Sábado, 07 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Un 30% de los que dicen ser ortodoxos ¡no cree en Dios!

«Rusia se convertirá», dijo la Virgen de Fátima hace casi 100 años, pero ¿lo sabremos cuando suceda?

Pocos rusos ortodoxos acuden a la divina liturgia... es más común que simplemente pasen por el templo a poner una vela por una intención
Pocos rusos ortodoxos acuden a la divina liturgia... es más común que simplemente pasen por el templo a poner una vela por una intención
Según cuentan los niños videntes de Fátima, en la tercera aparición de la Virgen, el 13 de julio de 1917, pronto hará un siglo, la Señora les dijo que más adelante volvería para pedir la Consagración de Rusia a Su Inmaculado Corazón. Y añadió: ‘Si atendieran mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas. Por fin, Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre Me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz.’

Cuando la Virgen explicaba esto, hacía 4 meses que el zar había abdicado, pero Rusia no era todavía un régimen comunista y ateo. Gobernaba Kerénsky y un gobierno provisional y las tropas rusas estaban perdiendo terreno en la Primera Guerra Mundial contra alemanes y austriacos.

Pero un par de meses después de la aparición, el 26 de septiembre, la Revolución bolchevique triunfó y Lenin era el presidente de lo que iba a ser la Unión Soviética. La URSS "esparció sus errores por el mundo": un tercio de la superficie terrestre asumiría un régimen comunista, y el aborto, que la URSS fue el primer país en legalizar, hoy es hegemónico. Durante 70 años en Rusia y 40 en Europa del Este, la Iglesia católica y otras iglesias cristianas fueron perseguidas, acosadas y martirizadas, con cientos de miles de personas asesinadas por el Estado debido a su fe. Aún hay persecución y acoso en países comunistas como China, Vietnam, Laos, Corea del Norte y -reduciéndose algo- en Cuba.

El 25 de marzo de 1984 en la plaza de San Pedro en Roma, ante una imagen de la Virgen de Fátima, Juan Pablo II consagró "el mundo y Rusia" al Inmaculado Corazón de Maria, en unión con todos los obispos del mundo.

Cinco años después, el bloque del Este se hundía.

¿Pero se convirtió Rusia?

Hoces, martillos... y el ministro se santigua
El pasado 9 de mayo de 2015, la Plaza Roja de Moscú acogía un enorme desfile militar para celebrar los 70 años de la victoria contra el Tercer Reich alemán. El mausoleo de Lenin estaba púdicamente tapado por unas pantallas de arquitectura efímera.

Había banderas y enseñas de los regimientos de los años 40, con hoces y martillos enormes. El cubano Raúl Castro y el presidente chino, dos dictadores comunistas en pleno siglo XXI, al lado de Putin en la tribuna de honor, vieron llegar en coche al Ministro de Defensa, Sergei Shoygu, pasando solemnemente bajo la puerta Spasskaya (del Salvador)... con la cabeza descubierta y persignándose, como signo de respeto bajo el icono de Cristo... algo que señaló con detalle y parsimonia la televisión rusa (puede verse aquí en el minuto 8 segundo 8, con las hoces y martillos en el minuto anterior).



El ministro de defensa ruso se santigua al pasar bajo el icono del Salvador en la entrada a la Plaza Roja para empezar el desfile de la victoria del 9 de mayo de 2015

Puede ser que eso acabara de animar a Castro a mostrarse espiritual al día siguiente durante su visita al Papa Francisco y hablar de que quizá vuelva a rezar y ser católico.

Pero los gestos políticos y televisivos no sirven mucho para saber si Rusia "se ha convertido".

La estadística (que consiste en preguntar a la gente) da más datos. Las fuente más seria al respecto suele ser el centro de sondeos independientes Levada Center (www.levada.ru).

En 2012, un artículo de Sreda.org (una web especializada en sociología religiosa) señalaba que aunque casi todos los ciudadanos que se declaran étnicamente rusos se declaran también ortodoxos, al concretar son pocos los religiosos. Por ejemplo, sólo un 11% de los que se autodefinen ortodoxos admitían cumplir con los ayunos de Cuaresma, que en la cultura rusa ortodoxa es un indicador importante.

Según una encuesta más moderna de la fundación rusa “Opinión pública” (en http://fom.ru) el número de los que se posicionan como ortodoxos llega al 72 % de la población rusa (hay que tener en cuenta que hay importantes minorías musulmanas y, en zonas como Tuba, budistas, siendo estas dos religiones reconocidas como oficiales e históricas en el país). Sin embargo, la misma encuesta constata que sólo un 4% de los rusos dice acudir con cierta regularidad a las iglesias.

En el día de la Navidad ortodoxa, fiesta importante y muy popular, la policía tiende a dar datos de asistencia a los templos en el país: asegura que sólo un 2,4% de la población acude. Eso serían 2,5 millones de personas (nunca queda muy claro cómo se cuenta: no es lo mismo Moscú que las aldeas del campo... tampoco es fácil trasladarse en pleno invierno en el campo buscando una iglesia).

¡Los ortodoxos que creen que Dios no existe!
Otro dato de 2012 del Centro Levada que se suele dar es que el 60% de los que se declaran "ortodoxos" no se consideran "personas religiosas", y de hecho sólo el 40% de los que se declaran ortodoxos dicen estar "seguros" de que Dios existe. Hay incluso un 30% de ortodoxos que creen que Dios no existe.

¿Qué significa entonces "ser ortodoxo" para ellos? Básicamente que uno no es un tártaro musulmán, ni un comunista ateo, ni un judío, que uno es un "ruso"... y por eso se define como ortodoxo.

La socióloga Natalia Zorkaya del Centro Levada afirmaba en abril de 2015 que incluso los que van a la Vigilia Pascual no siguen de verdad la liturgia (tan majestuosa como larga e incomprensible para quien no se haya formado, celebrada en eslavo eclesiástico). Los asistentes allí encienden velas ante los iconos, rezan, bendicen panes rituales, encargan misas por alguien y, como regla, muy por encima se imaginan el significado de la teología que se celebra.



“Todos llevan sus iconos en los coches, todos los hospitales tienen sus iconos en las paredes, están por todas partes. Es un fenómeno de masas, no es un testimonio de la fe. En las cabezas de nuestros creyentes hay una mezcla total”, explica Zorkaya. 

Esta experta opina que la Iglesia Ortodoxa presta poca atención a la formación de sus fieles. “La Iglesia Ortodoxa rusa está muy arcaizada, les habla a los creyentes en un lenguaje que no entienden. Sí, la sociedad realmente pide valores elevados, pero la gente no consigue satisfacer esas demandas mediante la Iglesia Ortodoxa", constata Zorkaya.

Dos oleadas: la caída y la era Putin
En 2012 Boris Dubin, otro investigador de Levada, estableció las dos oleadas en que los rusos postsoviéticos asumieron su ortodoxia reencontrada pero no estudiada. 

- En 1989, al caer el muro, sólo el 30% de los rusos decían ser ortodoxos; apenas 5 años después, decían serlo el 56%.

- En una segunda oleada, de 2000 a 2008, asumiendo el patriotismo propuesto por Putin, el porcentaje subió hasta el 75%. Ser buen ruso, patriota, era declararse ortodoxo. Sin necesidad de pasar por la iglesia.

Más datos: el 80% de los ortodoxos rusos no comulgan nunca o casi nunca, el 55% no asiste a ninguna liturgia, el 90% admite que no tienen responsabilidades ni participación parroquial alguna.

Hay dos retratos "típicos" del cristiano ortodoxo hoy en Rusia. El mayoritario es el de las mujeres y las personas de edad avanzada, sin estudios superiores, que viven en pueblos o ciudades pequeñas, y se declara cristianos. El segundo "retrato", muy minoritario, es el de los conversos, jóvenes intelectuales de ciudad con estudios superiores. E Internet.

Dubin señala que estos cristianos miran a la Iglesia Ortodoxa como una extensión del poder público. Igual que no le exigen gran cosa al poder político, tampoco se la exigen a la Iglesia Ortodoxa: no le piden formación, ni evangelización, ni misión ni pastoreo...



Bendición de huevos y pasteles en la Pascua ortodoxa, una costumbre que lleva a muchos a la iglesia ese día


"Id y haced discípulos" no es "id y bautizad"
Pero Jesús sí es exigente. No sólo pidió a sus apóstoles "id y bautizad" (cosa que en Rusia, más o menos, se hace). También les pidió "haced discípulos", es decir, convertir a la gente en alumnos y seguidores de un Maestro. Y eso no se hace en Rusia. En cualquier caso, la Virgen en Fátima no prometió "Rusia se bautizará" sino "Rusia se convertirá". Cabría ver el esfuerzo que hacen los cristianos (también los católicos) para que Rusia se convierta.

Los misioneros católicos en Rusia siempre ponen un ejemplo: ¿cómo es posible que las órdenes religiosas con escuelas en todo el mundo, como escolapios, salesianos, jesuitas, etc... que abren colegios en países musulmanes, budistas, comunistas o hinduistas, no tengan ni un solo colegio católico en Rusia? He aquí una anomalía. Queda mucho trabajo, parece, para el "Rusia se convertirá".

Bajo estas líneas, un vídeo con la historia de un párroco argentino en Rusia, que nos muestra su parroquia
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA