Lunes, 27 de mayo de 2024

Religión en Libertad

Una clase manipuladora de ética

Conjunto desordenado de letras.
Estudiar con precisión las palabras que usamos en el lenguaje cotidiano es el mejor antídoto contra los intentos de manipularnos mediante el lenguaje. Foto: Amador Loureiro / Unsplash.

por Alfonso López Quintás

Opinión

Para liberarnos del peligro de la manipulación, necesitamos un estudio muy preciso de los términos y expresiones que usamos en el lenguaje diario. Como profesor universitario de filosofía, tomé esto muy en serio y realicé dicho estudio en un libro de unas trescientas páginas (La manipulación al descubierto, 2020). Mi secreto para descubrir buen número de manipulaciones fue analizar con sumo cuidado los diversos sentidos que pueden adquirir los términos del lenguaje en distintas situaciones. Ello me dio luz para dejar al descubierto multitud de tergiversaciones.

Ofrezco hoy al lector dos ejemplos muy llamativos sobre temas de gran actualidad: a) una clase manipuladora de ética y b) la necesidad de entender ciertos “dilemas” como “contrastes”. Si no conseguimos clarificar temas como éstos, nos exponemos a ser arrastrados por la ola de manipulación que hoy nos invade. No basta delatar el fenómeno de la manipulación en general. Debemos realizar una labor muy precisa de análisis de diversos temas decisivos.

Cómo superar de raíz un planteamiento manipulador

Figúrense que comienzo mi clase de ética de esta forma:

"Ustedes convendrán conmigo en que todo ser humano debe actuar inspirado por criterios propios y no dejarse conducir desde fuera, a modo de una marioneta. Para realizarnos como personas hemos de ser autónomos, actuar conforme a las necesidades e impulsos que sintamos interiormente. Lo que nos viene propuesto desde fuera como norma de acción es algo distinto de nosotros y, en principio, distante, externo y extraño a nuestra vida. Si lo tomamos como criterio de actuación, nos alienamos y convertimos en inauténticos. ¿Están de acuerdo con esto?".

Alfonso López Quintás, 'La manipulación al descubierto'.

Alfonso López Quintás, 'La manipulación al descubierto. Cómo salvar nuestra creatividad y nuestros valores'.

Los alumnos suelen permanecer en silencio, porque no perciben todavía el peligro que los acecha. Es para mí el momento de poner las cartas boca arriba, y decirles:

"Si lo aceptan, porque suponen que todo lo distinto de nosotros es siempre extraño y ajeno, pueden destruir en ustedes de raíz la posibilidad de llevar una vida creativa. Las realidades que, desde niños, nos ayudan a troquelar nuestro ser personal son distintas de nosotros y, en cierta medida, distantes, externas y extrañas. Pensemos en el hogar, el lenguaje, el colegio, los valores de todo orden... ¿Cómo va a ser posible hacer un juego creador y encontrarnos con este tipo de realidades?

»Si admitimos que lo distinto del hombre es siempre distante, externo y extraño, no podremos responder a esta pregunta. Pero tal afirmación es, por fortuna, insostenible. Darla por supuesto fue la base de mi argumentación manipuladora. Ése fue justamente el momento en el cual hubieran debido ustedes invitarme a realizar las debidas matizaciones: ¿lo distinto es siempre e inevitablemente distante, externo y extraño? Esta pregunta hubiera neutralizado mi argumentación, al obligarme a reflexionar sobre los diversos modos de inmediatez y de distancia que puede fundar el hombre respecto a los seres del entorno.

»Tal reflexión nos descubriría que lo distinto, si lo asumimos como un campo de posibilidades de juego creador (como sucede con un poema que aprendemos de memoria y lo interiorizamos, o una obra que cantamos…), se convierte en el impulso de nuestro obrar, y se nos vuelve íntimo, sin dejar de ser distinto. Pierde el carácter de distante, externo y extraño y, por tanto, impositivo y coaccionante. Cuando lo distinto, lo que nos es dado y propuesto desde fuera, se nos convierte en íntimo, en una especie de voz interior, promocionante de nuestras mejores virtualidades creativas, nos adentramos en el campo de la vida estética, ética y religiosa. Esto sucede con las realidades que suelo denominar “ámbitos”, realidades abiertas que nos ofrecen posibilidades creativas.

»Mi experiencia estética de Johann Sebastian Bach (1685-1750) comienza cuando éste deja de ser para mí un ser lejano en el tiempo y en el espacio para entrar conmigo en un campo de juego común y hacérseme íntimo. Darnos cuenta por propia experiencia de que tal forma de intimidad sólo se logra a través de la creatividad, no de la anulación de las distancias físicas, y comprenderlo a fondo significa dar un paso decisivo hacia la madurez personal, por cuanto implica descubrir las leyes básicas que rigen la relación del hombre con su entorno y regulan el proceso del desarrollo humano.

»Podríamos formular esquemáticamente tales leyes en esta forma: 1) las realidades externas al hombre pueden llegar a formar parte de su intimidad, de su capacidad de iniciativa creadora; 2) lo propuesto al sujeto no se opone siempre a lo proyectado por éste, antes lo lleva con frecuencia a su máximo desarrollo; 3) el hombre se hace verdaderamente autónomo al aceptar ser heterónomo, por asumir activamente las posibilidades lúdicas que le ofrecen las realidades de su entorno.

»Ser "autónomo" -darse a sí mismo las leyes o normas de acción- y ser "heterónomo" -aceptar leyes o normas propuestas por seres distintos de uno- no se oponen cuando el hombre actúa creativamente. Si creo un campo de juego con una obra musical, ésta deja de estar fuera de mí para convertirse en una voz interior, en el impulso de mi obrar artístico. Al seguir los dictados de la partitura mientras estoy aprendiendo la obra, obedezco a una realidad exterior a mí. Cuando conozco perfectamente la obra y vuelvo a crearla con mi interpretación, respondo a un dinamismo interno, sigo las directrices que me vienen dadas por mi propia musicalidad. Al hacerlo, soy fiel a la obra, pero no me alieno, no me pierdo en una realidad situada fuera de mí. El esquema "dentro-fuera" ha quedado felizmente superado merced a mi actividad creadora de intérprete.

»Tal superación hace posible una estrecha colaboración entre cada persona y las realidades de su entorno. Lo que está dentro y lo que se halla fuera se presentan escindidos, alejados, desconectados cuando éstos pertenecen al plano de los meros objetos (nivel 1 de realidad). En el nivel lúdico, creador (nivel 2), dicha escisión se trueca en unidad de complementariedad. Las realidades del nivel 2 son las realidades “ambitales”.

»Retengamos esta clave hermenéutica decisiva: el sentido de los términos sufre una fecunda transformación cuando las personas que los movilizan se elevan a un nivel creativo, como son los niveles 2, 3 y 4. Su apariencia puede parecer idéntica, pero su sentido es muy diverso".

Necesidad de entender ciertos "dilemas" como "contrastes"

La formación del hombre no consiste en aprender a optar entre la libertad y las normas, la apertura a los demás y el aislamiento en sí mismo, la autonomía y la heteronomía, lo interior y lo exterior… Tal opción significaría disolver la realidad humana de raíz. Nos hallamos en el punto clave que decide el éxito o el fracaso de nuestro proceso formativo: el llegar a la plenitud o el condenarnos a una asfixiante esterilidad.

Encierra, por tanto, sumo interés para nuestro crecimiento personal asumir con toda lucidez que los esquemas "libertad-normas", "autonomía-heteronomía", "interior-exterior", "dentro-fuera" y otros afines deben ser entendidos como contrastes y no como dilemas cuando son aplicados a fenómenos y acontecimientos de tipo creativo. Por ejemplo, libertad y obediencia a normas parecen oponerse, pero, cuando un pianista obedece a las normas que le impone la partitura pierde la libertad de maniobra –la capacidad de hacer lo que quiera–, pero gana la libertad creativa –el poder de recrear una obra–, porque las normas dejan de ser para él meros mandatos para convertirse en cauces de su creatividad. Estamos en el nivel 2, y esto supone un paso decisivo para el crecimiento humano.

Descubrimos aquí algo muy importante: los términos libertad y obediencia a normas dejan de ser opuestos para convertirse en complementarios. Según subimos de nivel, los conceptos se enriquecen notablemente.

Razón tenía Romano Guardini al recomendarnos en clase que no nos aferráramos crispadamente a los conceptos, pues un concepto es algo vivo -por ser vehículo expresivo de los procesos creadores que vive el hombre-, y experimenta un proceso de desarrollo. Sólo están maduros los conceptos cuando vibran con otros y forman una constelación de sentido.

Los conceptos no son algo inanimado y rígido; establecen vínculos fecundos incluso con otros aparentemente opuestos, de forma que la relación entre ellos no constituye un dilema sino un contraste. Los contrastes enriquecen la vida personal en cuanto la pueblan de matices sumamente ricos. Los falsos dilemas la depauperan porque la desgarran y hacen imposible la articulación fecunda del hombre con las realidades que le permiten actuar creativamente.

Malentender los contrastes como dilemas incapacita al hombre para entrar en juego con las realidades del entorno que, siendo distintas y distantes en principio, pueden tornársele íntimas. Esta incapacidad de hacer juego anula de raíz toda posibilidad de encuentro, acontecimiento que es la raíz del desarrollo del hombre como persona.

Ahora descubrimos la importancia decisiva que tiene afirmar nuestro dinamismo espiritual en el uso ajustado de los esquemas mentales. Todo desajuste compromete nuestro futuro como seres personales.

La recta marcha del pensamiento sólo es posible cuando se piensan a fondo los conceptos y se capta toda su vitalidad y su poder creativo.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda