Jueves, 08 de diciembre de 2022

Religión en Libertad

Blog

Juan Pablo II y Papúa Nueva Guinea

por Misioneros en Papúa Nueva Guinea

En la entrada anterior, hemos contado brevemente la vida del beato Peter To Rot, único santo de estas tierras papuanas. Queremos ahora compartir la homilía que el Papa Juan Pablo II pronunció durante la Santa Misa de beatificación, en 1995.

 

04122_FILIPPINE1995

 

Homilía del Santo Padre Juan Pablo II
durante la beatificación de Peter To Rot

Sir John Guise Stadium, Port Moresby
Martes 17 de enero de 1995

Queridos hermanos y hermanas:

«Dichosos de vosotros, si sois injuriados por el nombre de Cristo» (1 Ped 4,13).

1. El Pueblo de Dios en Papúa Nueva Guinea repite hoy con fervor de corazón estas palabras del apóstol Pedro. Os regocijáis porque la Iglesia Universal reconoce que vuestro compatriota Peter To Rot compartió los sufrimientos de Cristo hasta el martirio y ha sido hallado digno de ser contado entre los beatos.
Con la alegría que trae esta ocasión, saludo al Pueblo de Dios en Papúa Nueva Guinea. Agradezco al Arzobispo Kurongku y a toda la Arquidiócesis de Port Moresby por la calurosa acogida que me han brindado. El Arzobispo Hesse y la comunidad católica de Rabaul hubieran querido que esta beatificación se realizara en el lugar donde vivió y fue martirizado el beato Peter To Rot. Con amor y solidaridad, mi pensamiento se dirige a todos los habitantes de New Britain, los presentes aquí y la gran mayoría que no pudieron asistir, que se han visto afectados por la reciente erupción volcánica. Saludo con alegría a todos mis hermanos en el episcopado, a todos los sacerdotes, religiosos y laicos de esta tierra y de las Islas Salomón, y a los que han venido de otras islas del vasto Pacífico, y de Australia y Nueva Zelanda. Extiendo mi mano en amistad a nuestros hermanos y hermanas de otras iglesias cristianas y comunidades eclesiales. Agradezco a todas las autoridades civiles por su presencia en esta solemne ceremonia.
El primer Beato de Papúa Nueva Guinea abre una nueva época en la historia del Pueblo de Dios en este país. El martirio siempre ha formado parte de la peregrinación del Pueblo de Dios a lo largo de la historia. En la lectura del Antiguo Testamento de esta misa, el Segundo Libro de los Macabeos cuenta la historia de la fidelidad inquebrantable de Eleazar a la santa ley de Dios, su disposición a aceptar la muerte en lugar de comprometerse con el mal. Ante la prueba suprema, dice: «El Señor, que posee la ciencia santa, sabe bien que, pudiendo librarme de la muerte, soporto flagelado en mi cuerpo recios dolores, pero en mi alma los sufro con gusto por temor de él» (2 Mac 6,30).

Kopieren_4_052


Asimismo en el Nuevo Testamento. Comenzando por el diácono Esteban (cf. He 7,54-60) y el apóstol Santiago (Ib. 12,1-2), el Nuevo Testamento registra que una «gran nube de testigos» (cf. Heb 12,1 ) dieron su vida para profesar su fe en Cristo y su amor intransigente por él. Y a lo largo de los siglos, se han escrito en cada generación páginas gloriosas del Martirologio de la Iglesia. Los hijos e hijas de muchas Iglesias de Asia están inscritos en «los archivos de la Verdad escritos con letras de sangre» (Catecismo de la Iglesia Católica, 2474). Yo mismo he tenido la gracia de canonizar a los mártires coreanos y vietnamitas. También podemos recordar a san Pablo Miki y sus compañeros, martirizados en Japón; Lorenzo Ruiz, el primer santo de Filipinas; y san Pedro Chanel, que sufrió la muerte de un mártir en las Islas del Pacífico.
A lo largo de este siglo los «testigos fieles» han estado presentes en gran número (Cf. JUAN PABLO II, Tertio Millennio Adveniente, 37). ¡Las guerras, los campos de concentración y la intolerancia de nuestro tiempo han producido una rica cosecha de mártires en muchas partes del mundo! También en Papúa Nueva Guinea, donde hubo muchos cristianos pertenecientes a las diversas Iglesias y comunidades eclesiales que dieron el testimonio supremo. Hoy, su compatriota, Peter To Rot, un hijo honrado del pueblo tolai, un catequista de New Britain, ha sido incluido entre ellos. La Iglesia en todas partes canta alabanzas a Dios por este nuevo don.

2. Los sufrimientos causados por la reciente trágica erupción han acercado a la comunidad cristiana de New Britain al mártir Peter To Rot. En el plan salvífico de Dios, «el sufrimiento, más que todo lo demás, hace presente en la historia de la humanidad la fuerza de la Redención» (JUAN PABLO II, Salvifici Doloris, 27). Así como el Señor Jesús salvó a su pueblo amándolo «hasta el extremo» (Jn 13,1), «hasta la muerte de cruz» (cf. Fil 2,8), así también sigue invitando a cada discípulo sufrir por el Reino de Dios. Unido a la Pasión redentora de Cristo, el sufrimiento humano se convierte en instrumento de madurez espiritual y en magnífica escuela de amor evangélico.

004_JPIIPapuaNew_Guinea

3. El beato Peter comprendió el valor del sufrimiento. Inspirado por su fe en Cristo, fue un esposo devoto, un padre amoroso y un catequista dedicado conocido por su bondad, amabilidad y compasión. La misa y la sagrada comunión diarias, y las frecuentes visitas a Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento, lo sostuvieron, le dieron sabiduría para aconsejar a los desanimados y coraje para perseverar hasta la muerte. Para ser un evangelizador eficaz, Peter To Rot estudió mucho y buscó el consejo de sabios y santos «grandes hombres». Pero sobre todo, oró: por sí mismo, por su familia, por su pueblo, por la Iglesia. Su testimonio del evangelio inspiró a otros, en situaciones muy difíciles, porque vivió su vida cristiana con tanta pureza y alegría. Sin saberlo, se fue preparando a lo largo de su vida para su mayor ofrenda: muriendo cada día a sí mismo, caminó con su Señor por el camino que conduce al Calvario (cf. Mt 10,38-39).

4. En tiempos de persecución, la fe de las personas y de las comunidades es «probada por el fuego» (1 Ped 1,7). Pero Cristo nos dice que no hay razón para tener miedo. Los perseguidos por su fe serán más elocuentes que nunca: «No seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre que hablará en vosotros» (Mt 10,20). Así fue para el beato Peter To Rot. Cuando la aldea de Rakunai fue ocupada durante la Segunda Guerra Mundial y después de que los heroicos sacerdotes misioneros fueran encarcelados, asumió la responsabilidad de la vida espiritual de los habitantes del pueblo. No sólo continuaba instruyendo a los fieles y visitando a los enfermos, sino que también bautizaba, asistía a matrimonios y guiaba a la gente en la oración.
Cuando las autoridades legalizaron y alentaron la poligamia, el Beato Pedro sabía que iba en contra de los principios cristianos y denunció con firmeza esta práctica. Debido a que el Espíritu de Dios moraba en él, proclamó sin miedo la verdad sobre la santidad del matrimonio. Se negó a tomar el «camino fácil» del compromiso moral. «Tengo que cumplir con mi deber como testigo de la Iglesia de Jesucristo», explicó. El miedo al sufrimiento y a la muerte no lo detuvo. Durante su encarcelamiento final, Peter To Rot estaba sereno, incluso alegre. Le dijo a la gente que estaba dispuesto a morir por la fe y por su pueblo.

5. El día de su muerte, el beato Peter pidió a su esposa que le trajera su crucifijo de catequista. Lo acompañó hasta el final. Condenado sin juicio, sufrió tranquilamente su martirio. Siguiendo las huellas de su Maestro, el «Cordero de Dios que quita el pecado del mundo» (Jn 1,29), también él fue «llevado como cordero al matadero» (cf. Is 53,7).¡Y sin embargo este «grano de trigo» que cayó silenciosamente en la tierra (cf. Jn 12,24) ha producido una cosecha de bendiciones para la Iglesia en Papúa Nueva Guinea!
Sí, la sabiduría del Evangelio nos dice que la vida eterna viene por la muerte, y la verdadera alegría por el sufrimiento. ¡Para comprender esto hay que juzgar según los criterios de Dios y no de los hombres (Cf. Mt 16,23)! La lectura de esta mañana de la Primera Carta de Pedro dice: «Dichosos de vosotros, si sois injuriados por el nombre de Cristo, pues el Espíritu de gloria, que es el Espíritu de Dios, reposa sobre vosotros» (1 Ped 4,14). Estas palabras se aplican a Peter To Rot. Describen la «bienaventuranza» particular de aquellos «de toda raza y lengua y pueblo y nación» (Ap 5,9) que sufren el martirio en cada época de la Iglesia. A los ojos de Dios, los perseguidos por su fidelidad al Evangelio son verdaderamente bienaventurados, porque su «recompensa es grande en los cielos» (Mt 5,12).

100_5351

6. Estoy particularmente feliz de que haya muchos catequistas aquí de todas partes de Papua Nueva Guinea. Vosotros, queridos catequistas, sois «testigos directos y evangelizadores insustituibles... la fuerza básica de las comunidades cristianas» (JUAN PABLO II, Redemptoris missio, 73). Desde el principio, la labor de los catequistas laicos en Papua Nueva Guinea ha dado «una ayuda singular y enteramente necesaria para la propagación de la fe y de la Iglesia» (Ad Gentes, 17). En nombre de toda la Iglesia os doy las gracias por la obra sagrada que estáis realizando. Que Dios recompense y bendiga a cada uno de ustedes.
El ejemplo del mártir habla también a las parejas casadas. El beato Peter To Rot tenía la más alta estima por el matrimonio, e incluso ante grandes peligros personales y oposición, defendió la enseñanza de la Iglesia sobre la unidad del matrimonio y la necesidad de la fidelidad mutua. Trataba a su esposa Paula con profundo respeto y rezaba con ella mañana y tarde. A sus hijos les tenía el máximo cariño y pasaba todo el tiempo que podía con ellos. Si las familias son buenas, vuestros pueblos serán pacíficos y buenos. ¡Mantened las tradiciones que defienden y fortalecen la vida familiar!

7. Un saludo especial a los numerosos jóvenes que están aquí. El beato Petro es un modelo también para vosotros. Os muestra que no os preocupéis sólo de vosotros mismos, sino que os pongáis generosamente al servicio de los demás. Como ciudadanos, debéis sentir la necesidad de trabajar para mejorar vuestro país, y para que la sociedad se desarrolle en la honestidad y la justicia, la armonía y la solidaridad. Como seguidores de Cristo guiados por las verdades del evangelio y las enseñanzas de la Iglesia, edificad sobre la roca sólida de la fe y cumplid vuestro deber con amor. No tengáis miedo de comprometeros en la tarea de hacer conocer y amar a Cristo, especialmente entre las muchas personas de vuestra edad, que constituyen la mayor parte de la población.

8. Para la Iglesia de Papúa Nueva Guinea, la beatificación de Peter To Rot abre un nuevo período de madurez cristiana. En la historia de la Iglesia local en cualquier país, el primer mártir nacido en el país marca siempre un nuevo comienzo. Por eso, como Pastor de la Iglesia universal, he deseado fervientemente compartir con vosotros esta gran alegría y unirme a vosotros en la acción de gracias a Dios por el primer Beato de Papua Nueva Guinea.
A la intercesión del nuevo beato deseo encomendar con especial afecto al pueblo de Bougainville, que desde hace seis años sufre las trágicas consecuencias de la violencia, la guerra y la destrucción. Dirijo una palabra especial de aliento al obispo Gregory Singkai ya la Iglesia de Bougainville, que soportan una pesada carga física y espiritual. Hago un llamado sincero a todas las partes en esta disputa para que negocien un arreglo con un espíritu de buena voluntad y apertura constructiva. Rezo para que las discusiones que se han iniciado recientemente conduzcan pronto a una paz justa y duradera, con respeto por las legítimas aspiraciones y derechos de todos los interesados. Que prevalezca una vez más la reconciliación y la armonía, para que pueda comenzar la reconstrucción que todos anhelan.
A la gente de New Britain, compatriotas del beato Pedro To Rot, mártir y catequista de Rakunai, repito las palabras de la Carta de Pedro: «Dichosos de vosotros, si sois injuriados por el nombre de Cristo» (1 Ped 4,13). ). Vuestra reciente tragedia os ha hecho parecidos a vuestro mártir, diferentes en el tipo de sufrimiento que os ha tocado vivir, pero como él configurados a la Pasión y Muerte del Señor. Jesús crucificado es el signo del amor inagotable de Dios por cada uno de sus hijos, por todos y cada uno de vosotros.
Quiero que recordéis siempre a Peter To Rot. Debéis pensar siempre en su fe, debes pensar siempre en su vida en la familia, debéis pensar siempre en su obra de catequista. Porque Peter To Rot nos muestra el camino. Él nos muestra el camino a todos nosotros, pero especialmente a las familias aquí en Papúa Nueva Guinea, y a los jóvenes y a todos aquellos hombres y mujeres que predican la palabra de Dios a la gente.
¡Alegraos! ¡Que vuestra tristeza se convierta en alegría! Amén.

Mis hermanos y hermanas de Papua Nueva Guinea, de las Islas Salomón, comparto profundamente con ustedes esta beatificación. El primer beato de vuestro país, de vuestro pueblo, de vuestra Iglesia. Mis felicitaciones a todos y cada uno de ustedes, a los obispos, a los sacerdotes, misioneros, catequistas, a todos los catequistas, gran fiesta de todos los catequistas en todo el mundo, sus familias... Y que Dios los bendiga a vosotros y a sus familias, y a vuestros catequistas y a todos vosotros, a cada uno de vosotros, la Iglesia y la sociedad.
¡Alabado sea nuestro Señor Jesucristo!
¡Muchos gracias!

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda