Lunes, 26 de febrero de 2024

Religión en Libertad

Crónica de un concierto apasionante: miles de almas desatadas por una «locura» llamada fe

Hakuna llena el WiZink y rompe sus límites: el día de Reyes en el que la esperanza volvió a triunfar

WiZink de Madrid, lleno con el concierto de Hakuna.
Todos los asistentes al concierto de este 6 de enero salieron con la convicción de haber presenciado un momento bendecido.

por Juan Cadarso

Opinión

Sebastián se acaba de despertar, da un salto desde la cama y grita entusiasmado: ¡han venido los Reyes Magos! Busca su nombre entre los regalos y descubre uno pequeño, que le llama especialmente la atención. Lo abre, y lee emocionado: "WiZink Center de Madrid- Concierto de Hakuna Group Music - Gira Capricho - 6 de enero de 2024".

Es la fiesta de la Epifanía del Señor -la manifestación al mundo de Dios, ¡qué oportuno! ¿no?- y así dará comienzo un día para la historia, en el que un grupo de católicos con espíritu, ¡con mucho espíritu!, lograron llenar uno de los recintos más importantes del país.

Sebastián acaba de cumplir 13 años y es un adolescente normal, como el resto de los chicos de su clase, de los que les gusta jugar al fútbol y al Minecraft. Hoy está feliz porque va escuchar en directo Capricho, el nuevo disco que ha sacado Hakuna.

Durante más de dos horas y media podrá dejar las distracciones virtuales y experimentar la fuerza de unas letras que, gracias a Dios, son muy reales. Escuchar, cantar, gritar..., con miles de católicos como él, que merece la pena vivir, que hay esperanza y que "se puede ser joven y profundamente fiel a Jesucristo" (San Juan Pablo II).

"Va a entrar el Rey del capricho"

Es principios del mes de enero y un frío invernal se hace notar en la capital. La noche se ha echado ya sobre la plaza de Felipe II, en el barrio de Salamanca de Madrid, cuando un puñado de familias va de un lado para otro cargando balones nuevos, cochecitos recién estrenados y patinetes que son eléctricos.

Concierto de Hakuna'Dejar las distracciones virtuales por un momento y experimentar la fuerza de unas letras que, gracias a Dios, son muy reales'.

El antiguo Palacio de los Deportes luce como en sus mejores noches, casi, casi, diría yo, como en la del partido de ayer entre el Real Madrid y el Efes, ¡cuatro prórrogas para enmarcar! Aunque, esto, sin duda, me digo... lo va a superar.

Puestos de bebidas, patatas y golosinas… jóvenes con sudadera, parejas que llevan en cada mano a dos o tres hijos... sacerdotes, monjas, gente en silla de ruedas, mujeres mayores y hasta una recién nacida. Un verdadero pueblo -como es la Iglesia- dispuesto a escuchar a un grupo que está revolucionando el panorama de la música católica en España.

Llegan las nueve de la noche, las luces se apagan y un grito ensordecedor inunda el recinto. Una voz reclama la presencia del Espíritu Santo, mientras una chica "entusiasmada" -"éndon" (dentro) y "Teós" (Dios), eso es, muy bien, que lleva dentro a Dios- levanta un cartel bastante casero en el que se puede leer: "El amor vence siempre".

"En medio de tantos regalos hay uno que sigue siendo el Rey... Hubo un Rey que se ha encaprichado de nosotros, abrid los ojos que ya está, atentos que va a entrar el Rey del capricho...", dice un joven de Hakuna, mientras se inicia la cuenta atrás en la pantalla. Cinco, cuatro, tres, dos, uno... y empieza un concierto memorable, en el día de Reyes, para que 17.000 almas adoren a un Niño pequeño... ¡esa es la idea!

"Basta de preguntarse por la vida. Basta de quererla comprender. Tan solo has de meterte en ella y descubrirte en la grandeza de su sencillez... Es tan sencillo, tan sencillo que el hombre no es capaz de soportar. Basta con vivir con toda el alma, basta con creer en ese pan", cantan desde el escenario Olor a tostadas, del nuevo disco Capricho.
 
 
Y, seguido, el primer gran éxtasis de un público completamente entregado: "La misericordia ha entrado en esta casa, la misericordia ha entrado en esta casa, levántate y anda". La gente lo da todo, salta en la pista como si fuera una gran ola con amenaza de tsunami. Mientras, en la pantalla, se pueden ver imágenes de una adoración eucarística y de unos simpáticos sacerdotes coreanos. ¡Somos la multinacional de la esperanza!, se podría titular.
 
Una joven agradece al público por haber venido y anima "a disfrutar y a rezar este capricho". Y, entonces, suena el "creo" más impresionante que uno bien pudiera imaginar. "Digo que eres amor. Escucho que soy tu amado. No siento y qué más da. Te quiero y eso basta. Sintiendo dudas", ¿esto no lo podría haber escrito Unamuno? Es muy grande lo que están haciendo estos chicos, pienso yo.
 
Justo cuando alguien canta "escucho que soy tu amado...", se encienden unas pulseras de lucecitas que previamente nos han dejado en el asiento. La gente estalla y la pista parece la tierra a mil kilómetros de altura, toda ella llena de casitas... Será que Hakuna... ¡nos eleva hasta el cielo!
 
La implicación del público fue absoluta.
 
La implicación del público fue absoluta.
 
"No hemos podido resistirnos a traeros un regalo... un trueno... que es un volver a empezar, que es lo que precede al caos... y Otro lo guarda en su costado para que ahí muera el miedo", dice una joven antes de ponerse a cantar Trueno. Y, luego, le sigue Pluma de Escribano, que dice el presentador que "es la mejor de todas las canciones porque, en cuanto a letra, es palabra de Dios". Y tiene mucha razón. Y, si encima va acompañada de violines.

El concierto está siendo apasionante. La gente corea que es la juventud del Papa, mientras uno siente que el Espíritu está cada vez más presente. El WiZink parece un reactor nuclear divino... ¡uy cómo explote! Y, se me ocurre... ¿cómo podremos estar tanta gente equivocada? Tres chicas salen a cantar Baila y déjate de historias... y explotan los confetis desde el escenario.
 
Para dar paso luego a una canción "que habla de los que se han planteado suicidarse... de los que están en la prostitución... es el momento de pedir por nuestros hermanos, metámonos en la noche para poder rezar por ella", y dos chicas cantan Noche. Hakuna está cumpliendo diez años y quieren que lo celebremos. "Capricho es nuestra identidad... no hay nada mejor que descansar en la lógica del capricho", se le escucha decir a Manglano, el sacerdote que inició esta, llamada por el Papa Francisco, "familia eucarística".

Y, entonces, salen los flamencos al escenario. Tres chicas de blanco radiante mueven sus mantones mientras bailan "el campanillero". Luego, Madre de Hakuna... y alguien del público que grita ¡viva la Virgen!, para que la gente se arranque con unas palmas. "Te quiero con locura preciosa madre", dice un cartel que enfocan en la pantalla. "¿Cómo no vamos acabar cantando villancicos?", dice otro antes de empezar con un "ande, ande que es la Nochebuena... pero mira cómo beben... y ya vienen los Reyes Magos". 
 
Cantando 'Un segundo'.
Cantando 'Un segundo'.

"¿Cómo están ustedes?... Vemos constantemente que hay gente que se conforma con lo superficial... bailar puede ser muy bonito pero si nos quedamos ahí todo se estanca... Qué pena que nos dejemos llevar solo por lo sensible... este concierto puede ser muy bonito pero no hacemos canciones porque sean bonitas sino porque son verdad, y la verdad es Jesucristo", dice un joven que ha compuesto una canción del disco nuevo llamada Entre anestesias

El concierto va llegando a su fin y la gente dice "nooo". Muchos silban y gritan "otra, otra...".  Y vuelven al escenario a cantar Ojalá, aunque esta vez será con ayuda del público, que previamente dividen por zonas, y por hombres y mujeres, para que cada grupo cante una parte. El resultado queda espectacular... pero la gente sigue pidiendo Forofos. Antes, agradecen al obispo Jesús Vidal, vicario de la diócesis de Madrid, que no se lo ha querido perder. 
 


Y, unas palabras, de uno de los jóvenes de Hakuna, sirven de broche final: "Hace muchos años, unos reyes adoraron a un niño... y al volver, los reyes se fueron por otro camino, ojalá volvamos todos a casa por otro camino que nos dé la vida". Las luces se encienden, los jóvenes del escenario se hacen un macroselfie con el público... mientras una cartulina entre la gente resume esta gran noche: "Nos han regalado la eternidad".
 
 
Comentarios
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda