Viernes, 15 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Prohibido hablar de los efectos del matrimonio gay en los niños, ordena el jefe luterano finlandés

P.J.G./ReL

Kari Makinen es el arzobispo o jerarca superior de la Iglesia Luterana de Finlandia
Kari Makinen es el arzobispo o jerarca superior de la Iglesia Luterana de Finlandia
La Iglesia Evangélica Luterana de Finlandia, la oficial y mayoritaria de este país, con unos 4 millones de fieles (Un 70% de la población del país) es, por ahora, la única iglesia luterana nórdica que no celebra matrimonios del mismo sexo, algo que sí hacen las iglesias luteranas nacionales de Suecia, Islandia, Dinamarca y más recientemente Noruega. 

También a nivel civil Finlandia ha tardado en implantar el matrimonio del mismo sexo: lo permite sólo desde el 1 de marzo de 2017.

El Sínodo de la Iglesia Evangélica Luterana celebrado del 2 al 5 de mayo, en el que participan clérigos, obispos y delegados laicos, contó con 63 intervenciones de participantes acerca del la redefinición doctrinal del matrimonio, con una escena muy elocuente sobre la "libertad" de estos debates cuando la jerarquía ya ha tomado posición a favor del Estado. 

Prohibido hablar de cómo afecta a los niños
En el Sínodo, se levantó para hablar contra la redefinición del matrimonio el director de la revista Uusi Tie (Nuevo Camino), el pastor Leif Nummela, que es conservador y es un hombre que ha visto mundo: fue misionero en Italia en su juventud y fue ordenado pastor en la Iglesia Ingria (elci.ru), una iglesia luterana con presencia en Estonia y en Rusia, con muchos pastores finlandeses y estonios (el estonio es la única lengua parecida al finlandés). 

Cuando el pastor y periodista empezó a hablar de los efectos en los niños de crecer sin padre o madre, y de ser entregados en adopción a la unión de dos hombres o mujeres, el máximo jerarca del país, el arzobispo Kari Mäkinen, interrumpió dos veces a Nummela y le ordenó no hablar de los efectos en los niños, "no sea que se hiera a alguien que está presente". 


  Leif Nummela, pastor luterano y periodista, miembro
del Sínodo, se levantó para exponer los efectos en los niños...
el arzobispo Mäkinen lo prohibió "para no herir a nadie"
 

Una presión sin precedentes
Interrumpir a un orador, cosa poco educada pero no demasiado traumática en un país latino, no es nada frecuente en los países nórdicos ni en entornos formales. Una diputada (del Parlamento civil), Päivi Räsänen, escribió en su cuenta de Facebook que una cosa así nunca ha pasado en el Parlamento, que es una forma de señalar que en la iglesia hay peores modales y menos libertad que en el debate civil. Otro pastor y miembro del sínodo, Erkki Koskenniemi, escribió en su blog que la acción del arzobispo no tiene precedentes. "He sido miembro del sínodo durante 6 años y nunca nadie ha sido tratado como Leif Nummela ahora", escribe.

Del debate a la prohibición
Es bien sabido en el país que el arzobispo luterano Kari Mäkinen es activo promotor de la redefinición del matrimonio. Pero muchos observadores han señalado su gesto como símbolo de lo que sucede en las iglesias luteranas nacionales cuando adoptan la teología liberal: se pasa rápido del debate a la prohibición. (En esete caso, prohibido hablar de los efectos en los niños). 

"No se permite criticar las posturas de la tendencia liberal", denuncia Timo Eskola, investigador del Instituto teológico de Finlandia. 

Primero permiten objetar... luego ya lo prohíben
Como señalan  Uusi Tie y el digital Evangelical Focus, las iglesias nórdicas luteranas redefinen la doctrina y primero permiten a los que disienten objetar a tal o cual práctica (por ejemplo, oficiar "bodas" del mismo sexo)... pero muy pronto eliminan el derecho a objetar o de abstenerse de participar. 

En 2015 la Iglesia (luterana estatal) de Islandia eliminó la cláusula de libertad de conciencia para su clero, acabando con su derecho de rechazar participar en estas ceremonias. Aunque en el concilio anual de 2007 se había declarado que se respetaría la libertad del clero en estos asuntos, el "respeto" y la "libertad" duraron apenas ocho años. 

En Suecia, oficialmente, no se obliga a oficiar bodas gays a los pastores de la Iglesia estatal luterana (que cuenta con una obispesa lesbiana en Estocolmo, "casada" con una pastora). Pero Timo Laato, profesor de la Escuela Luterana de Teología de Gotemburgo (Suecia) denuncia que, simplemente, a los conservadores, los que se oponen a las bodas gays, se les impide acceder a cualquier puesto

El caso de Noruega es peculiar pero también muy expresivo: su Iglesia tiene dos visiones oficiales sobre el matrimonio, pero el sexo (ser hombre o mujer) debe ser visto, dicen, como irrelevante para el matrionio. Los pastores se deben abstener de cuestionar que haya dos visiones

Sobre la relación entre la ausencia percibida del padre y la homosexualidad, lea AQUÍ 

Otros 8 daños de educar niños sin padre, según la ciencia, AQUÍ

7 investigadores que señalan los daños de crecer sin padre y madre AQUÍ
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA