Martes, 20 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Blog

[21.10] 08. San Antonio Mª Claret en Sallent y en Vic

por Victor in vínculis

Sallent, cuna de San Antonio Mª Claret, foco anarquista
San Antonio Mª Claret y Clará nacía en 1807 en la villa de Sallent, a 14 kilómetros al norte de Manresa. Centro fabril a orillas del Llobregat, al comenzar a explotarse las potasas a primeros de siglo XX, aumentó su población con la llegada de mineros de Figols, Mazarrón y Huelva, entre estos últimos, el abuelo de la actual dirigente de la C.U.P. la sallentina Anna Gabriel, un cenetista que vino de las minas de Riotinto (Huelva). El frio clima religioso de la ciudad se convirtió ya en abiertamente anticlerical.

Los historiadores llaman Revuelta de l'Alt Llobregat o Sucesos de Fígols de 1932, a la huelga general, de carácter revolucionario, que tuvo lugar entre el 18 y el 23 de enero de 1932 y que tuvo un seguimiento muy importante en los sectores minero y textil. La protesta se inició en Berga y llegó a las minas de Fígols, donde los anarquistas proclamaron el comunismo libertario.
 

Feudo del anarquismo, allí residió su mentor José López Montenegro, expulsado del ejército, intendente militar de la acción cantonalista de Cartagena, que marchó a París y luchó en la Comuna, y a su vuelta se afincó en Sallent, donde fundó el periódico Los Desheredados Prolífico escritor ácrata, era con Anselmo Lorenzo, obligado mitinero en todo acto anarquista en Cataluña y Aragón. Miembro de la logia los Hijos del Trabajo, estableció en Sallent una escuela laica, dirigida y continuada luego por la masonería comarcal.

EL MONUMENTO AL PADRE CLARET DE 1906
La erección del monumento destinado a recordar a los sallentinos a un hijo ilustre, es debido a la iniciativa del reverendo cura párroco doctor don Pedro Pi quien, secundado por el Ayuntamiento… Su inauguración se efectuó en Sallent a las cuatro de la tarde del día 28 del mes último”. La noticia y la foto aparecen en la revista La Hormiga de Oro del 10 de noviembre de 1906:
 

“La estatua tiene una altura de dos metros. El P. Claret aparece sentado en una torre (Iglesia) enseñando el catecismo a un niño. A sus pies aparecen las encrespadas olas del mar (impiedad), tratando inútilmente de socavar los cimientos de la Iglesia. Un fantástico dragón, símbolo del pecado, resbala moribundo y vencido sobre una ola gigantesca del irritado mar”.

En la bendición estuvo el Obispo de Vic, doctor José Torras y Bages.
 
Pasaran los años, y en el peor ambiente anticlerical, el 6 de octubre de 1934 Luis Companys proclama el Estado catalán dentro de la República federal española, y los anarcosindicalistas de la Alianza Obrera de la cuenca del Llobregat proclamaron la República catalana, incendiaron la iglesia de Navás y asesinaron a su párroco Mosén Morta.

 

Mosén Josep Morta Soler (L´Ametlla de Merola 1867- Navàs 1934), había sido ordenado sacerdote en 1901. Ejerció diversos cargos como prefecto del Seminario de Vic, ecónomo de Massanés, Miralcamp, Viver de Segarra o de Pujol del Planes, donde en 1911 fue nombrado rector.

En 1926 fue trasladado a Navás (Barcelona) y ejerció su ministerio hasta que fue asesinado. La revuelta de Esquerra Republicana de Cataluña y de Companys el 6 de octubre de 1934 con su aventura revolucionaria de proclamación del Estat Català, antecedente de las proclamas comunistas que querían extenderse a todo España, solo ocasionaron destrucción y muerte. En Navás los revolucionarios del Estat Català y de ERC quisieron intentar matar a todos los de derechas del pueblo, pero centraron su odio en el párroco. Mosén Morta fue detenido y torturado en la plaza de la iglesia y conducido por las calles del pueblo. Su cadáver destrozado, como si fuera un trofeo, fue salvajemente ultrajado por las calles de Navás y lanzado por encima de la tapia del cementerio.

Esa misma noche el alcalde Ramón Serra y Camps, decidió por su cuenta enfrentarse con los criminales y consiguió expulsar del pueblo a los revolucionarios y asesinos, que huyeron cobardemente.
 


El alcalde Serra armó a los militantes de derechas y consiguió el restablecimiento del orden, hasta la llegada de los Mozos de escuadra, al cabo de cinco días, que detuvieron a los acobardados cabecillas revolucionarios, que fueron Gaietà Mercadé, Pasqual Sensada, Josep Farré, Adjutori Palau, Ramon Torrens, Casimiro Ambrós Esquius y el infausto maestro Juan Teruel Munnera.

Traducido de la página:

https://catxhis.wordpress.com/2013/06/02/mossen-morta-navas-1934/

Curiosamente el alcalde actual es de la CUP. No sé si durará mucho la calle dedica a Mosén Morta…


En Sallent se suspendieron los festejos por la beatificación en Roma de su ilustre paisano Antonio Mª. Claret, y las turbas arrancaron la cabeza de su estatua y la lanzaron a la riera.
 


La Vanguardia del 18 de diciembre nos explica: "el monumento al beato Padre Claret, que fue mutilado la noche del 6 de octubre, y que acaba de restaurarse".
 

Dos años después, en julio de 1936, destruirían todo el monumento. Tras la guerra civil se volvería a levantar. El No-Do del 1 de octubre de 1951 daba la noticia de la inauguración del monumento.
 

Incluso se hicieron sellos postales con el rostro de San Antonio Mª Claret. Este matasellos nos da la fecha exacta:
 


EL CUERPO DE SAN ANTONIO Mª CLARET
Para los Claretianos -como podemos leer en www.claret.org-, Vic (Vich como se escribía antes) es su Ciudad Santa. «En ella nació la Congregación. Ella guardaba los restos del Fundador: San Antonio María Claret [muerto el 24 de octubre de 1870 en el monasterio francés de Fontfroide (Francia), sus restos mortales se trasladaron a Vic en 1897]. Su Casa Misión, Casa de Ejercicios Espirituales y noviciado, constituían un centro de espiritualidad intensa, y por aquella comunidad habían pasado muchos misioneros santos… La revolución se iba a cebar en ella de modo despiadado. De la iglesia de la Merced no quedaría piedra sobre piedra. Casa y Noviciado serían incendiados. Los restos del Padre Claret -buscados con odio más que cualquier sacerdote vivo- se salvarían, gracias a Dios, bien escondidos en la casa vecina de la familia Bantulá».
 

La Hormiga de Oro, con motivo de “las solemnísimas fiestas en honor del beato Padre Antonio Claret, fundador del Instituto Cordimariano” publica el 17 de mayo de 1934 esta foto. Se trata del tribunal eclesiástico que presencia la vestición y colocación del cuerpo del Beato Padre Claret en la urna. De ahí saldría para “el cajón del carpintero” en el episodio que ya contábamos días atrás. La urna fue trasladada a la catedral de Vic para el pontifical solemne que presidió el siervo de Dios Manuel Irurita Almandoz, obispo de Barcelona.
 

El cuerpo del P. Claret en casa del carpintero
El P. Bertrams, vicepostulador de la causa y custodio del sepulcro del fundador que en previsión había encargado construir un gran cajón al carpintero Miguel Bantulá, pensó llegado el momento de salvar su cuerpo. Mandó al P. Brossa a por la autorización del Prelado. Era el 20 de julio de 1936 y el peligro era más que real.

Milicianos armados merodeaban frente a la puerta de la iglesia, y el P. Brossa no volvía, por lo que el P. Bertrans, consciente de que romper los sellos episcopales lacrados sin autorización del obispo acarreaba excomunión, dijo a los presentes: -Las normas jurídicas no rigen en situaciones de necesidad; no hay tiempo que perder, me hago cargo de todas las excomuniones, y cuenta que “corté los sellos, y con la ayuda de otros dos Padres, sacamos el cuerpo del Beato, lo doblamos, y envuelto con el mantel del altar, lo llevamos a la sacristía donde esperaba el Sr. Bantulá, y lo depositamos con sus vestidos episcopales en la gran caja de madera”.

Por fin llegó el P. Brossa con la autorización del Obispo, acompañado del Provicario General. Identificado el cuerpo se cerró el cajón y se lacraron de nuevo los sellos. Juraron todos guardar secreto sobre su paradero, y hacia las seis de la tarde el carpintero Bantulá, cargando al hombro la caja envuelta en una manta, salió pausadamente por la puerta principal del convento sin que ningún miliciano se percatase. Llevó la caja a su casa, y la enterró en el huerto.


Canonización en 1950
Tras la beatificación, el 25 de febrero de 1934, los claretianos se preocuparon inmediatamente de continuar el proceso hacia su canonización. El 7 de mayo de 1950 Antonio María Claret fue canonizado por Pío XII. La Basílica de San Pedro estaba repleta de peregrinos.
 

En la imagen procesión de la urna que contenía el cuerpo del P. Fundador, en Vic, con motivo de su canonización. Bajo estas líneas una fotografía de la segunda mitad del siglo XX.
 

El Templo-sepulcro de San Antonio María Claret de Vic, fue proyectado por Josep Maria Ribas (1899 - 1959) y acabado por Manuel Ribas (1925 - 2013). Fue construida entre 1957 y 1970. En 1999, tras finalizar las obras de remodelación del templo claretiano de Vic, la nueva urna que guarda el cuerpo del fundador de los claretianos fue colocada en la cripta.
 

Su moderno sepulcro, reminiscencia del Barroco romano, es obra de marquetería del artista Domènec Fita (1927), con una expresiva simbología.
 

Fita es el escultor de la imagen de San Antonio Mª Claret en la Sagrada Familia de Barcelona, donde gozosamente se celebró el pasado sábado la beatificación de 109 claretianos mártires.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA