Lunes, 17 de junio de 2024

Religión en Libertad

Blog

Carta de un alumno a su profesora

por La Columna del #CoronelPakez

 

Va a ser un escrito necesariamente largo porque podría ser razonablemente corto: si no hay metodología para la crítica, si es personal, si es un territorio nómada, si depende de subjetivismos de cualquier índole, a su presentación de una mujer de avanzada edad desnuda y otra orinando, con la presunción de que eso es arte, mi respuesta sería tan simple como arrojar un refresco de limón sobre los papeles de su mesa de despacho, fotografiarlos y decir que el perjuicio que le he causado también es arte. No puede haber nada más subjetivo que eso. Si fuese un dadaísta posiblemente mi respuesta a su discurso sería un simple eructo. Pero no soy ni dadaísta, ni maleducado, ni relativista ni feminista, ni nihilista; y podría haber sido comunista si no hubiese pervertido el feminismo los escritos de Marx y de Engels. Ahora le voy a citar a un discípulo de C. S. Lewis. Christopher Derrick, quien en su libro ‘’Huid del escepticismo’’, escribe: 

‘’No, no puedo demostrar que los patos son patos o que los cerdos son cerdos, o que hay similitudes y diferencias entre los patos y los cerdos capaces de ser expresadas en términos verdaderos. Una prueba así no es necesaria y mucho menos posible. Las cuestiones de ese género no son de orden filosófico; requieren la presencia o ausencia de una salud mental básica, general, que haga posible la filosofía (o cualquier otra actividad coherente). He sugerido antes que determinados problemas psicológicos podrían solventarse con una intervención de tipo filosófico: quiero sugerir ahora que el escepticismo sistemático, o el relativismo creído a fondo, es una condición patológica que requiere una intervención o una ayuda de tipo psiquiátrico. (…) Si los profesores mantuvieran la misma postura escéptica y llevaran su vida corriente basándose en una verdadera DUDA epistemológica, serian vistos inmediatamente como casos psiquiátricos’’. 

El texto es de 1977. Como sabe, los feminismos radicales llevaban más de dos décadas en las universidades americanas señoreando las cátedras. En España siempre llevamos 50 años de retraso en todo. No me gusta recibir una formación tan anticuada, vendida como progresista. Los cuestionamientos y las crisis actuales en el feminismo -sobre todo con los colectivos LGTBI y las teorías QUEER y TRANS- son asuntos que me importan poco, entre otras cosas, porque me importan muy poco esos engendros intelectuales que tanta sangre han derramado y que se llaman ideologías. Si me he apuntado a esta carrera es, por este orden: por amor a la libertad, a la belleza y a la tradición.  

Podría extenderme, como católico, en que no hay libertad sin belleza, pero esta carta se haría demasiado larga. En cuanto a la tradición, quiero aprender cómo ha evolucionado la crítica de arte, no sólo desde la visión ideológica feminista, o liberal, o ilustrada, o marxista, sino desde la óptica de quienes durante 2.000 años han conseguido los mayores logros artísticos de la humanidad, es decir, los cristianos. No puedo entender, no ya las catedrales, sino a Marc Chagall o a Tàpies -por no citarle a autores ‘’clásicos’’- sin un conocimiento bíblico judaico en el primer caso y sin un conocimiento de las religiones orientales en el segundo. La simbología de la cruz en Tàpies es tan evidente como contínua en su obra. Y no lo es siempre con significado cristiano. 

Es decir, necesito la libertad de poder elegir, entre los conocimientos que usted me ofrezca -que para eso pago- aquellos que me sirvan para formarme un criterio personal de elevado rigor, más allá de imposiciones ideológicas concretas basadas en corrientes que circulaban en las universidades americanas en los años 50. No me interesa. Chagall está por encima de todo eso. También necesito que me ilustre sobre las condiciones que el mercado especulativo del arte impone a la crítica. He investigado. Y sé que quienes deciden en el mundo qué cuadro es de Goya y qué cuadro no es de Goya son una experta en el Prado y otra experta en la galería Christies o Sothebys de Londres. ¿Qué relación tiene todo eso, qué poder, qué intereses económicos hacen que un Goya real pueda ser dictaminado como falso? ¿O que un determinado ‘’artista’’ moderno escandalizante sea encumbrado en los medios y en las universidades para que alguien haga negocio con él? Necesito conocer este tipo de mecanismos.  

Por mi parte, la vinculación entre feminismo y capitalismo está clarísima cuando las grandes compañías multinacionales literalmente abanderan este tipo de causas ideológicas.  

Espero con ello haber dejado clara mi postura. Haciendo uso de mi libertad de pensamiento y de expresión le pediría que no me obligue a leer ideología pasada de moda y adoctrinante para evaluarme. Si no cree que no es adoctrinante, le puedo adjuntar muchos de los mensajes insultantes que he recibido de algunas de sus alumnas y compañeras de la universidad, todas sometidas al pensamiento único actual, que es el de usted y el de tantos profesores, periodistas e intelectuales en este país. Le aseguro que, en 2023, el disidente, el resistente, el paria, soy yo. 

Me acogeré a la evaluación única. Le haré el trabajo académico o el examen que usted considere y espero ser evaluado con aquellos criterios que hacen a un ser humano distinguir objetivamente lo que es un cerdo de lo que es un pato.  

Muchísimas gracias. 

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda