Domingo, 26 de mayo de 2019

Religión en Libertad

La existencia de la Iglesia


Lo que en reali­dad se pre­ten­de es des­ani­mar a tan­tos bue­nos ca­tó­li­cos para que ten­gan una es­pe­cie de losa en­ci­ma, que los aplas­te por fal­ta de au­to­es­ti­ma.

Los que for­ma­mos la Igle­sia ca­tó­li­ca sa­be­mos que nues­tra Ma­dre pasa siem­pre por an­gus­tias, di­fi­cul­ta­des y que sus hi­jos, no­so­tros, so­mos pe­ca­do­res, pero na­ci­mos del amor de Dios y Je­su­cris­to es nues­tro Abo­ga­do, el Jus­to. A mí, pues, no me ex­tra­ña que ten­ga­mos crí­ti­cas du­ras, que a ve­ces nos ca­lum­nien, y que ter­gi­ver­sen lo que ha­ce­mos; in­clu­so que nos di­gan que he­mos pe­ca­do en esto o en aque­llo. Sa­be­mos, ade­más, que hay en nues­tra so­cie­dad quie­nes no nos per­do­na­rán nada; tam­bién es­tán aque­llos que no cam­bian, que si­guen te­nien­do nulo o bajo apre­cio por el he­cho re­li­gio­so que su­po­ne la fe cris­tia­na y la exis­ten­cia de la Igle­sia. Como si es­tu­vié­ra­mos 100, 70 ó 40 años atrás.

Las co­sas son así, pero casi nun­ca res­pon­den a la reali­dad. Y no se tra­ta de de­fen­der­nos, sino de otra cosa: en­ca­rar las crí­ti­cas sin des­ani­mar­nos. ¿Por qué? No pre­ci­sa­men­te por­que no nos preo­cu­pen las crí­ti­cas o nos dé igual ser peo­res o me­jo­res cris­tia­nos, dis­cí­pu­los de Cris­to. No. Pero su­ce­de con mu­cha fre­cuen­cia que tan­tas es­ta­dís­ti­cas en las que apa­re­cen ci­fras poco agra­da­bles para la Igle­sia ca­tó­li­ca se uti­li­zan como ar­mas arro­ja­di­zas y que se mues­tre de este modo lo mala que es esta Igle­sia. Así lo que en reali­dad se pre­ten­de es des­ani­mar a tan­tos bue­nos ca­tó­li­cos para que ten­gan una es­pe­cie de losa en­ci­ma, que los aplas­te por fal­ta de au­to­es­ti­ma. Tan­tos da­tos de jó­ve­nes que aban­do­nan la Igle­sia, que no acu­den a la pa­rro­quia a la Misa do­mi­ni­cal, o re­cha­zan el ma­tri­mo­nio cris­tiano, o ca­sa­dos por la Igle­sia que se di­vor­cian, o tan­tos que no si­guen la mo­ral cris­tia­na. Tan­tos, tan­tos, ¡y por cul­pa de la Igle­sia!
 
¿Qué se pre­ten­de con este modo de pre­sen­tar las co­sas? No se tra­ta de ha­cer una crí­ti­ca más o me­nos jus­ta. Se quie­re mos­trar que la Igle­sia va a aca­bar pron­to, que no es dig­na de con­fian­za, que ha­ga­mos lo que fue­re los hi­jos de la Igle­sia las es­ta­dís­ti­cas es­tán ahí. Los cul­pa­bles: so­bre todo los obis­pos y los sa­cer­do­tes y toda una se­rie de per­so­nas an­ti­cua­das, no abier­tas al pro­gre­so, con­ser­va­do­ras a ul­tran­za, que sólo quie­ren pri­vi­le­gios (¿?) y fas­ti­dian a los de­más.
 
Yo no voy a dis­cu­tir las es­ta­dís­ti­cas, que tam­bién se po­dría ha­cer, pero digo a los ca­tó­li­cos que, acep­tan­do nues­tros fa­llos, que son pe­ca­dos, los di­ri­gen­tes de esta Igle­sia han co­me­ti­dos in­fi­ni­dad de me­nos frau­des, co­rrup­cio­nes, mal­ver­sa­cio­nes que los di­ri­gen­tes de otras ins­ti­tu­cio­nes en la so­cie­dad en la que vi­vi­mos. Que te­ne­mos pe­ca­do, sin duda, pero que hay en la Igle­sia ca­tó­li­ca mu­chas, mu­chí­si­mas per­so­nas que se preo­cu­pan de los de­más, que se acer­can a los po­bres, que atien­den a en­fer­mos, em­po­bre­ci­dos o sin ho­gar en una pro­por­ción mu­cho más gran­de que los que per­te­ne­cen a otras ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les, que pa­re­ce que van a so­lu­cio­nar to­dos los pro­ble­mas y no em­pie­zan nun­ca. Y tan­tos ca­tó­li­cos ejem­pla­res en su ma­tri­mo­nio, en su tra­ba­jo, en vi­vir la jus­ti­cia, en­tre­ga­dos a ha­cer el bien, a per­do­nar, a cum­plir con su de­ber en tan­tos cam­pos de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na.
 
La Igle­sia es dé­bil, sin duda; sus hi­jos so­mos pe­ca­do­res. Pero en no­so­tros Cris­to ge­ne­ra siem­pre vida nue­va, ca­pa­ci­dad de arre­pen­ti­mien­to, ener­gías nue­vas para vol­ver a em­pe­zar, po­si­bi­li­dad de re­na­cer por el gran per­dón de Cris­to. Y so­mos fuer­tes no por nues­tras fuer­zas, sino por­que es­ta­mos acom­pa­ña­dos por Je­su­cris­to, el San­to, el que ha ven­ci­do aun­que es­tu­vo muer­to, el que es ca­paz de re­ge­ne­rar co­ra­zo­nes. Je­sús re­su­ci­ta­do re­crea cada día nues­tras co­mu­ni­da­des cris­tia­nas, tam­bién para el bien co­mún de nues­tra so­cie­dad, que sin su con­cur­so se­rían mu­cho más po­bre en tan­tas co­sas.
 
La pre­sen­cia de Cris­to en su Igle­sia nos ca­pa­ci­ta para pe­dir per­dón, para ir de la mano con los de­más ciu­da­da­nos en la con­se­cu­ción del bien co­mún cuan­do anun­cian a Je­sús, en­se­ñan a vi­vir el Evan­ge­lio, a es­cla­re­cer la ver­dad, a ir con­tra la men­ti­ra y el ol­vi­do de la dig­ni­dad hu­ma­na, cuan­do mues­tran lo que es el ser hu­mano, la com­ple­men­ta­rie­dad en­tre hom­bre y mu­jer opo­nién­do­se a la vio­len­cia con­tra la mu­jer pero sin ideo­lo­gía de gé­ne­ro, cuan­do po­nen de re­lie­ve la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia, cuan­do abo­gan por la li­ber­tad, toda li­ber­tad, tam­bién la de mos­trar la fe en el ám­bi­to pú­bli­co. Eso sí: siem­pre te­nien­do en cuen­ta que ca­mi­na­mos no ha­cia un lu­gar in­cier­to, sino ha­cia el mon­te de Sión, ha­cia la ciu­dad del Dios vi­vien­te, ha­cia Je­sús, Me­dia­dor de la nue­va Alian­za, a la Je­ru­sa­lén ce­les­tial (cfr. Heb 12, 22-24).

Monseñor Braulio Rodríguez Plaza es arzobispo de Toledo, sede primada de España.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA