Jueves, 29 de julio de 2021

Religión en Libertad

Ordenado sacerdote a los 71 años, José Manuel confiesa sus prioridades: vocaciones y familia

ReL

José Manuel Camacho Morales fue ordenado el pasado 16 de diciembre
José Manuel Camacho Morales fue ordenado el pasado 16 de diciembre

José Ma­nuel Ca­ma­cho Mo­ra­les  tiene en estos momentos 71 años y acaba de ser ordenado sacerdote. Agus­ti­na, su es­po­sa, fa­lle­ció el 8 de sep­tiem­bre de 2008, mien­tras él es­ta­ba en la misa de la Na­ti­vi­dad de Ma­ría. Era la hora del Ánge­lus. Sonó el mó­vil, des­pués de co­mul­gar, lo miró y se re­co­gió en el Se­ñor. Todo estaba en­vuel­to de Pro­vi­den­cia. Agus­ti­na des­can­só en paz y José Ma­nuel que­dó en paz.

A los po­cos días, el ac­tual obis­po de Bar­bas­tro-Mon­zón, Monseñor. Ángel Pé­rez, le en­tre­gó una car­ta. Era de Agus­ti­na y, en ella, ma­ni­fes­ta­ba el de­seo que siem­pre le ha­bía acom­pa­ña­do de te­ner un hijo sa­cer­do­te. El obis­po tocó el hom­bro de José Ma­nuel y le dijo: “No hay hijo, pero es­tás tú”, pues habían tenido dos hijas. José Ma­nuel fue or­de­na­do pres­bí­te­ro el sá­ba­do 16 de di­ciem­bre, en la ca­te­dral ba­sí­li­ca de Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar.

En una entrevista para Iglesia de Aragón que recoge SIC, José Manuel explica todo este proceso:

- ¿Cómo ha sido tu vida en el Se­mi­na­rio?
- Muy go­zo­sa. Era un poco re­mi­so, pero des­pués de ha­ber­la ex­pe­ri­men­ta­do, es­toy fe­liz. El tra­to con los de­más se­mi­na­ris­tas, que po­dían ser mis hi­jos o, in­clu­so, mis nie­tos, ha sido en­ri­que­ce­dor. Con ca­ri­ño, siem­pre con res­pe­to. Es­pe­cial­men­te, ten­go en mi co­ra­zón la Hora San­ta de la no­che de los jue­ves, un mo­men­to de in­ti­mi­dad con el Se­ñor, jun­to a mis com­pa­ñe­ros, es­cu­chan­do las con­fi­den­cias de los que se iban or­de­nan­do diá­co­nos y lue­go pres­bí­te­ros.

- En el se­mi­na­rio, tam­bién hay li­bros. ¿Cómo has lle­va­do el es­tu­dio de la fi­lo­so­fía y de la teo­lo­gía?
- Cuan­do en­tro, ya ten­go los es­tu­dios con­clui­dos. Co­men­cé a es­tu­diar con un poco más de cin­cuen­ta años. En prin­ci­pio, con el im­pul­so de mi es­po­sa y el de­seo de ser diá­cono per­ma­nen­te. Me di cuen­ta de que el es­tu­dio fi­lo­só­fi­co es im­por­tan­tí­si­mo para asen­tar la teo­lo­gía, me re­sul­tó fas­ci­nan­te.

- Y des­pués el mis­te­rio de Dios, siem­pre me lle­vó a la ado­ra­ción. Vie­nes de una fa­mi­lia, for­mas­te una fa­mi­lia, tie­nes dos hi­jas.  ¿Cómo han vi­vi­do tu vo­ca­ción sa­cer­do­tal?
- En cons­tan­te as­cen­so. Se lo co­mu­ni­qué por car­ta. Una car­ta in­di­vi­dual, por­que cada una es dis­tin­ta. Poco a poco, han ido com­pren­dien­do que el que yo sea sa­cer­do­te es un bien para ellas y para la fa­mi­lia, por­que so­mos Igle­sia. Han pa­sa­do del res­pe­to al en­tu­sias­mo.

- Y, ¿cuán­do te vie­ron ves­ti­do con la ca­mi­sa de sa­cer­do­te?
- Lo vie­ron na­tu­ral, no les im­pac­tó. Aho­ra vivo con ellas y creo que en casa se res­pi­ra otro am­bien­te. El es­pí­ri­tu re­li­gio­so lo han apren­di­do con Agus­ti­na y con­mi­go. Con­for­me se acer­ca­ba la or­de­na­ción, es­ta­ban más me­lo­sas, más tier­nas. Pero sa­ben lo im­por­tan­te que es y quie­ren acom­pa­ñar­me en la eu­ca­ris­tía. Me ven re­zan­do el bre­via­rio. Creo que este paso que he dado les lle­na mu­cho. Y yo no dejo de pe­dir por ellas en mi ora­ción.

- De la Igle­sia do­més­ti­ca, al mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal. ¿Siem­pre has es­ta­do vin­cu­la­do a mo­vi­mien­tos fa­mi­lia­res?
- Sí, tra­ba­jé mu­cho en ‘En­cuen­tro Ma­tri­mo­nia­l’. In­clu­so an­tes, ya es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do con las fa­mi­lias en el co­le­gio de mis hi­jas, con las re­li­gio­sas es­co­la­pias, se­gún el es­pí­ri­tu de san José de Ca­la­sanz. El Evangelio hay que anun­ciar­lo des­de la fa­mi­lia de Na­za­ret. Des­de la fa­mi­lia, te­ne­mos que ir a los de­más. La fa­mi­lia es cé­lu­la vi­tal, no solo de la so­cie­dad, sino tam­bién de la Igle­sia. Con mi es­po­sa, vi­vía­mos la eu­ca­ris­tía dia­ria y rezá­ba­mos el ro­sa­rio. Y el Vier­nes San­to, ha­cía­mos la ex­pe­rien­cia del via­cru­cis, in­vi­tan­do a ami­gos a que se unie­ran a no­so­tros. Siem­pre he­mos vi­vi­do el sen­ti­do de Igle­sia.

- ¿Cómo afron­tas el mi­nis­te­rio?
Una de las co­sas que ten­go bien cla­ras es que yo soy ins­tru­men­to. El úni­co sa­cer­do­te es Cris­to. Para ello hay que obe­de­cer y no me cues­ta. En mi vida pro­fe­sio­nal he sido man­do in­ter­me­dio y me ha to­ca­do obe­de­cer y mandar. Siem­pre me ha re­sul­ta­do más gra­ti­fi­can­te obe­de­cer, sin que me haya im­pe­di­do ser res­pon­sa­ble al man­dar. Aho­ra es­toy como vi­ca­rio en la pa­rro­quia de San Gil Abad. El pá­rro­co me ha aco­gi­do muy bien y me ha encargado, además de las ce­le­bra­cio­nes, la pas­to­ral de en­fer­mos y la ca­ri­dad.

- Tie­nes ex­pe­rien­cia en acom­pa­ñar en­fer­mos…
- A mi es­po­sa, la pri­me­ra. No solo acom­pa­ñar: he vi­vi­do la en­fer­me­dad. He pe­di­do luz al Es­pí­ri­tu San­to para que me en­se­ña­ra a ver la en­fer­me­dad como un don Dios, por­que nos acer­ca más a él. El se­gui­mien­to au­tén­ti­co es con cruz. Sin cruz, im­po­si­ble. En mi pri­me­ra misa, cuan­do me des­pe­día de la pa­rro­quia de San Pe­dro Ar­bués, don­de he ser­vi­do como diá­cono, de­cía que no te­ne­mos que te­ner ex­ce­si­vo ape­go a los lu­ga­res ni a las per­so­nas. Nues­tro ape­go pri­mor­dial tie­ne que ser Je­sús.

- ¿Cómo sue­ñas tu sa­cer­do­cio?
- Al ser un don, me des­bor­da. Por eso voy a ne­ce­si­tar mu­cha ora­ción ante el sa­gra­rio para te­ner las fuer­zas de ser tes­ti­go en­tre­ga­do, en per­ma­nen­te ac­ti­tud dia­co­nal, de ser­vi­cio. Voy a ne­ce­si­tar tam­bién del acom­pa­ña­mien­to de las per­so­nas y las co­mu­ni­da­des. Y tra­ba­ja­ré por las vo­ca­cio­nes: es algo muy gran­de y se en­mar­ca siem­pre en la es­pe­ran­za per­ma­nen­te de la Igle­sia, cui­da­ré mu­cho el acom­pa­ña­mien­to a las fa­mi­lias. En ellas, se fraguan las vocacio­nes.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda