Miércoles, 26 de junio de 2019

Religión en Libertad

El jefe de los milicianos les propuso liberarlas si renegaban de la fe; las fusilaron milicianas

Las 3 enfermeras de Cruz Roja de Astorga, a los altares: el Papa reconoce su martirio estremecedor

De izquierda a derecha, Octavia Iglesias Blanco, Olga Pérez-Monteserín Núñez y Pilar Gullón Iturriaga
De izquierda a derecha, Octavia Iglesias Blanco, Olga Pérez-Monteserín Núñez y Pilar Gullón Iturriaga

P.J.G/C.L-A/ReL

La historia de las mártires de Astorga, Pilar Gullón (25 años), Octavia Iglesias (41 años) y Olga Pérez (23), enfermeras católicas de la Cruz Roja, asesinadas en Somiedo, Asturias, el 28 de octubre del 36, circuló en la prensa fuera de España con especial difusión: nunca antes en Europa tropas habían asesinado a enfermeras de la Cruz Roja.

Y mucho menos después de violarlas.

Y mucho menos encargando su fusilamiento a mujeres milicianas, como fue el caso. Varias se ofrecieron voluntarias para ejecutar a las enfermeras: tres de ellas llevaron a cabo el fusilamiento. Había algo especialmente perverso, no sólo en que las mujeres tomaran armas para combatir, sino en que lo hicieran para fusilar a otras mujeres, cuya función además era curar heridos.

Hasta ese momento, en las guerras europeas el uniforme de la Cruz Roja había dado protección añadida a las mujeres, que además eran no combatientes y estaban claramente señaladas como sanitarias. Eran laicas, pero pertenecían a distintos apostolados femeninos: Hijas de María, Conferencias de San Vicente de Paúl y Acción Católica.

martires_somiedo

Ahora el Papa rubrica con su firma, después de recibir este martes 11 de junio al cardenal Angelo Becciuo, prefecto de la Causa de lo Santos, que Pilar, Octavia y Olga fueron asesinadas por odio a la fe. La Iglesia las eleva al culto como mártires y beatas. 

Les ofrecieron apostatar, las violaron, las fusilaron desnudas

Manuel Gullón, sobrino de quien ahora será la beata mártir Pilar Gullón, resumía así en 2006, en una entrevista en El diario de León, los hechos: 

"Las llevaron esposadas y atadas al pueblo [Pola de Somiedo]. El jefe de la expedición, apodado El Patas, les ofreció dejarlas libres y volver a Astorga si renegaban de su fe y se sumaban a su partido. Al negarse ellas, las encerraron en una casa de Pola, que existe todavía, y El Patas les dijo a los milicianos que hicieran con ellas lo que quisieran durante la noche. Éstos las violaron y su jefe incluso hizo circular por el pueblo un carro de bueyes para que el chirrido de sus ejes hiciera más difícil oír los gritos de las tres enfermeras. Al día siguiente, el 28 de octubre de 1936, al mediodía, las fusilaron desnudas".

Se sabe que pidieron ver a un sacerdote antes de morir, pero al único que había en el lugar lo habían asesinado los milicianos el día anterior. Las enfermeras murieron gritando ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva Dios! Era lo mismo que habían respondido cuando sus captores les pedían gritar ¡Viva Rusia! y ¡Viva el comunismo! 

Los cadáveres se recuperaron 4 meses después, en febrero, bien conservados por el frío. Sus restos descansan enterrados en la capilla de San Juan de la catedral de Astorga.

Podían haberse escapado, pero querían atender a los heridos

Las mártires de Somiedo eran enfermeras de la Cruz Roja de Astorga (León) que prestaban servicio en el frente asturiano, en el hospital del Puerto de Somiedo, a donde llegaron el 18 de octubre. Pudieron ser reemplazadas al cabo de una semana, pero no quisieron separarse de los heridos. El día 27, poco antes de que el lugar cayese en manos del Frente Popular, decidieron no retirarse y quedarse a cuidar a los heridos. De poco sirvió, porque los 14 heridos fueron rematados en sus camas. A los prisioneros hechos ese día, incluidos el médico y el capellán, los mataron a todos. 

En los primeros días tras saberse de la desaparición de las jóvenes, familiares y otras personalidades buscaron información acudiendo al delegado de Cruz Roja Internacional en España, Marcel Junod. Durante un tiempo hubo rumores de que estaban vivas: ¿cómo iban a matar deliberadamente a unas enfermeras de Cruz Roja? Pero el 10 de febrero de 1937 el delegado de Cruz Roja Internacional en Ginebra confirmó la muerte, consternado.

En octubre de 1937 fue detenido como instigador de los crímenes un antiguo miembro del sindicato minero de la UGT, presidente de la Casa del Pueblo de Villaseca de Laciana (León), apodado El Patas, que sería condenado a muerte. Las había entregado a los milicianos para que hicieran con ellas lo que quisieran.

Las 3 mártires

Pilar Gullón Iturriaga, de 25 años, la mayor de cuatro hermanos, era madrileña y miembro de la Hijas de María, de las Conferencias de San Vicente de Paúl y de Acción Católica. Era sobrina-nieta de Pío Gullón Iglesias (18351917), ministro de Alfonso XIII y fue militante de Acción Popular y Renovación Española, aunque ninguno de estos hechos tuvo que ver con su muerte. Pilar no murió con la primera descarga, y antes de ser rematada perdonó a sus asesinos e imploró para ellos el perdón de Dios.

Octavia Iglesias Blanco, de 41 años, nació en Astorga, era hija única y había vivido siempre con sus padres, por lo que su asesinato fue para ellos particularmente devastador. Era prima de Pilar y, como ella, de las Hijas de María, las Conferencias de San Vicente de Paúl y la Acción Católica, además de catequista. Durante el breve cautiverio se preocupó de los demás, pidiendo agua para los desfallecidos y sirviéndosela, como contó Concha Espina en el escrito que consagró a las tres mártires: Princesas del Martirio.

Olga Pérez-Monteserín Núñez, de 23 años, nació accidentalmente en París, en uno de los viajes profesionales de su padre, el pintor Demetrio Pérez-Monteserín (18761958), natural de Villafranca del Bierzo asentado en la capital maragata. Durante el asalto al hospital, Olga recibió una herida superficial de bala en la cara, sin que ello le apartase de cuidar a los enfermos. El dolor de su padre ante la muerte de su hija se plasmó en su cuadro del Redentor titulado La Santa Faz del más Grande Dolor, pintado en aquellos momentos dramáticos y que quiso firmar con la fecha de la pérdida.


Olga, junto a sus padres.

Contar mujeres asesinadas por su fe

Durante la Guerra Civil fueron asesinados por motivos religiosos más de 8.000 clérigos y religiosos en España. De ellos, 296 eran mujeres, religiosas de 62 congregaciones diferentes, según el libro El hábito y la cruz de Gregorio Rodríguez Fernández. El libro de Gregorio Rodríguez revisa y corrige las cifras del libro clásico del arzobispo e historiador Antonio Montero, de 1961, que registraba 283 religiosas asesinadas. 

Contar las laicas asesinadas por su fe en esos años (como las enfermeras de Astorga) es más difícil, aunque si pertenecían a movimientos católicos, como Acción Católica, hay más posibilidades de conocer sus nombres, historias y circunstancias de su muerte, ya que a menudo los perseguidores tenían listas de estas asociaciones e iban a buscara sus militantes.

Laura Sánchez Blanco, profesora de la Universidad Pontificia de Salamanca, trató con detalle la historia de estas enfermeras y la de otras mujeres en su libro Rosas y margaritas. Mujeres falangistas, tradicionalistas y de Acción Católica asesinadas en la Guerra Civil (Actas).

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA