Domingo, 24 de marzo de 2019

Religión en Libertad

Un año para mirar y seguir a María


En este Año Ma­riano, to­dos los que for­ma­mos la Igle­sia dio­ce­sa­na, que­re­mos apren­der jun­to a Ma­ría, des­de esa ad­vo­ca­ción en­tra­ña­ble de San­ta Ma­ría la Real de la Al­mu­de­na, a ser dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros.

por Cardenal Carlos Osoro

Opinión

Va­mos a vi­vir un acon­te­ci­mien­to ex­tra­or­di­na­rio en nues­tra ar­chi­dió­ce­sis de Ma­drid: un Año San­to Ma­riano. ¿Qué me ha mo­ti­va­do a pe­dir al San­to Pa­dre la ce­le­bra­ción de este acon­te­ci­mien­to? Lo han he­cho dos reali­da­des: en pri­mer lu­gar, ce­le­brar y ha­cer me­mo­ria de que hace 25 años, el día 15 de ju­nio de 1993, San Juan Pa­blo II vino a Ma­drid a inau­gu­rar y con­sa­grar la ca­te­dral de San­ta Ma­ría la Real de la Al­mu­de­na; y en se­gun­do lu­gar, que he­mos con­clui­do hace unos días los tra­ba­jos del pri­mer Plan Dio­ce­sano de Evan­ge­li­za­ción (PDE), que ha te­ni­do tres años de du­ra­ción. La Pa­la­bra de Dios nos ha guia­do, he­mos vis­to nues­tra reali­dad ecle­sial y la lla­ma­da que el Es­pí­ri­tu San­to nos hace a to­dos para le­van­tar­nos y ha­cer el ca­mino lle­nos del Es­pí­ri­tu del Se­ñor. ¿Quién nos pue­de en­se­ñar me­jor esto? Quien fue la pri­me­ra dis­cí­pu­la de Je­sús, su San­tí­si­ma Ma­dre, la que in­di­có a quie­nes se sen­tían en apu­ros en las bo­das de Caná: «Ha­ced lo que Él os diga».

En este Año Ma­riano, to­dos los que for­ma­mos la Igle­sia dio­ce­sa­na, que­re­mos apren­der jun­to a Ma­ría, des­de esa ad­vo­ca­ción en­tra­ña­ble de San­ta Ma­ría la Real de la Al­mu­de­na, a ser dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros. Y, a los 25 años de la de­di­ca­ción de la ca­te­dral de La Al­mu­de­na, que­re­mos acer­car­nos a nues­tra Ma­dre an­tes de pro­po­ne­ros el se­gun­do PDE, que in­ten­ta­rá res­pon­der a los re­tos que te­ne­mos, aco­gien­do en nues­tro co­ra­zón a Ma­ría, des­cu­brien­do su ca­mino para ha­cer pre­sen­te y dar ros­tro hu­mano a Je­su­cris­to. Será, os lo ase­gu­ro, un año apa­sio­nan­te. Acom­pa­ñad­me. Yo tam­bién lo haré con mi pre­sen­cia en las di­ver­sas vi­ca­rías con la ima­gen de la Al­mu­de­na, in­ten­tan­do que el co­ra­zón de la Ma­dre nos haga vi­vir con la mis­ma pal­pi­ta­ción que Ella vi­vió jun­to a Je­su­cris­to.

Con la cul­mi­na­ción del PDE he­mos vis­to y sen­ti­do cómo el Se­ñor im­pul­sa a la Igle­sia dio­ce­sa­na a ser Ma­dre, a aco­ger a los hom­bres y a acom­pa­ñar­los, a acer­car­nos a los que más ne­ce­si­tan, mar­gi­na­dos y ex­clui­dos; a prac­ti­car, en de­fi­ni­ti­va, las obras de mi­se­ri­cor­dia. El Se­ñor nos im­pul­sa a vi­vir con más hon­du­ra nues­tra fe en la ce­le­bra­ción de los sa­cra­men­tos; a vi­vir en diá­lo­go abier­to en­tre la fe y la cul­tu­ra de nues­tro tiem­po; a sim­pli­fi­car es­truc­tu­ras y ha­cer­las más ope­ra­ti­vas y vi­vas en la vida con­cre­ta de la Igle­sia dio­ce­sa­na; a fo­men­tar la ora­ción per­so­nal y co­mu­ni­ta­ria; a asom­brar­nos ante un Dios que se hace cer­cano a no­so­tros; a de­jar­nos for­mar como cris­tia­nos en to­das las di­men­sio­nes que tie­ne la vida sin ex­cluir nin­gu­na; a vi­vir con fuer­za la co­mu­nión ecle­sial, que fue el gran de­seo del Se­ñor para con sus dis­cí­pu­los para ha­cer­nos creí­bles en­tre los hom­bres…

En de­fi­ni­ti­va, el PDE nos ha vuel­to a in­vi­tar a vi­vir el gran man­da­to de Je­sús: «Id por el mun­do y anun­ciad el Evan­ge­lio a to­dos los hom­bres». Es de­cir, id y vi­vid una ex­pe­rien­cia fuer­te de Igle­sia en sa­li­da, que va don­de es­tán y como es­tán los hom­bres. Y por eso sale a los jó­ve­nes, a las fa­mi­lias, e in­vi­ta a los sa­cer­do­tes a des­cu­brir la gran­de­za y el mis­te­rio de ser un pas­tor que ca­mi­na con el pue­blo, que edi­fi­ca con su tra­ba­jo y que con­fie­sa con su ma­ne­ra de vi­vir. In­vi­ta a la vida con­sa­gra­da a vi­vir con fuer­za, au­da­cia y va­len­tía el ca­ris­ma que el Se­ñor re­ga­ló a su Igle­sia a tra­vés de sus fun­da­do­res. In­vi­ta a los lai­cos cris­tia­nos a sen­tir­se a gus­to en me­dio del mun­do, cer­ca­nos los unos a los otros, y des­cu­brien­do y vi­vien­do el amor a la di­ver­si­dad, uni­dos to­dos en las di­fe­ren­cias, pero vi­vien­do en esa ta­rea apa­sio­nan­te de cons­truir el Reino de Dios, como he­mos di­cho en el PDE, en­tre to­dos, con to­dos, para to­dos. En este inicio del Año San­to Ma­riano:

1. Acér­ca­te a nues­tra Ma­dre la Vir­gen Ma­ría: Ella es fi­gu­ra de la Igle­sia en el or­den de la fe, del amor y de la unión per­fec­ta con Cris­to, tal y como en­se­ña­ba san Am­bro­sio. Jun­to a nues­tra Ma­dre des­cu­bri­rás siem­pre lo que sig­ni­fi­ca te­ner los mis­mos sen­ti­mien­tos de Cris­to, que no es ni más ni me­nos que no con­si­de­rar el po­der, la ri­que­za, el pres­ti­gio como los va­lo­res su­pre­mos de la vida. Pues es­tos no res­pon­den a la sed pro­fun­da del co­ra­zón. Los sen­ti­mien­tos de Cris­to se al­can­zan abrien­do el co­ra­zón a Dios, lle­van­do con Él el peso de nues­tra vida y abrir­nos a Él con sen­ti­do de obe­dien­cia y con­fian­za, por­que, so­la­men­te en esa obe­dien­cia y des­de ella, se­re­mos li­bres. En Ma­ría, este fue un ejer­ci­cio dia­rio; esto fue lo que la lle­vó a de­cir a Dios sin con­di­cio­nes: «aquí es­toy», «he aquí la es­cla­va del Se­ñor, há­ga­se en mi se­gún tu Pa­la­bra». En Ma­ría se nos des­cu­bre la ima­gen cris­tia­na de Dios, del hom­bre y su ca­mino, que vie­ne des­cri­ta de una ma­ne­ra su­bli­me en aque­llas pa­la­bras del após­tol san Juan: «Dios es amor, y quien per­ma­ne­ce en el amor per­ma­ne­ce en Dios y Dios en él» (1 Jn 4, 16). Tam­bién nos dice: «No­so­tros he­mos co­no­ci­do el amor que Dios nos tie­ne y he­mos creí­do en él». Esta fue la op­ción fun­da­men­tal de Ma­ría y ha de ser la nues­tra.

2. Des­cu­bre jun­to a nues­tra Ma­dre la Vir­gen Ma­ría la gran­de­za de ser dis­cí­pu­lo mi­sio­ne­ro: nues­tra gran dig­ni­dad con­sis­te pre­ci­sa­men­te en que no so­la­men­te so­mos ima­gen de Dios, sino hi­jos de Dios. Lla­ma­dos por el Se­ñor, con­vo­ca­dos por Él, trans­for­ma­dos por Él. Es un don ob­je­ti­vo en una reali­dad sub­je­ti­va, que es de­ci­si­va para nues­tro modo de pen­sar, de ac­tuar, de ser. Con­si­de­ra­dos hi­jos en el Hijo. ¡Qué fuer­za exis­ten­cial tie­ne ver cómo nos en­se­ña nues­tra Ma­dre la iden­ti­dad cris­tia­na a tra­vés de dos ele­men­tos: no bus­car­se a sí, sino lle­nar la vida de Dios, de­jar­le mo­rar en Ella, dar­le ros­tro hu­mano y en­tre­gar­se con Cris­to, su­mer­gién­do­se en Él y com­par­tien­do tan­to su muer­te como su vida.

3. Vive las ta­reas esen­cia­les del dis­cí­pu­lo mi­sio­ne­ro como nues­tra Ma­dre la Vir­gen Ma­ría: a) la in­vi­ta­ción al en­cuen­tro: en las bo­das de Caná, la Vir­gen Ma­ría se hace mi­sio­ne­ra, nos ha­bla de la ne­ce­si­dad de acer­car­nos a to­dos los hom­bres y muy es­pe­cial­men­te a quie­nes más lo ne­ce­si­tan; b) la in­vi­ta­ción a cus­to­diar y ali­men­tar la fe: en la Anun­cia­ción nos en­se­ña a ha­cer­lo para ser dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros, lo que con­lle­va vi­vir en in­ti­mi­dad con Dios, de­cir siem­pre sí a Dios, po­ner­se a su dis­po­si­ción con to­das las con­se­cuen­cias; c) la in­vi­ta­ción a es­tar siem­pre en el ca­mino de los hom­bres: en la Vi­si­ta­ción nos en­se­ña a po­ner­nos en ca­mino y, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, ha­cer­lo con una con­fian­za ili­mi­ta­da en Dios; d) la in­vi­ta­ción a ser pro­vo­ca­do­res en el ca­mino de la ex­pe­rien­cia del en­cuen­tro con Dios: en la Vi­si­ta­ción nos dice que el ca­mino hay que re­co­rrer­lo para ha­cer sen­tir y vi­vir a quie­nes nos en­con­tre­mos la ex­pe­rien­cia viva y cer­ca­na de Dios, y e) la in­vi­ta­ción a vi­vir el gozo de pro­cla­mar con obras y pa­la­bras la gran­de­za de Dios: el Mag­ní­fi­cat es el can­to en el que me­jor se des­cu­bre la gran­de­za de ha­ber sido lla­ma­dos a pro­cla­mar la Bue­na Nue­va.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA