Lunes, 22 de abril de 2019

Religión en Libertad

Blog

Gloria a Dios en el cielo

por Creo, Señor, aumenta mi fe

TAGS:

La comunidad, al sentirse perdonada por la misericordia divina, entona el himno del Gloria. “Un himno antiquísimo y venerable con el que la Iglesia, congregada por el Espíritu Santo, glorifica a Dios Padre y glorifica y le suplica al Cordero”.

El himno retoma el canto de los ángeles en el nacimiento de Cristo.

A continuación, viene la oración “colecta”. Expresa la calidad concreta de cada Eucaristía. El sacerdote nos invita a la oración: Oremos. Guarda un momento de silencio. “Con la invitación ‘Oremos’, el sacerdote insta al pueblo a recogerse con él en un momento de silencio, con el fin de tener conciencia de estar en la presencia de Dios y hacer emerger, a cada uno en su corazón las intenciones personales con las que participa en la Misa. El sacerdote dice ‘Oremos’; y después viene un momento de silencio y cada uno piensa en las cosas que necesita, que quiere pedir en la oración”.

Este silencio nos ayuda a situarnos y centrarnos en la Eucaristía que estamos celebrando. “Por tanto, antes de la oración inicial, el silencio ayuda a recogerse en nosotros mismos y a pensar por qué estamos allí. De aquí la importancia de escuchar nuestro ánimo para abrirlo después al Señor. Tal vez venimos de días de cansancio, de alegría, de dolor y queremos decírselo al Señor, invocar su ayuda, pedir que nos esté cercano; tenemos amigos o familiares enfermos o que atraviesan situaciones difíciles; deseamos confiar a Dios el destino de la Iglesia o del mundo”.

El Papa recomienda especialmente a los sacerdotes que guarden este momento de silencio: “Recomiendo vivamente a los sacerdotes observar este momento de silencio y no ir de prisa: ‘Oremos’ y que se haga silencio… sin este silencio corremos el riesgo de descuidar el recogimiento del alma. El sacerdote recita esta súplica, esta oración colecta, con los brazos extendidos y actitud orante; está asumido este gesto desde los primeros siglos- como dan testimonio los frescos de las catacumbas romanas- para imitar a Cristo con los brazos abiertos sobre la madera de la cruz. Y allí, Cristo es el Orante… En el crucifijo reconocemos al Sacerdote que ofrece a Dios la oración que desea, es decir, la obediencia filial”.

Termina el papa haciendo una alusión a la misma oración. Algunas veces se ha dicho que son demasiado anónimas. El papa Francisco señala su verdadera naturaleza: “En el Rito Romano, las oraciones son concisas, pero ricas en significado: ¡se pueden hacer tantas meditaciones sobre estas oraciones! ¡Muy hermosas! Volver a meditar los textos, incluso fuera de la Misa, puede ayudarnos a aprender cómo dirigirnos a Dios, qué pedir, qué palabras usar. Que la liturgia pueda convertirse para todos nosotros en una verdadera escuela de oración”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA