Lunes, 26 de septiembre de 2022

Religión en Libertad

Blog

¿Es la meditación Zen compatible con el catolicismo?

¿Es la meditación Zen compatible con el catolicismo?

¿Es la meditación Zen compatible con el catolicismo?

por Convertidos Católicos

Se trata de otra terapia de la Nueva Era en este caso relacionada con la meditación. La palabra Zen viene del japonés y su significado es “meditar sentado”. Se trata de una escuela budista que tiene por enseñanza central lograr la plena realización del yo mediante la iluminación. Llaman “Iluminación” a un estado de la mente que se ha logrado tras eliminar de ella todos los problemas, interferencias sensoriales, pertubaciones, etc. Se logra a través de vaciarse y de concentrarse mentalmente, es una visión del interior, que da paz y gozo, y que nos lleva a la plena autorrealización personal.

Por ello esta terapia, busca alcanzar este estado de iluminación mediante la “postura zazen” junto con otra serie de ejercicios basados en la concentración, el vaciar la mente, respirar etc. Esta postura zazen es la “posición del loto”, o sea pierna derecha sobre muslo izquierdo y pierna izquierda sobre el derecho y el resto del cuerpo recto.

Una vez que la persona ya ha adquirido esta postura, ahora comienzan con los ejercicios de concentración y posteriormente con el vacío de la mente, del interior hasta llegar al estado de “iluminación”.

Digamos que la historia del zen en occidente comienza en el siglo XX y uno de los principales promotores del mismo fue Daisetsu Teitaro Suzuki que mediante sus libros y conferencias lo fue extendiendo sobre todo por Estados Unidos y Europa. Murió en 1966 en Japón, en esa fecha su filosofía budista y del zen había ya influenciado a grandes personalidades como Einstein, Jung, Heidegger etc, y se había extendido por varios países.

¿Por qué la meditación Zen no es compatible con el catolicismo? 

No hablan para nada de Dios ni tampoco creen en él. El zen profesa el Pancosmismo: Es la creencia en el Cosmo-todo, es decir el Universo y el Cosmo es todo, lo único existente y eterno. En esta creencia no queda sitio ni para Dios creador ni para que la divinidad intervenga en el mundo. Claramente sabemos que es totalmente incompatible con la fe católica que enseña que hay diferencia entre la creación y el creador (Juan 1,3).

En este método se da una gran importancia al vacio. Para el “zen” el vaciarse o ponerse en blanco, es fundamental para alcanzar los niveles más superiores y elevados. Esto lo han copiado del taoísmo, para ello meditan para aprender a vaciarse de todo. Con esto creen poder percibir todo de una manera más pura y limpia. Sin embargo el cristianismo enseña todo lo contrario, debemos llenarnos de gracia, de Dios y de fe. (Hechos 6,3; Efesios 3,19; Hechos 6,8).

La gran mística de la contemplación Santa Teresa de Avila nos enseña en que consiste la meditación y también el error de "no pensar en nada" ( dejar la mente en el vacio, vaciarse como enseña el zen):

Llamo yo meditación a discurrir mucho con el entendimiento de esta manera: comenzamos a pensar en la merced que nos hizo Dios en darnos a su único Hijo, y no paramos allí, sino vamos adelante a los misterios de toda su gloriosa vida; o comenzamos en la oración del Huerto y no para el entendimiento hasta que está puesto en la cruz; o tomamos un paso de la Pasión, digamos como el prendimiento, y andamos en este misterio, considerando por menudo las cosas que hay que pensar en él y que sentir, así de la traición de Judas, como de la huida de los apóstoles y todo lo demás; y es admirable y muy meritoria oración.

(Santa Teresa Las moradas Cap 7.10)

 Para Santa Teresa meditar no es dejar la mente en blanco, en vacio y sin pensamientos sino pensar en Dios, todo lo que nos ha dado, en los misterios de la vida de Cristo, su pasión, su muerte en la Cruz, la traición de los suyos etc. Todos estos misterios Santa Teresa invita a contemplarlos a través de la oración meditativa. Dicha oración es muy recomendable se acompañe de algún libro ( evangelio, Biblia, libro espiritual) que nos ayudará a acercarnos más a Dios, estar en un ambiente más espiritual y poder reflexionar y meditar sobre lo leido.

La tercera es, que el mismo cuidado que se pone en no pensar nada quizá despertará el pensamiento a pensar mucho. ( Santa Teresa Las moradas cap 3.6)

 Aquí nos recuerda nuevamente que es mejor pensar en mucho en la oración a no pensar en nada.  Santa Teresa paso por el problema de no pensar en nada mientras oraba y se dio cuenta del gran error que cometió, así lo narra en sus diversos libros que escribió. 

En  realidad,   todo se  fundirá  en  un  solo  problema,  algo  complejo:  es  un  error "levantar  el  espíritu  apartándolo  de  todo  lo  corpóreo"  porque  la  Humanidad  de Cristo  (corpórea)  es  indispensable  para  el  progreso  espiritual,  incluso  para  el progreso místico.

El  error  en  cuestión  tenía  visos  de  espiritualismo.  Consistía, según  ella,  en asegurar que, al llegar el orante –o el simple cristiano–a una cierta altura de la vida  espiritual,  tiene  que  optar  por  espiritualizarse  del  todo  para  entrar  en  la órbita  de  lo  divino:  dejar  de  lado  la  atención  a  lo  corpóreo;  dejar  de  lado, por tanto, la Humanidad de Jesús como motivo de oración; ir levantando el espíritu por  encima  de  todo  lo  creado; pero ella rápidamente se dio cuenta esto es un error, e incluso una traición a Cristo como la llamo en su obra  Libro de la Vida.

 

Caen en un pelagianismo ya que intentan mediante métodos de meditación borrarse a si mismo, para purificarse y llegar a la “iluminación”, esto es mediante el esfuerzo personal uno puede llegar al máximo nivel. La doctrina pelagiana enseña lo mismo, no necesitamos de Cristo, ni de la gracia, ni de los sacramentos , ni de la Iglesia, basta solo mis propias fuerzas, mi esfuerzo personal para salvarme. La Bíblia claramente condena el pelagianismo: Fil 2,13; Juan 15,5.

Su diferencia con la oración cristiana. Además, debemos tener claro el concepto de oración cristiana: “La oración es la elevación del alma a Dios o la petición a Dios de bienes convenientes”(San Juan Damasceno, Expositio fidei, 68 [De fide orthodoxa 3, 24]) (Catecismo Iglesia Católica 2559). Esto es algo no pasa en el “zen” ya que cuando práctica la meditación sentada (zen o zazen) busca quedarse quieto y tranquilo, dejar pasar todo, palabras, pensamientos, imágenes, sin comprometerse con ellos, vaciándose de todos ellos, observándote a ti y al mundo de esta forma enseñan que se puede calmar el alma y el cuerpo, es decir, tu miras hacia ti mismo no elevas tu mente y corazón a Dios como se hace en la oración cristiana.

Despreocuparse por el prójimo. Otro de los errores que tiene el Zen es que como buscas la paz espiritual, eso te lleva a despreocuparte de los problemas de los demás. Dice un profesor de meditación Zen: "Creer que uno puede ayudar es casi siempre una presunción. En el zen se enseña a los dejar a los demás en paz. Porque poco de lo que les sucede es realmente asunto tuyo. Casi todo nuestros problemas comienzan por meternos donde no nos llaman”.

Esta idea es totalmente opuesta a la caridad Cristiana. El cristiano debe interesarse por los demás, por sus problemas, ayudarle en sus dificultades tanto físicas como espirituales, esto se conoce como "obras de misericordia". La Biblia nos habla de ellas:

 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?  Isaias 58,6-7

Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que nosotros podamos dar a los que sufren el mismo consuelo que recibimos de Dios.»  ( 1 Cor 1, 3-4)

Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? 31 Él dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él Hechos 8,30-31

También es doctrina de los Santos Padres, practicar la misericordia con los demás: “No perdáis la ocasión de hacer obras de misericordia, no ocultéis los remedios recibidos(S. Gregorio Magno, Hom. 40 sobre los Evangelios) Por tanto nunca encontraremos en el cristianismo  un "desentendimiento de la cuestión social", o lo que es lo mismo" despreocupación por el prójimo en beneficio de mi paz espiritual", algo que es tan común en la filosofía oriental, y en concreto en el Zen.

Aquí en España uno de los representantes de la meditación Zen que más influencia esta teniendo a día de hoy (por su promoción en redes sociales, televisiones y otros canales de publicidad) y que además enseña este tipo de meditación dentro de la Iglesia es el Sacerdote madrileño Pablo D´ ors. Sacerdote con muchos libros escritos sobre este tema y que tiene un grupo llamado "Amigos del Desierto" donde se enseña el zen.  El obispo Jose Ignacio Munilla en un ivoox que subió en su canal, dio una excelente charla sobre la meditación Zen y en particular sobre los errores de este sacerdote. Aqui dejo el link como complemento a mi articulo:

https://www.ivoox.com/sexto-continente-2017-04-07-el-zen-es-compatible-con-audios-mp3_rf_18015399_1.html

Jesus Urones-Apologista Católico.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda