Domingo, 09 de mayo de 2021

Religión en Libertad

Señor del mundo

Portada original de Señor del Mundo.
El hombre endiosado: la imagen de la primera edición de «Señor del mundo», una obra con la que Robert Hugh Benson describió en 1907 un mundo que se parece mucho al actual.

por Juan Manuel de Prada

Opinión

Señalábamos en un artículo anterior que la aceptación social de la eutanasia es la inevitable consecuencia del eclipse de la fe religiosa, que vuelve insoportable el dolor. Esta inevitable deriva la percibió magistralmente Robert Hugh Benson en la estremecedora Señor del mundo (1907), una novela de anticipación que retrata un mundo en el que ha triunfado un humanitarismo sin Dios y han desaparecido las diferencias nacionales; un mundo donde se ha impuesto una forma de organización, híbrido de capitalismo y comunismo, que permite divisiones partidistas para representar un simulacro de democracia ante las masas sometidas a un control mental colectivo.

En este mundo la religión se ha quedado casi sin fieles. "Dios, en la medida que era posible conocerlo, era sólo el hombre -reflexiona uno de los personajes principales del libro, el diputado Oliver Brand-; y la paz, no la espada que trajo Jesucristo, es la condición del progreso humano; la paz que brota de la comprensión, la paz que emana de un conocimiento claro de que el hombre lo es todo". Esta paz universal, lograda por un político que acaba siendo presidente del Orbe, el enigmático Felsenburgh, sólo se topa con un enemigo -contra el que pronto se declarará una persecución abierta-, cierta fe "grotesca y esclavizadora", propia de "incompetentes, ancianos y disminuidos". Pero el humanitarismo sin Dios alcanza la hegemonía, revestido de un inmenso poder que se abre paso en las conciencias, logrando que la Humanidad entera profese sus dogmas, incluidos los niños (que beben su jugo en las escuelas, "como antaño hacían con el cristianismo") y hasta los sacerdotes (que lo absorben "igual que antes absorbían a Dios en la Comunión").

En este mundo tan parecido al nuestro, la eutanasia se ha convertido en la solución más eficaz y socorrida para acallar el dolor físico y, sobre todo, el dolor espiritual de la desesperación. Mabel, la mujer del diputado Brand, tendrá ocasión de presenciar cómo los "administradores de la eutanasia" abrevian la agonía de un herido en un accidente; pero antes de que lleguen al lugar del siniestro, ha logrado atender al moribundo un sacerdote de incógnito que le administra la extremaunción. Conmovida, y traumatizada, Mabel quiere saber algo sobre esa olvidada religión que lleva la paz a las almas torturadas, pero su marido logra disuadirla: "En el fondo de tu corazón -le dice- sabes que los administradores de eutanasia son los auténticos sacerdotes". Y Mabel, deseosa de alcanzar la paz, acaba ingresando en una clínica de eutanasia voluntaria. A medida que su vida se desvanece, Mabel descubre, "algo que supo en un instante que era único. Entonces vio y comprendió...".

Ojalá quienes desde hoy recurran a la eutanasia que les brinda el humanitarismo lleguen a ver y comprender, un instante antes de que su vida se desvanezca. Los "incompetentes, ancianos y disminuidos" que aquí quedamos debemos irnos preparando para la terrible persecución de Felsenburgh, que será la última y definitiva.

Publicado en ABC.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda