Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Cuestiones muy importantes


Pa­dres que eli­gen la es­cue­la con­cer­ta­da o la pri­va­da o pre­fie­ren la es­cue­la pú­bli­ca pero con cla­se de Re­li­gión con­fe­sio­nal pa­gan los mis­mos im­pues­tos que los que no eli­gen la en­se­ñan­za de la Re­li­gión para sus hi­jos. ¿Por qué se ol­vi­da esto con tan­ta fre­cuen­cia en Es­pa­ña?

Hace más de cin­co años que, du­ran­te una vi­si­ta a los chi­cos ca­tó­li­cos que ele­gían asig­na­tu­ra de Re­li­gión en un IES de la ciu­dad de To­le­do, un gru­po de pro­fe­so­res de ese Ins­ti­tu­to me en­tre­gó una car­ta abier­ta. Digo “abier­ta”, no per­so­nal, por­que ellos la pu­sie­ron en las re­des so­cia­les y en una hoja in­for­ma­ti­va de una aso­cia­ción de ve­ci­nos. Por su­pues­to, es­tos pro­fe­so­res no eran “pro­fe­so­res de Re­li­gión”. Les pre­gun­té si po­día con­tes­tar a esa car­ta y acep­ta­ron. Lo hice de modo co­rrec­to, como co­rrec­ta era su car­ta. ¿Por qué re­cuer­do aho­ra esta car­ta, cuan­do va­mos a en­trar en agos­to, mes no lec­ti­vo y, para mu­chos, de va­ca­cio­nes?

Sin duda: la si­tua­ción so­cio po­lí­ti­ca del 2012 no es exac­ta­men­te la mis­ma de hoy. En­tre otras ra­zo­nes, por­que los que en­ton­ces pen­sa­ban que en la es­cue­la de ini­cia­ti­va pú­bli­ca no de­bía dar­se cla­se de Re­li­gión eran bas­tan­tes, pero hoy son mu­chos más quie­nes no solo lo pien­san, sino que es­ta­rían de­ci­di­dos a no acep­tar­lo, tan­to per­so­nas in­di­vi­dua­les como par­ti­dos po­lí­ti­cos y pla­ta­for­mas so­cia­les o reivin­di­ca­ti­vas. Pien­san que ese modo de edu­car mo­ral­men­te a los alum­nos que eli­gen cla­se de Re­li­gión es algo del pa­sa­do y de par­ti­dos“tra­di­cio­na­les”. Hoy hay que ha­cer otra cosa.
 
Aque­llos pro­fe­so­res sos­te­nían que la es­cue­la pú­bli­ca es un pa­tri­mo­nio “sa­gra­do” que no pue­de ser con­cul­ca­do ni mer­ma­do por las creen­cias, dog­mas o “sen­si­bi­li­da­des par­ti­cu­la­res” (!). No que­rían que los cen­tros edu­ca­ti­vos pú­bli­cos se uti­li­za­ran para desa­rro­llar lo que ellos de­no­mi­na­ban “creen­cias par­ti­cu­la­res”. No ata­ca­ban el de­re­cho a “di­fun­dir los prin­ci­pios de la Igle­sia Ca­tó­li­ca”, pero en otros si­tios, en­tre los que es­tán la es­cue­la de ini­cia­ti­va pri­va­da”; y les pa­re­cía un error de las au­to­ri­da­des aca­dé­mi­cas que la cla­se de Re­li­gión se im­par­tie­ra en la es­cue­la pú­bli­ca.
 
Hoy ya se dice por al­gu­nos que la es­cue­la pú­bli­ca debe ten­der a ser la úni­ca y, solo en el caso de que no lle­gue este tipo de es­cue­las a cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas, pue­de acep­tar­se ayu­da a la es­cue­la de “ini­cia­ti­va pri­va­da”. Con ello se pien­sa que no de­ben exis­tir tam­po­co con­cier­tos con ins­ti­tu­cio­nes que no sean del Es­ta­do. Ad­mi­ti­rían tal vez la “es­cue­la pri­va­da”. Por ello, nada de en pen­sar en Re­li­gión como asig­na­tu­ra “li­bre” para los alum­nos, obli­ga­to­ria para los cen­tros. Por ahí van los sen­de­ros de par­ti­dos po­lí­ti­cos ac­tua­les, con ma­yor o me­nor re­pre­sen­ta­ti­vi­dad.
 
Pero nues­tros pro­fe­so­res ol­vi­da­ban algo fun­da­men­tal: los pa­dres de los alum­nos como res­pon­sa­bles fun­da­men­ta­les de la edu­ca­ción de sus hi­jos, tam­bién en la di­men­sión mo­ral y re­li­gio­sa de su edu­ca­ción. La es­cue­la de ini­cia­ti­va pú­bli­ca, con­cer­ta­da o pri­va­da es un ser­vi­cio a este de­re­cho y res­pon­sa­bi­li­dad de los pa­dres. El ar­tícu­lo 27.3 de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la es muy cla­ro. Y la es­cue­la no es lai­ca o cre­yen­te: los son las per­so­nas y, por ello, la op­ción de los pa­dres debe ser res­pe­ta­da. Pa­dres que eli­gen la es­cue­la con­cer­ta­da o la pri­va­da o pre­fie­ren la es­cue­la pú­bli­ca pero con cla­se de Re­li­gión con­fe­sio­nal pa­gan los mis­mos im­pues­tos que los que no eli­gen la en­se­ñan­za de la Re­li­gión para sus hi­jos. ¿Por qué se ol­vi­da esto con tan­ta fre­cuen­cia en Es­pa­ña?
 
De ahí la im­por­tan­cia de te­ner los pa­dres las ideas cla­ras tam­bién en este mes de agos­to y cuan­do co­mien­ce el pró­xi­mo cur­so es­co­lar. Y que sea un pun­to de re­fle­xión en va­ca­cio­nes es­co­la­res. Tam­bién es bueno re­cha­zar el in­fun­dio de que asis­tir a la cla­se de Re­li­gión sig­ni­fi­ca que uno es “adoc­tri­na­do”, ni es re­ci­bir ca­te­que­sis. Como tam­bién es una afir­ma­ción gra­tui­ta que la Igle­sia ca­tó­li­ca uti­li­ce el cen­tro edu­ca­ti­vo pú­bli­co para la ca­te­qui­za­ción.
 
En el pró­xi­mo cur­so pas­to­ral abor­da­re­mos es­tos te­mas can­den­tes. Por ejem­plo, qué es edu­car, la li­ber­tad re­li­gio­sa, la es­cue­la con­cer­ta­da y ra­zo­nes para que exis­ta. No se tra­ta úni­ca­men­te de la cla­se de Re­li­gión, que es­ta­ría­mos de­fen­dién­do­la como úni­ca fi­na­li­dad. Se tra­ta de la li­ber­tad de los ciu­da­da­nos, que pue­de es­tar en pe­li­gro. Se tra­ta de la po­si­bi­li­dad o no de que los pa­dres ten­gan mu­cho que de­cir en el tipo de edu­ca­ción que eli­gen para sus hi­jos. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de si en nues­tra tie­rra se ad­mi­te o no lo que la so­cie­dad ci­vil eli­ge o úni­ca­men­te es po­si­ble lo que las cla­ses di­ri­gen­tes im­po­nen.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA