men­te no se ins­cri­bie­ron, o man­ten­gan esta op­ción cuan­do se des­li­za ante ellos la fa­ci­li­dad de de­jar esta asig­na­tu­ra.

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, por me­dio de la Co­mi­sión Epis­co­pal de En­se­ñan­za, ha uti­li­za­do tam­bién esta vez un ví­deo de cam­pa­ña, que pue­de ver­se en in­ter­net y las re­des so­cia­les, in­sis­tien­do en la li­ber­tad para ele­gir esta ma­te­ria.
 
Venimos in­sis­tien­do en la li­ber­tad y res­pon­sa­bi­li­dad de los pa­dres para ele­gir esta asig­na­tu­ra, “li­bre para el alumno, obli­ga­to­ria para el cen­tro es­co­lar”. Cier­ta­men­te, pues lo que se vive en casa es lo que tras­cien­de en la ca­lle. Pero si aho­ra esta cam­pa­ña de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se di­ri­ge so­bre todo ha­cia los ado­les­cen­tes, es por­que se cons­ta­ta que, a par­tir de los 1213 años, son los mis­mos alum­nos los que to­man la de­ci­sión so­bre ins­cri­bir­se o no en la cla­se de Re­li­gión. De modo que, des­pués, son los pa­dres los que, so­bre esta de­ci­sión, rea­li­zan pos­te­rior­men­te la ma­trí­cu­la. Lo que los obis­pos ha­ce­mos sen­ci­lla­men­te es in­vi­tar a los pa­dres ca­tó­li­cos a fa­vo­re­cer la edu­ca­ción re­li­gio­sa de sus hi­jos, sin que las di­fi­cul­ta­des que pue­dan en­con­trar en sus hi­jos o en el cen­tro sean un obs­tácu­lo a la hora de apun­tar­les a la asig­na­tu­ra de Re­li­gión.
 
No es la cla­se de Re­li­gión el úni­co ins­tru­men­to de la edu­ca­ción re­li­gio­sa de sus hi­jos, pero sin esta “no­ti­cia” se pue­de dar “un mun­do a os­cu­ras”. Las os­cu­ri­da­des anidan tam­bién en los pa­dres, por­que, pese a tan­tas cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, la de­man­da so­cial de la cla­se de Re­li­gión está por en­ci­ma del 60% de la po­bla­ción es­co­lar en Es­pa­ña, en los di­ver­sos ni­ve­les de in­fan­til, pri­ma­ria y se­cun­da­ria. Quie­re esto de­cir que es­co­gen li­bre­men­te la En­se­ñan­za Re­li­gio­sa Es­co­lar 3,5 mi­llo­nes de alum­nos. Y unos 30.000 pro­fe­so­res de Re­li­gión rea­li­zan esta mi­sión edu­ca­ti­va en­co­men­da­da por los pa­dres con una ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal del mis­mo ni­vel que se exi­ge al res­to de sus com­pa­ñe­ros, pro­fe­so­res en otras asig­na­tu­ras. Del nú­me­ro de pro­fe­so­res de Re­li­gión, el 35% rea­li­zan esta ac­ti­vi­dad en cen­tros pú­bli­cos y el 65% en cen­tros con­cer­ta­dos y aun pri­va­dos. Que no se en­ga­ñen, pues, los pa­dres como si Re­li­gión fue­ra una op­ción mi­no­ri­ta­ria.
 
No son ci­fras para nada des­pre­cia­bles, tan­to de alum­nos como de pro­fe­so­res; es­tos úl­ti­mos en oca­sio­nes son poco apre­cia­dos por sus com­pa­ñe­ros en cen­tros pú­bli­cos, aun­que tan­tas ve­ces son apre­cia­dos por su va­lía per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Pero si­ga­mos con los da­tos: la pre­sen­cia de los hi­jos de la Igle­sia en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo se rea­li­za a tra­vés de 2.600 cen­tros edu­ca­ti­vos, 400 de los cua­les son de edu­ca­ción es­pe­cial que atien­den a 12.000 alum­nos con ne­ce­si­da­des con­cre­tas. ¿Sa­ben us­te­des que en los cen­tros ca­tó­li­cos hay 71.000 alum­nos de otros paí­ses, in­mi­gran­tes, a los que se edu­ca para for­mar par­te de esta so­cie­dad en la que vi­ven y a la que con­tri­bui­rán con su tra­ba­jo?
 
Tam­bién quie­ro sub­ra­yar que los pa­dres o los alum­nos que eli­gen la cla­se de Re­li­gión op­tan por una asig­na­tu­ra bien pre­pa­ra­da, con buen pro­fe­so­ra­do, útil para co­no­cer la so­cie­dad en la que vi­ven, sus tra­di­cio­nes y su cul­tu­ra, que desea tra­tar a los alum­nos como per­so­nas que ne­ce­si­tan una edu­ca­ción in­te­gral. ¡Ah! Y la cla­se de Re­li­gión no es se­sión de Ca­te­que­sis; ésta per­te­ne­ce a otro ám­bi­to edu­ca­ti­vo, tam­bién im­por­tan­te, pero dis­tin­to. Nues­tro mun­do ne­ce­si­ta igual­men­te de no­cio­nes pre­ci­sas y cla­ras so­bre la fe cris­tia­na, pero sin ce­rrar­se a alu­dir a otros he­chos re­li­gio­sos no cris­tia­nos que con­vi­ven en este mun­do. El lla­ma­do “he­cho re­li­gio­so” es de enor­me im­por­tan­cia, y no pue­de arrin­co­nar­se en el ám­bi­to pri­va­do de la per­so­na, por­que esta pos­tu­ra no es real.
 
He­mos ha­bla­do, pues, de un tema im­por­tan­te en la vida de ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes; un tema ne­ce­sa­rio en una so­cie­dad plu­ral, que res­pe­ta la li­ber­tad per­so­nal, pero que no iden­ti­fi­ca a ésta con el gus­to o la ape­ten­cia del mo­men­to. El con­te­ni­do de la cla­se de re­li­gión y mo­ral ca­tó­li­ca, como tam­bién se pue­de de­no­mi­nar la sig­na­tu­ra a la que nos re­fe­ri­mos, es ra­zo­na­ble, pero no ra­cio­na­lis­ta. Y sir­ve para la vida, para esta vida con­cre­ta que es­ta­mos vi­vien­do. Por eso, ya que es­ta­mos en un len­gua­je con­cre­to, la cam­pa­ña Me apun­to a re­li­gión se di­fun­de tam­bién por in­ter­net y re­des so­cia­les (Fa­cebook e Ins­ta­gram).
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA