Miércoles, 26 de junio de 2019

Religión en Libertad

El obispo de Madison alerta de una «subcultura homosexual» en la jerarquía que es «devastadora»

El obispo de Madison ha querido escribir a sus fieles ante la crisis que vive la Iglesia por los casos de abusos
El obispo de Madison ha querido escribir a sus fieles ante la crisis que vive la Iglesia por los casos de abusos

J.L. / ReL

La grave crisis desatada en la Iglesia Católica en Estados Unidos tras el devastador informe del fiscal de Pensilvania y el caso del cardenal McCarrick sigue desatando reacciones entre los obispos estadounidenses ante la gravedad de los hechos conocidos.

El último en manifestarse y además de manera muy contundente ha sido el obispo de Madison, Robert C. Morlino, que afirma estar cansado de la ocultación de la verdad y del daño realizado a tantos inocentes por parte de sacerdotes católicos e incluso obispos.

Monseñor Morlino apunta además a la raíz del problema: “Es hora de admitir que hay una subcultura homosexual dentro de la jerarquía de la Iglesia Católica que está causando una gran devastación en la viña del Señor”.

"¡Estoy cansado!"

En una carta dirigida a su diocesanos, el obispo de Madison afirma: “Por mi parte, y sé que no estoy sólo, estoy cansado de esto. ¡Estoy cansado de esto, estoy cansado de que la gente sea herida, gravemente herida! Estoy cansado de la confusión de la verdad. Estoy cansado del pecado. Y, como alguien que ha intentado, a pesar de mis muchas imperfecciones, entregar mi vida por Cristo y su Iglesia, estoy cansado de la violación habitual de los sagrados deberes por parte de aquellos a quienes el Señor confió la inmensa responsabilidad del cuidado de su pueblo”.

En su escrito, Morlino reflexiona afirmando que “ante las historias de la depravación de los pecadores dentro de la Iglesia, he tenido la tentación de desesperarme. ¿Y por qué? La realidad del pecado, incluso el pecado en la Iglesia, no es nada nuevo. Somos una Iglesia hecha de pecadores, pero somos pecadores llamados a la santidad. ¿Entonces qué hay de nuevo? Lo que es nuevo es la aparente aceptación del pecado por parte de algunos en la Iglesia, y los esfuerzos aparentes para cubrir el pecado por parte de ellos y otros. A menos que, y hasta que tomemos en serio nuestro llamado a la santidad, nosotros, como institución y como individuos, sigamos sufriendo los ‘salarios del pecado’".

"Nos hemos negado a llamar pecado a un pecado"

El obispo de Madison asume que en la Iglesia se ha difuminado durante demasiado tiempo la realidad del pecado. “Nos hemos negado a llamar pecado a un pecado, y hemos excusado el pecado en nombre de una noción equivocada de misericordia. En nuestros esfuerzos por abrirnos al mundo, nos hemos vuelto muy dispuestos a abandonar el Camino, la Verdad y la Vida”, agrega

¿Por qué hacemos esto? ¿Es por un ferviente deseo de mostrar una sensación equivocada de "pastoral"? ¿Hemos cubierto la verdad por miedo?, se pregunta el obispo.

En su opinión, al final las excusas no importan  y el objetivo debe ser acabar con el pecado. “Debe ser eliminado y nuevamente considerado inaceptable. ¿Amar a los pecadores? Sí. ¿Aceptar el verdadero arrepentimiento? Sí. Pero no digas que el pecado está bien. Y no pretendan que las violaciones graves de los cargos y la confianza no tengan consecuencias graves y duraderas”, explica

"Comodidad con el pecado"

En su carta, Morlino afirma que “hay un cierto nivel de comodidad con el pecado que ha llegado a impregnar nuestra enseñanza, nuestra predicación, nuestra toma de decisiones y nuestra propia forma de vida”.

Yendo al fondo de la cuestión, el obispo de Madison explica a sus diocesanos que en las últimas polémicas “estamos hablando de actos sexuales desviados, casi exclusivamente homosexuales, por parte de clérigos. También estamos hablando de proposiciones homosexuales y abusos contra seminaristas y sacerdotes jóvenes por parte de poderosos sacerdotes, obispos y cardenales. Estamos hablando de actos y acciones que no solo violan las promesas sagradas hechas por algunos, sino que también violan la ley moral natural para todos. Llamarlo de otra manera sería engañoso y solo ignoraría más el problema”.

Los problemas reales

En su opinión, se ha intentado separar también dentro de la Iglesia entre los actos de homosexualidad “ahora culturalmente aceptables” de los actos de pedofilia. Recuerda el obispo que “hasta hace poco, los problemas de la Iglesia han sido pintados puramente como problemas de pedofilia, esto a pesar de la clara evidencia de lo contrario. Es hora de ser honesto, los problemas son ambos y son más. Caer en la trampa de analizar los problemas de acuerdo con lo que la sociedad pueda considerar aceptable o inaceptable es ignorar el hecho de que la Iglesia nunca ha aceptado NINGUNO de ellos como aceptable, ni el abuso de niños ni el uso de la sexualidad fuera del matrimonio”.

“Es hora de admitir que hay una subcultura homosexual dentro de la jerarquía de la Iglesia Católica que está causando una gran devastación en la viña del Señor”, sentencia Morlino.

El prelado insiste en que la enseñanza de la Iglesia es clara en el sentido de que la inclinación homosexual no es pecaminosa en sí misma, sino que está intrínsecamente desordenada de tal manera que hace que un hombre que tenga esta tendencia en  él no sea apto para ser sacerdote.

Puede leer aquí (en inglés) la carta íntegra del obispo de Madison

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA