Domingo, 14 de julio de 2024

Religión en Libertad

Blog

En un mundo que se esfuerza por complacer al hombre, a este se le hace difícil mirar hacia adelante

El principio de ocio

por Repensar el mundo de hoy

Uno de los elementos que más echamos en falta como sociedad es el futuro. Parece que en un mundo que se esfuerza por complacer al hombre, a este se le dificulta ejercer su capacidad de mirar y de vivir hacia adelante.

Atento a las demandas del mercado, y de procurarse la mayor cantidad de satisfacciones posibles, el hombre contemporáneo se encuentra disminuido con respecto a imaginar lo que vendrá, pues está demasiado ocupado en conseguir su bienestar corporal y mental.

El principio de la homoestasis freudiana aparece entonces hoy en otra forma, que Viktor Frankl denomina principio de ocio: una vez saciadas las necesidades básicas –libre de tensiones- el hombre aumenta su repertorio de necesidad, en la que aparecen innumerables necesidades innecesarias.

El sumergirse en un mar de deseos, que ofrece la sociedad de autoconsumo (Lipovetsky) le hace creer, efectivamente, que escoge y que es libre. Pero lo cierto es que la sobreestimulación y la multiplicación de deseos, lleva a una saturación que atenta contra la salud mental y a una frustración espiritual -el sentimiento de no hacer lo que siento que debería hacer con mi vida-, que Frankl denomina vacío existencial.

Esto lleva, a su vez, a una distorsión en la percepción de lo real, de la capacidad que tiene el hombre de captar y de interpretar la realidad. En ella pareciera que ya no fuera capaz de encontrar el sentido de su vida, de saber qué hacer ni a dónde ir. Pues, en su día a día tan cambiante y demandante, ya no es capaz de proyectarse, de ilusionarse, de soñar.

La vida instantánea, del presente continuo, lleva a una notable desvalorización del presente, pues éste pasa a carecer de proyección. Si lo propio del hombre es vivir el presente anticipando el futuro -lo que será-, lo propio del animal y del hombre reducido a su liberación de tensiones, es conformarse con la satisfacción de lo inmediato. Y cuando el hombre pierde su carácter futurizo (Marías), el presente pierde lo más humano. Todo, en función de satisfacer necesidades, termina por dar igual.

Como consecuencia del principio de ocio, el hombre corre el peligro de caer en la monotonía, en una inercia existencial. Esto es: deja que aquello por lo que un día creyó o decidió perseguir, muera por sí solo.

Gabriel Capriles

Twitter: @gabcapriles

Blog: repensarelmundodehoy.wordpress.com

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda