Jueves, 17 de octubre de 2019

Religión en Libertad

Un cura entró en la sala del tiroteo de Las Vegas, sintió el mal y sacó el ritual y el agua bendita

ReL

El padre Clete Kiley trabaja habitualmente con inmigrantes e hispanos
El padre Clete Kiley trabaja habitualmente con inmigrantes e hispanos
Clete Kiley es un sacerdote católico de Chicago especializado en el trabajo con inmigrantes y con población hispana. Fue contactado por el sindicato de trabajadores del hotel Mandalay Bay Resort and Casino, en Las Vegas, el lugar desde donde el pasado 1 de octubre un francotirador disparó sobre la multitud que que acudía a un concierto, causando 59 muertos y más de 500 heridos.

Kiley entró en esa habitación del piso 32, porque los trabajadores estaban “traumatizados”, según indica el Chicago Sun Times.

Me sentí rodeado por el misterio del mal. El FBI ya había dejado esa habitación del hotel, pero recuerdo que me preguntaba si el espíritu del mal estaba allí”, dijo el P. Kiley en este artículo recogido en español por Aciprensa.

Una fuerza le dificultaba entrar
El sacerdote contó que la suite se encontraba al final de un largo pasillo, y cuando abrieron la puerta, sintió como si le hubieran “empujado hacia atrás, como para impedir que entre”.

“En mi mente, me encontré a mí mismo diciendo: ‘Oh no, tienes que irte’. Instintivamente comencé a rezar en silencio: ‘San Miguel, defiéndenos en la pelea. Protégenos contra la maldad y las acechanzas del demonio”, agregó.

Agua bendita y poder del Espíritu Santo
Luego, al entrar a la habitación, notó que las ventanas desde donde el terrorista había disparado estaban selladas y el espacio en el piso donde falleció estaba delineado.

“Así que bendije el agua de acuerdo con el ritual romano y luego comencé a bendecir a mi compañero y a mí, y luego a todos y cada uno de los rincones de la suite. Bendije cada casquillo de bala y habitación yendo por el pasillo. Usé la oración para la bendición de una casa y extendí la oración con una invocación al Espíritu Santo para descender en este lugar con luz, alegría, paz, esperanza y vida”, dijo.


  El tirador desde el hotel disparó sobre un concierto de country en la calle

Parte de un proceso sanador
El sacerdote explica en el diario de Chicago que considera la experiencia “como un pequeño paso en el proceso de curación para la gente de Las Vegas”, especialmente para los trabajadores del hotel, porque muchos de ellos “estuvieron encerrados en el lugar toda la noche y vieron a muchos de los cadáveres asesinados por la mañana”.

Después de ese acontecimiento, se buscó al P. Kiley para brindar consejería y palabras de aliento. Dentro de ese marco, el presbítero fue invitado a bendecir el piso 32 del hotel.

“Creo que podrías llamarlo una limpieza espiritual. Algo así como bendecir una nueva casa antes de que te mudes a ella”, enfatizó.

El amor es más fuerte que el odio
Finalmente, el P. Kiley dijo que lo que “está claro” es ver que “la bondad” se extendió a los trabajadores como “la compasión que se palpa en todo Las Vegas, en la creencia de que la hospitalidad será más fuerte que el miedo”.

“El amor es más fuerte que el odio, la vida es más fuerte que muerte. Las Vegas y su gente son fuertes. La gracia de Dios está obrando de maneras maravillosa”, concluyó.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA