Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

La adoración de los ídolos no da la felicidad


Como de­trás de es­tos ído­los sólo es­tán nues­tros de­seos y ca­pri­chos, sin dar­nos cuen­ta po­de­mos cons­ti­tuir­nos en dio­ses de no­so­tros mis­mos pre­ten­dien­do ocu­par el lu­gar del Dios ver­da­de­ro.

San Matias.
San Matias.
Los cris­tia­nos en el sa­cra­men­to del bau­tis­mo ini­cia­mos un ca­mino de co­mu­nión con Cris­to y con to­dos los miem­bros del Pue­blo de Dios. El re­co­rri­do de este ca­mino de­be­ría con­du­cir­nos a la san­ti­dad de vida y a la per­fec­ción en el amor pues, in­jer­ta­dos en la san­ti­dad de Dios por el bau­tis­mo, me­dian­te la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to, re­ci­bi­mos el en­car­go de fa­vo­re­cer el desa­rro­llo de la se­mi­lla de­po­si­ta­da por Él en nues­tros co­ra­zo­nes. Esto lle­va con­si­go que los bau­ti­za­dos, ade­más de aco­ger el tes­ti­mo­nio cre­yen­te de nues­tros pa­dres y de los res­tan­tes miem­bros de la Igle­sia, nos preo­cu­pe­mos tam­bién de nues­tra for­ma­ción cris­tia­na.

Los se­res hu­ma­nos, crea­dos a ima­gen y se­me­jan­za de Dios, es­ta­mos lla­ma­dos a vi­vir en re­la­ción de amis­tad con Él. De for­ma cons­cien­te o in­cons­cien­te, bus­ca­mos siem­pre con­vi­vir con la reali­dad in­fi­ni­ta de Dios y desea­mos en­con­trar en Él la to­tal fe­li­ci­dad. En oca­sio­nes, nos equi­vo­ca­mos y da­mos va­lor ab­so­lu­to a mu­chas reali­da­des que no tie­nen ese va­lor ni son dig­nas de nues­tra ado­ra­ción. Esto su­ce­de cuan­do en vez de pres­tar cul­to y ado­ra­ción al Dios ver­da­de­ro ado­ra­mos los ído­los del di­ne­ro, de los ho­no­res, del po­der, de la fama y de los pla­ce­res de la car­ne, con­si­de­rán­do­los bie­nes ab­so­lu­tos, con ca­pa­ci­dad para ha­cer­nos fe­li­ces y para ase­gu­rar nues­tra vida.

Cuan­do ocu­rre esto, en vez de cre­cer hu­ma­na­men­te y de en­trar cada vez más en la hon­du­ra de nues­tro ser, nos en­ce­rra­mos en no­so­tros mis­mos, nos hun­di­mos en las pro­pias li­mi­ta­cio­nes y ex­te­rio­ri­za­mos la amar­gu­ra que nos co­rroe in­te­rior­men­te.
 
Je­sús, sin for­zar nun­ca nues­tra li­ber­tad, nos re­cuer­da la ne­ce­si­dad que te­ne­mos de con­tar con Dios para en­con­trar el sen­ti­do y la ver­da­de­ra orien­ta­ción de nues­tra exis­ten­cia. Él vino al mun­do para li­be­rar­nos de los ído­los y ayu­dar­nos a cre­cer en la ver­dad de nues­tro ser, re­cor­dán­do­nos que sólo Dios es esa reali­dad in­fi­ni­ta a la que que­re­mos ad­he­rir­nos en lo más pro­fun­do de nues­tro co­ra­zón para exis­tir en ple­ni­tud. Sólo en Él y de Él po­de­mos re­ci­bir el per­dón de los pe­ca­dos y al­can­zar la sal­va­ción.
 
Nues­tro afán de ser y de vi­vir para siem­pre no pue­de ve­nir del re­plie­gue so­bre no­so­tros mis­mos o so­bre nues­tros de­seos. Te­ne­mos ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer re­la­ción con un ser su­pe­rior que nos ayu­de a cre­cer como se­res hu­ma­nos y que nos per­mi­ta vi­vir con Él más allá de no­so­tros mis­mos. La es­pe­ran­za de vi­vir sin lí­mi­tes no po­de­mos lo­grar­la sin el Dios que ha que­ri­do acer­car­se a no­so­tros por me­dio de Je­su­cris­to y que nos re­ga­la el don del Es­pí­ri­tu San­to para que crez­ca­mos en la co­mu­nión con Él. Nues­tros es­fuer­zos para con­se­guir la fe­li­ci­dad y para vi­vir sin lí­mi­tes son sim­ples qui­me­ras y alu­ci­na­cio­nes.
 
La per­so­na, si no al­can­za la co­mu­nión con un ser ver­da­de­ra­men­te in­fi­ni­to y eterno, ca­paz de col­mar sus de­seos de vi­vir para siem­pre, será un fra­ca­sa­do y un frus­tra­do. Como nos re­cuer­da el Con­ci­lio Va­ti­cano II, “la se­mi­lla de eter­ni­dad que el hom­bre lle­va en sí, por ser irre­duc­ti­ble a la sola ma­te­ria, se le­van­ta con­tra la muer­te” (Gaudium et Spes 18). Esto quie­re de­cir que ne­ce­si­ta­mos es­ta­ble­cer co­ne­xión con el ser in­fi­ni­to y ver­da­de­ro que nos sos­ten­ga en la exis­ten­cia y pue­da col­mar nues­tras an­sias de vida y fe­li­ci­dad.
 
Sólo Dios pue­de dar­nos la paz del co­ra­zón y cla­ri­fi­car nues­tro mun­do in­te­rior, el mun­do de los de­seos y de nues­tras ne­ce­si­da­des es­pi­ri­tua­les. Para que lo­gre­mos esta cla­ri­fi­ca­ción in­te­rior, el Se­ñor re­su­ci­ta­do vie­ne cons­tan­te­men­te a no­so­tros por me­dio de su Pa­la­bra y de los Sa­cra­men­tos re­ga­lán­do­nos su vida, ofre­cién­do­nos su sal­va­ción y le­van­tán­do­nos de la muer­te. La res­pues­ta a este don que Dios nos hace por me­dio de Je­sús sólo es po­si­ble si cada uno da el paso ne­ce­sa­rio para en­con­trar­se per­so­nal­men­te con Él.

Monseñor Atilano Rodríguez es obispo de Sigüenza-Guadalajara (España).
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA