Jueves, 02 de abril de 2020

Religión en Libertad

«Tras la pandemia, la gente de Iglesia revaloraremos los medios de comunicación», dice un capellán

José Medina es, desde septiembre, el capellán del Hospital de Valdemoro, que desde el 6 de marzo está saturado por el coronavirus
José Medina es, desde septiembre, el capellán del Hospital de Valdemoro, que desde el 6 de marzo está saturado por el coronavirus

P.J.G./ReL

El hospital de Valdemoro está saturado por el coronavirus, convertido todo él en una UCI, desde el 6 de marzo. Uno de los sacerdotes que lo atienden es su capellán desde el 1 de septiembre, José Antonio Medina Pellegrini, que es también confesor en la parroquia de Santiago Apóstol de la ciudad (y bloguero de ReL).

Carlos Herrera, en su programa radiofónico en la Cope el miércoles 25 por la mañana, habló con él para acercar a los oyentes la realidad de un capellán de hospital.

"Miren las vueltas de la vida: templos a puerta cerrada, pero no Iglesia paralizada. Son dos cosas absolutamente distintas. Gracias a los medios de comunicación nuestra gente tiene la persona siempre viva de Jesucristo", detalló el sacerdote.

Cuando pase la pandemia ("porque esto va a pasar, por la gracia de Dios y el esfuerzo de médicos, biólogos y enfermeros"), el padre Medina -que además de sacerdote es periodista- cree que habremos aprendido muchas cosas, "y los hombres de Iglesia vamos a revalorar la importancia de los medios de comunicación social para transmitir el mensaje siempre nuevo, siempre vivo, siempre maravilloso, siempre apasionante, de Jesucristo".

Un milagro diario, y gratitud a los sanitarios

"La vida es un milagro diario, levantarnos cada mañana, abrir los ojos, aceptar el desafío de un nuevo día, es un milagro siempre, pero en estos días es un milagro en mayúsculas, resaltado, y los capellanes de hospitales estamos ahí plantándole cara a este virus tan terrible", explicó el sacerdote, de 57 años.

"Estar bien de salud, sin ningún síntoma, y poder seguir adelante en este desafío tan grande y tan maravilloso que es ser sacerdote de Jesucristo, en este tiempo y en cualquiera, es motivo sobrado para darle gracias al Dios de la Vida por estar así", añadió.

Medina explicó que el Hospital de Valdemoro, clasificado oficialmente como "mediano", es hoy todo él "una gran UCI". "Poco a poco empezó a irrumpir la presencia misteriosa, velada al principio, que hoy ya todos vemos. Yo caigo de rodillas en agradecimiento, en reconocimiento, a todo el personal, desde los directivos hasta el último celador, hasta la gente querida de limpieza, por el buen ánimo, la disposición y entrega de la gente de mi hospital".

 

rezar_rosario_capilla_valdemoro

Capilla del hospital de Valdemoro: cada día a las 17.30 aquí se reza el rosario por los enfermos y sanitarios

Cada día en el hospital es único e irrepetible

Argentino que lleva 12 años en España, "vivo en Pinto y trabajo en Valdemoro, o sea, estoy entre Pinto y Valdemoro", se ríe, refiriéndose al popular refrán. Empieza el día con las religiosas y su misa serena y tranquila. Por la tarde acude al hospital hacia las 4 de la tarde.

"El día a día del hospital es único e irrepetible", explica el padre Medina. Al principio, al llegar a este ministerio, a la misa del domingo le fue añadiendo el rosario, una oración cada tarde con un espacio para la confesión en la capilla, los jueves una hora santa. "Poco a poco el personal, los pacientes y las familias fueron descubriendo que en la capilla estaba el sacerdote por la tarde". Además de la visita habitual del capellán a las habitaciones.

Medina explica que llegó al cargo de capellán después de muchos años como sacerdote, sintiéndose bien preparado para lo que pudiera encontrar. Al poco de empezar, dio con una anciana que vivía sola en su habitación de hospital, sin parientes ni visitas. "Yo le di mi speech, pero ella sacó la mano y la alargó hacia mí, y entendí que la abuela no necesitaba consejos ni la sabiduría del señor cura, necesitaba una mano que estrechase la suya". La gente en el dolor y la enfermedad necesita la referencia a la fe, el unirse a la Cruz del Señor, pero también los gestos humanos de acompañamiento, explica el capellán. "Esa abuela me enseñó mucho más que muchas materias del seminario".

Consuelo y la medicina de Jesús el Salvador

El sacerdote, explicó, trae "la medicina de Jesús el Salvador; salvador etimológicamente significa 'el Salud-dador', el que da la salud, no sólo la del alma sino también a veces la del cuerpo".

Rezar, acompañar, compartir, llevar la comunión... y "cuando los médicos nos dicen que un ser querido va a partir, o va a ser sedado, la gente se anima a llamar al sacerdote, a veces con miedo de asustar al paciente". Pero el padre Medina recuerda que la Unción de los Enfermos es un sacramento para vivos, que transmite "consuelo, gracia y el don de la salud que da Jesús".

Se puede escuchar la intervención del padre José Medina con Carlos Herrera aquí 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA