Sábado, 15 de agosto de 2020

Religión en Libertad

Consejos del padre Ed Broom cuando el coronavirus ha mostrado al hombre su fragilidad y finitud

10 maneras con las que poder prepararse para estar en gracia y afrontar en paz el final de la vida

El padre Broom ofrece sugerencias para estar preparados para estar en gracia
El padre Broom ofrece sugerencias para estar preparados para estar en gracia

ReL

La pandemia del coronavirus está cobrándose miles de vidas humanas y mantiene confinadas en sus casas a cientos de millones de personas en todo el mundo. El miedo a la muerte es más palpable ahora que nunca. Y este virus ha puesto de manifiesto la fragilidad del hombre y su finitud, lo que está llevando a muchos en este momento de excepcionalidad a realizarse preguntas que antes tenían.

La muerte siempre está ahí, llegará a todos, pero el coronavirus la ha hecho más visible para todos, también para los más jóvenes. Y por ello es importante estar bien preparados por si llegara y así poder disfrutar con el Señor en el Paraíso.

El padre Ed Broom, oblato de la Virgen María y ordenado sacerdote por San Juan Pablo II, reconoce que es un tema del que cuesta hablar en este momento, pero que es necesario y urgente pues muchos seres humanos se juegan su salvación. Por ello, ofrece en Catholic Exchange 10 sugerencias concretas para ayudar a recibir las numerosas gracias que existen y así morir, cuando toque, en estado de gracia:

ed-broom

1 . Vivir cada día como si fuera el último

“¿Cuánto tiempo realmente perdemos diariamente o cuánto hemos malgastado hasta este momento en nuestras vidas? Todos los días debemos levantarnos y entregarnos totalmente a Jesús a través de María y esforzarnos por no negarle nada al Señor, imitando a Santa Teresa de Lisieux”, explica el padre Broom.

2. Huir del pecado como la peste

El coronavirus está poniendo en jaque al mundo y llevándose numerosas vidas por delante. El miedo a día de hoy al virus es enorme y esto es algo comprensible. Pero este sacerdote se pregunta si no se debería temer incluso algo peor: “¿Qué tal el temor de ofender a Dios a través del pecado? ¿Qué tal el miedo a perder el alma y morir en pecado mortal?”. Por ello, recuerda que “ciertamente un virus físico puede ser catastrófico para el cuerpo. Sin embargo, el pecado es un virus moral que se come y corrompe la fibra misma de nuestra alma, que tiene un valor infinito y eterno”.

3. Vivir en la presencia de Dios

Santa Teresa de Ávila, doctora de la Iglesia, señaló que una de las principales razones por las cuales se peca es porque la persona vive ajeno a la Presencia de Dios. Se olvida que todas las acciones, pensamientos e incluso intenciones son vistos por Dios como el sol brillando al mediodía.

4. Rezar más cada día

El padre Broom recomienda esforzarse por rezar un poco más y un poco mejor cada día. El punto clave es poder llegar a un momento de la vida en el que no se pueda vivir sin la oración. Es decir, que se convierta en una cuestión de vida o muerte en nuestra vida espiritual.

Al igual que se necesita aire para los pulmones, la oración lo es para el alma. Qué aire es para los pulmones, así que la oración es para el alma. Una persona sin oración se secará y se sofocará.

rezar

5. Reconciliarse

En el Evangelio, Jesús afirma que si antes de hacer una ofrenda en el altar esa persona tiene algo contra su hermano primero tiene que hacer las paces y sólo entonces podrá realizar la ofrenda. “En otras palabras, Jesús quiere que al menos nos esforcemos por vivir la misericordia y superar cualquier forma de resentimiento en nuestra vida”, afirma este sacerdote. Por ello, anima a recordar las palabras del poeta católico inglés, Alexander Pope: “errar es humano; perdonar es divino".

6. Nunca desesperarse, sino confiar en la misericordia de Dios

Al llegar al momento de la muerte y en esta estancia terrenal la pregunta que sugiere el padre Broom es: “¿confiamos realmente en la infinita misericordia de Dios?”. Para ello recuerda las palabras de San Pablo cuando dijo que “donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia”. Igualmente, Santa Faustina insistía en que “el peor de los pecadores puede ser el más grande de todos los santos”. Todo depende de la disposición del corazón y de tener una confianza ilimitada en que la misericordia de Dios es infinita.

7. El don de la iglesia: indulgencia plenaria

La Iglesia Católica tiene un depósito infinito de gracias que pueden recibirse por medio de las indulgencias, incluida la indulgencia plenaria. Para adquirir una indulgencia plenaria, los requisitos son los siguientes, teniendo en cuenta las disposiciones específicas que se dan ahora con el coronavirus y el confinamiento

-Confesión. Una confesión bien preparada y sacramental. En caso de no poder optar por la confesión la Santa Sede pide un acto de contrición y arrepentimiento con la intención de confesar en cuanto sea posible hacerlo.

- Oración. Si el Rosario más sagrado se recita en la familia o frente al Santísimo Sacramento, esta es una oración que puede ayudarnos a adquirir la Indulgencia Plenaria.

- Rezar por el Papa. Después del Rosario, se deben ofrecer oraciones por la intención del Santo Padre: Nuestro Padre, Dios te salve, y Gloria.

- Misa y comunión. De capital importancia es la asistencia a la Misa, la participación plena, activa y consciente en la Misa, y lo más importante, la recepción ferviente y amorosa de la Sagrada Comunión: el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad del Señor Jesús. En este caso muchas personas tan sólo pueden optar a la comunión espiritual.

- Renunciar y rechazar el pecado en su totalidad.

Si estas cinco condiciones se llevan a cabo con pureza de corazón e intención, entonces la Indulgencia Plenaria se puede adquirir perdonando no sólo los pecados sino también el castigo temporal que se acumula.

rosario

8. Nuestra Señora del Rosario

En Fátima, Nuestra Señora pidió a los niños, Jacinta, Francisco y Lucía, en cada una de las apariciones que se rezara el Rosario. “Cada vez que rezamos el Rosario nos estamos preparando para una muerte santa y feliz cincuenta veces. ¿Cómo y con qué palabras? Las últimas palabras del Ave María: ‘Ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén’. ¡Le rogamos a Nuestra Señora que esté con nosotros en esos últimos y críticos momentos para que podamos exhalar nuestra alma en las manos de Dios!”, explica este sacerdote.

9. Recibir los últimos sacramentos antes de la muerte

El padre Broom destaca “la gracia de recibir los tres sacramentos antes de morir, y el perdón Apostólico. Este es el orden apropiado: confesión sacramental seguido por la Unción de los enfermos; y finalmente, la recepción de Viático, la última Comunión antes de su partida.

Como una ventaja adicional, el sacerdote puede ofrecer el Perdón Apostólico que consiste en estas breves pero poderosas palabras: “Por los santos misterios de nuestra redención, que Dios todopoderoso te libere de todos los castigos en esta vida y en la vida futura. Que te abra las puertas del paraíso y te dé la bienvenida a la alegría eterna". 

10. ¿Qué palabras te gustaría que fueran las últimas en la Tierra?

“He pensado –reflexiona el padre Broom- en esta pregunta con cierta frecuencia y llego a esta conclusión. Quisiera que mi corazón en esos últimos momentos exprese tres sentimientos”. Son las siguientes:

-"Señor Jesucristo, ten piedad de mí, pobre pecador".

- "¡Jesús, confío en ti!"

- "¡Jesús, te amo!"  

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA