Viernes, 09 de diciembre de 2022

Religión en Libertad

Blog

Salvados por la belleza

por Cuestión de vida

La belleza es un atributo de Dios, la belleza nos lleva a Dios, lo bello es bueno, es santo, nos acerca a quien es la fuente de toda belleza.

La música, como cualquier otro arte, busca la belleza y la expresión del alma humana y como ningún otro arte es capaz de transmitir y de cambiar nuestro estado de ánimo, trasportarnos casi mágicamente.

¿Y por qué digo esto? Porque la música en nuestras iglesias no es bella, no es litúrgica, no nos lleva a Dios y no nos pone en actitud de oración. Es más, a mí me produce indignación, pero santa indignación porque son los intereses de Dios y porque mi indignación no es contra las personas que cantan en los coros de las parroquias que hacen lo que buenamente pueden y saben.

En mis años mozos hubo una tendencia a coger canciones populares y cambiarles la letra y convertirlas en canciones de misa, y a pesar de que a priori puede parecer buena idea, puesto que así se suponía que la gente ya se sabía la música, aprendía la letra y listo, fue nefasto. Desgraciadamente, esas mismas canciones de mis años mozos se siguen cantando en misa exactamente igual, aunque ya no sean populares.

Vamos primero con la música y luego con la letra. La música transmite algo por ella misma, no solo por lo que dicen las palabras. Si oímos una sinfonía que no tiene letra o una ópera que sí tiene letra, pero no se entiende nada en el 99% de los casos, pues nos lleva a países lejanos, a tiempos lejanos, trasmite alegría, tristeza, drama, incluso terror, por la misma música. Pues una canción de los Beatles, de Simon y Garfunkel o de El rey León o de La sirenita, independientemente de la letra, solamente por la misma música, pues nos trasmiten los sentimientos y circunstancias para los que se compusieron y serán buenísimas, pero desde luego muy distantes al santo sacrificio de la Misa.

Vamos ahora con la letra. Hay canciones que en celebraciones en un colegio de infantil y primaria tendrán una letra poco profunda, pero que serían, diríamos, aceptables. Pero en una celebración de misa dominical la letra de esas canciones suena a Barrio Sésamo y yo me siento absolutamente ridícula cantándolas y ya cuando tienen coreografía como 'La Macarena' quisiera que la tierra me tragara.

Y la segunda parte de la letra, las canciones sentimentales en las cuales todo es: 'yo siento, yo dejo de sentir, yo esto y yo aquello' y es que es puro antropocentrismo, no hace referencia a Dios ni quiere alabar ni adorar a Dios

La liturgia no es para que nos guste a nosotros, es culto a Dios, y para el culto a Dios hay que buscar lo bello, lo más bello que podamos hacer, para adorarle, para alabarle, para que eleven el alma humana a la espiritualidad y ayuden a la oración y al recogimiento.

Para que las canciones en la Iglesia sean dignas no hace falta que toda la población sepa lenguaje musical y técnica vocal, ni que la persona que ayude en el micrófono sea Montserrat Caballé, pero creo un mínimo de afinación y un mínimo de sentido litúrgico a la hora de elegir los cantos sería muy recomendable.

La liturgia no es cualquier cosita sin importancia, es el centro de la vida de la Iglesia, es la fe que celebramos y vivimos, es el culto a Dios, ¿no merece la pena que la cuidemos?

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda