Jueves, 09 de diciembre de 2021

Religión en Libertad

Los otros infanticidios

Agentes de la Guardia Civil conducen al asesino de Lardero.
El asesino de Lardero (La Rioja) ya había cumplido condena por abusos sexuales a una menor y por la agresión sexual y el asesinato de una mujer. En la imagen, momento de su traslado por la Guardia Civil.

por Juan Manuel de Prada

Opinión

El horrendo infanticidio perpetrado en Lardero ha servido como excusa para reavivar diversos debates idiotas sobre la reinserción o la denominada (con oxímoron grotesco) "prisión permanente revisable". En cambio, se ha eludido otra vez el único debate serio que debería suscitarse en una sociedad civilizada. Observaba Chesterton con perspicacia que, a medida que provoca mayor escándalo la muerte del culpable, se acrecienta la aceptación de la muerte del inocente.

Cualquier civilización digna de tal nombre incorpora a su sistema punitivo la pena de muerte para los crímenes más vitandos. Entre otras razones, porque la pena de muerte es un castigo infinitamente menos cruel que la cadena perpetua y los demás subterfugios eufemísticos, como la absurdamente llamada "prisión permanente revisable". Pues lo que tales subterfugios crueles postulan es la plena disponibilidad de una vida hasta su consunción física; lo cual, por lo común, solo sirve para que el criminal se abrace con encono y resentimiento a su crimen, o sólo renuncie a él  hipócritamente, para lograr su "reinserción". En cambio, la pena de muerte evita al criminal vitando sufrimientos estériles y, sobre todo, le permite ganarse la salvación eterna, con tan sólo renegar de su crimen. Pero, como señalaba muy certeramente Léon Bloy, "la oposición creciente a la pena de muerte es consecuencia natural del declinar de la fe en la vida eterna".

Cuando la pena de muerte nos perturba más que los crímenes que la justifican, es porque en el fondo ya nos han dejado de perturbar los crímenes, incluso porque los crímenes han empezado a complacernos secretamente. Por supuesto, nuestra época infiernada o tiene cuajo suficiente para asesinar a los niños como lo ha hecho ese infanticida de Lardero, mirándolos a los ojos mientras los estrangula; prefiere matarlos de formas más elusivas o cobardonas, evitando que griten o pataleen. Y no se limita a matar tan sólo sus cuerpos, como ha hecho ese infanticida, sino que procura también matar sus almas, en cumplimiento de aquella sobrecogedora  advertencia evangélica (Mt 10, 28). Durante miles de años, los infanticidios elusivos o cobardones se han perpetrado cuando los niños aún se gestaban en el vientre de sus  madres; pero de este modo no lograban matar sus almas. Por eso nuestra época infiernada ha ideado la aberración mucho más vitanda del transgenerismo, que a la vez permite pervertir las almas cándidas de los niños, infiltrándolas de anhelos aberrantes, y destruir sus cuerpos, hormonándolos, mutilándolos hasta convertirlos en adefesios o caricaturas vivientes. Una época infiernada que contempla con complacencia esta abominación no puede reaccionar civilizadamente ante crímenes vitandos como el del infanticida de Lardero.

Y es que una época infiernada como la nuestra anhela ante todo la muerte de las almas. Por eso no brinda al infanticida la posibilidad de salvarse mediante la pena de muerte; por eso a los niños los pervierte, mientras hormona y mutila sus cuerpos.

Publicado en ABC.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda