Lunes, 25 de octubre de 2021

Religión en Libertad

Los consejos del padre Broom se pueden practicar a diario

10 formas de reforzar la virtud de la esperanza en un tiempo de confusión y desánimo

Mujer rezando con una vela
La esperanza es una de las tres virtudes teologales y hoy en día es muy necesaria.

ReL

En muchos corazones en la actualidad, también entre muchos católicos, la virtud de la esperanza vacila, se tambalea y en algunos incluso se apaga. Pero Cristo Resucitado, que es bondad, compasión, misericordia y paciencia quiere infundir esperanza y un gozo renovado en todo aquel que le abra su corazón.

El padre Ed Broom, oblato de María Inmaculada y experto en temas de espiritualidad, quiere profundizar en esta virtud en un momento en el que las tormentas impiden ver el sol en el mundo de hoy.

“Quizás tengas un corazón asaltado por dudas, ansiedades, miedos, inseguridades y confusión. Si ese es el caso, la Palabra de Dios está dirigida a ti en este momento: ‘He aquí, yo estoy a la puerta y llamo. Cualquiera que abra la puerta, entraré y cenaré con ellos, y ellos conmigo’”, explica este sacerdote.

La esperanza no es un sentimiento, es algo que va mucho más allá. Entonces, ¿qué es la esperanza? La esperanza es una de las tres virtudes teologales junto a la fe y la caridad. Estas tres virtudes teologales fueron inculcadas en nuestra alma cuando fuimos bautizados. Por supuesto, como semillas plantadas en la tierra, estas virtudes deben cultivarse.

Ed Broom

El padre Ed Broom siempre alienta con sus escritos cargados de espiritualidad

Quizás la mejor manera de entender la virtud teológica de la esperanza la resume Santa Faustina, resumida en cuatro simples palabras: ¡Jesús, en vos confío! Estas palabras, grabadas al pie de la imagen de la Divina Misericordia, resumen la esencia de la virtud de la esperanza.

“Debemos poner una confianza total, constante, sin reservas y sólida en Jesús en todo momento, lugar y circunstancia. Debemos abandonar nuestras vidas al cuidado amoroso de Jesús y confiar en que Él nos ama y siempre actúa de la manera que más nos conviene, aunque no siempre entendamos los caminos de la Divina Providencia”, agrega Ed Broom.

¿De qué formas concretas se puede fomentar, reforzar y fortalecer la virtud de la esperanza en la vida concreta de cada uno? En Catholic Exchange, este religioso ofrece 10 sencillos puntos:

1. El amor de Dios cada uno

En primer lugar hay que convencerse de que Dios no es un tirano, un dictador o un jefe mezquino que quiere castigar. Al contrario, Dios es un Padre amoroso que ama a todos y cada uno con un amor eterno, inmutable, nunca sujeto a cambio. “¡Cuanto más débiles, vulnerables y miserables nos volvemos, más nos abraza Dios con Su amor! Esto lo vemos ejemplificado en la Parábola del Hijo Pródigo, que con razón puede denominarse ‘La Parábola del Padre Misericordioso’”, indica el padre Broom.

2. Envió a su hijo para salvarme

Dios Padre manifestó su amor infinito al hombre al enviar a su único hijo en la persona de Jesucristo. Jesús fue concebido en el vientre de la Virgen María, nació, vivió y fue crucificado. Luego murió y fue sepultado y resucitó de entre los muertos, todo esto por amor a cada uno de nosotros. “¡Cuán precioso eres a los ojos de Dios!”, recuerda el religioso.

3. Jesús dejó en la tierra la Iglesia: el cuerpo místico de Cristo

Otra razón para regocijarse en la esperanza es que, aunque Jesús ascendió al cielo, después de su muerte y resurrección, no dejó huérfana a la humanidad. Más bien, Jesús dejó su presencia en la Iglesia, que es su Cuerpo Místico.

4. Jesús presente en la Eucaristía

El mismo corazón y centro de la Iglesia es Jesús verdaderamente presente en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en la Misa, más específicamente en la Sagrada Eucaristía. Aquellos que creen y están en estado de gracia están invitados a recibir a Jesús en lo más profundo de su alma y experimentar la vida y la vida en abundancia.

Misa en los Picos de Europa - foto de Xavilupe en Cathopic

Misa en los Picos de Europa - foto de Xavilupe en Cathopic

5. Amistad con Jesús

En la Última Cena, Jesús llamó a los apóstoles amigos. El padre Broom recalca que Cristo “también quiere que seamos sus amigos íntimos. ¿Por qué no empezar hoy a esforzarse por cultivar un vínculo de amistad profunda, dinámica y fuerte con Jesús? Él es el amigo fiel, el amigo que nunca te fallará”.

6. El cielo nos espera

Una realidad que con demasiada frecuencia se descuida en las predicaciones y los pensamientos es la realidad del Cielo. Pese a que al rezar Padre Nuestro se evoca al Padre que “estás en los cielos” en muchas ocasiones no se medita sobre el Cielo. De cara a la esperanza, el religioso oblato recuerda que “el cielo existe. Jesús ha preparado un lugar para todos nosotros en el cielo. Este pensamiento debería inundarnos de esperanza y alegría, y estimularnos a alcanzar este preciado premio”.

7. “El Señor es mi pastor, nada me falta”

En este punto, el religioso señala que “en cualquier momento y en cualquier lugar, podemos cerrar los ojos e imaginar que estamos caminando por los prados tranquilos, apacibles y refrescantes donde Jesús, el Buen Pastor, quiere caminar con nosotros, hablarnos, escucharnos, animarnos, apoyarnos y amarnos. ¿Por qué no leer este Salmo lenta y cuidadosamente hoy? Él te está esperando pacientemente”.

Santa Faustina Kowalska

Santa Faustina Kowalska, la secretaria de la Divina Misericordia

8. Diario de la Divina Misericordia en mi alma

Por otro lado, Ed Broom confiesa que “uno de los clásicos espirituales que ha dejado una huella imborrable en mi vida en los últimos años es el Diario: Divina Misericordia en Mi Alma. Jesús eligió a la humilde monja Santa Faustina Kowalska, conocida como la secretaria de la Divina Misericordia, para comunicar al mundo uno de los mensajes más urgentes de todos los tiempos: Dios es rico en misericordia, Dios nos ama, Dios está dispuesto a perdonarnos y abrázanos en sus brazos amorosos. No puedo alentar con mayor énfasis la compra, la lectura diaria y la meditación de esta obra maestra espiritual. Uno de los frutos más exquisitos de la lectura constante, asidua y diaria del Diario será una esperanza renovada que brotará en nuestros corazones y una alegría expansiva y desbordante”.

9. Comparta su esperanza y alegría con los demás

Si se siguen las sugerencias anteriores el resultado será un aumento de la esperanza y la alegría. Sin embargo, esta esperanza y alegría no se pueden guardar para uno mismo sino que se debe compartir con los demás. “Al compartir nuestra esperanza y alegría con los demás serán iluminados y sacados del abismo del desánimo y al mismo tiempo nuestra propia esperanza y alegría se fortalecerán y crecerán aún más”, afirma el padre Broom.

10. María: nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza

La hermosa oración de la Salve dice: “Dios te salve, Reina, Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra…”. Estas son palabras de gran aliento. María es, en verdad, manantial y fuente de abundante esperanza. “Invitamos a todos a leer y meditar sobre el clásico y obra maestra mariana, Las glorias de María, de San Alfonso de Ligorio. De hecho, esta joya espiritual es un comentario sobre esta oración. Al leer, meditar y asimilar estas verdades, sin duda, nos llenaremos de esperanza y alegría, y nos convertiremos en un manantial desbordante de esperanza y alegría para los demás”, agrega el religioso.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda