Sábado, 04 de abril de 2020

Religión en Libertad

Blog

La ciencia y la fe se encontraron a los pies de la Virgen: Alexis Carrel

por Alberto Royo Mejia

Alexis Carrel nació en Lyon en 1873, de familia rica de comerciantes. Habiéndose quedado huérfano de padre, a los cinco años tuvo que dejar la ciudad de Lyon para ir a vivir en el campo con su madre. Años después regresará a Lyon para hacer los estudios secundarios y posteriormente asistir a la Facultad de Medicina. Precisamente en aquellos años de estudios universitarios abandonó las convicciones religiosas que había recibido en familia y abrazó la filosofía materialista y positivista.

Sin embargo, siempre mantuvo una profunda nostalgia de las certezas de su infancia, sobre todo se daba cuente de la ansiedad que le causaban sus nuevas creencias positivistas, pues eran incapaces de dar una respuesta convincente a la pregunta sobre el sentido de la vida y la muerte. Él mismo, después de su conversión, escribió sobre aquella época (hablando de sí en tercera persona): “absorbido por los estudios científicos, fascinado por el espíritu de la crítica alemana, [Carrel] se había convencido poco a poco que más allá del método positivo, no hay certeza alguna. Y sus ideas religiosas, destruidas por el análisis sistemático, lo habían abandonado, dejándole el recuerdo dulce de un sueño delicado y hermoso. Por ello había encontrado refugio en el escepticismo indulgente (…) La búsqueda de las esencias y las causas parecía vana, sólo el estudio de los fenómenos era interesante. El racionalismo satisfacía totalmente su mente, pero en el fondo de su corazón se escondía un dolor secreto, la sensación de ahogo en un círculo demasiado pequeño, esto es, la insaciable necesidad de certeza.

En esos años, en los círculos médicos franceses, tema común de discusión era Lourdes y los milagros que allí ocurrían. Había quienes creían y quienes eran profundamente escépticos. En 1894, el famoso escritor Emile Zola, después de haber estado en Lourdes y haber sido testigo de acontecimientos inexplicables, escribió un libro en el que negaba rotundamente la veracidad de las apariciones. También Carrel, en su positivismo, estaba convencido de que los de Lourdes eran sólo falsos “milagros”, que en realidad eran curaciones fruto de la autosugestión.

Pero quería ir a ver por ti mismo y, en 1902, decidido participar como médico en una peregrinación, una oportunidad que le ofrecido un colega médico que por un contratiempo tuvo que abandonar en el último minuto. De este viaje de Alexis Carrel surgió un libro que tendría el título de “Viaje a Lourdes”.

Nuestro protagonista viajaba de incógnito. Pocos sabían su identidad, pues él solamente quería constatar lo que allí ocurría y ayudar a los pacientes que pudiese. En su compartimiento del tren había una mujer, Marie Ferrand (así la llama él en su libro, pero en realidad su nombre real era Marie Bailly), cuyo estado era de extrema gravedad: tenía el vientre hinchado, la piel traslúcida, las costillas que le sobresalían, una bolsa de líquido que ocupaba la región umbilical, fiebre alta, hinchazón de las piernas, el corazón acelerado, etc. Se trataba de una peritonitis tuberculosa, que le producían a la paciente dolores terribles.

En el tren el doctor Carrel le puso una inyección de morfina y le preguntó: “¿Usted tiene padres?“, a lo que ella contentó que no, habían muerto los dos años antes de tuberculosis. Ella era tuberculosa desde la edad de los 15 años y los médicos que la conocían le habían dicho que estaba en las últimas. Sabiendo que ya no había nada que hacer, decidió ir a Lourdes, convencida de que la Virgen le concedería, si no la salud, al menos la fuerza para morir en paz.

Al llegar a Lourdes, Carrel se encontró con un viejo compañero de colegio, católico practicante, del cual solo pone en el libro las iniciales A.B., y le preguntó: “¿Sabes si esta mañana algún paciente se ha curado en las piscinas?” A lo que él respondió negativamente, pero le contó un prodigio que había ocurrido delante te la gruta: Una religiosa que caminaba con muletas llegó, se hizo el signo de la cruz, bebió el agua de la fuente milagrosa y de pronto se le iluminó el rostro, tiró las muletas y caminó ágilmente hacia la gruta, donde se arrodilló ante la Virgen. “¿Curada?” respondió Carrel “Un caso interesante de autogestión”.

Su amigo le preguntó “¿Y con qué curación te convencerías de la existencia de los milagros?” El respondió que la curación imprevista de una enfermedad orgánica, como una pierna cortada que vuelve a crecer, un cáncer que desaparece, una deformidad congénita que de pronto desparece, etc. “Entonces sí que creería, si se me concediese ver un fenómeno de tal magnitud, sacrificaría todas mis teorías e hipótesis, pero no tengo miedo de llegar a ese punto… Hay una chica, Marie Ferrand, que he tenido que atender muchas veces durante el viajes y cuya vida peligra, tiene una peritonitis tuberculosa y su estado es crítico, temo que se me muera entre los brazos. Si ella se curase, sería un verdadero milagro, yo creería todo y me haría sacerdote” Ahí quedó la conversación.

En la sala de la Inmaculada, reservada a los enfermos más graves, habían puesto a Marie esperando poderla meter en las piscinas. El doctor Carrel se acercó a su camilla, la examinó y vio que su corazón no podía más, se acercaba el final. Le puso una inyección de cafeína y dijo a los médicos presentes: “Es una peritonitis pulmonar en el último estadio. Ella es hija de padres muertos de tuberculosis cuando eran jóvenes y ella ha sido tísica desde los 15 años. Puede vivir todavía algún día, pero se acerca su fin”. Otro médico del lugar confirmó el diagnóstico y las pocas esperanzas de vida. No fue posible meterla en las piscinas, solamente le lavaron el vientre con el agua de allí y la llevaron ante la gruta, con un aspecto que ya era cadavérico. Eran las 14’30.

De pronto a Carrel le pareció que el rostro estaba más normal, menos lívido. Le parecía una alucinación, siguió observándola. La examinó y la respiración se estaba regularizando, parecía que mejoraba. Pero lo gordo vino entonces: Alexis Carrel vio como la sábana que la cubría se deshinchaba por el vientre. En media hora toda la hinchazón de la paciente había desaparecido y el médico no podía da crédito a sus ojos.

Se acercó a ella, observó la respiración y comprobó que el corazón latía ya sin aceleración. Le preguntó “¿Cómo se siente?”, a lo que ella contestó: “Muy bien, siento poca fuerza, pero creo que estoy curada”. Carrel escribió sobre este momento, en tercera persona: “El médico no podía hablar, ni pensar. El hecho que estaba ocurriendo era contrario a cualquier previsión. Se levantó, cruzó las filas de los peregrinos que rezaban y se fue. Eran casi las 16. Había ocurrido lo inesperado, el milagro

Marie Ferrand, curada, fue llevada al hospital dirigido por el doctor Boissaire, un científico que defendía la veracidad de Lourdes. Carrel la visitó varias veces esa tarde con otros médicos y constató que la curación era completa. Llegó la noche y nuestro protagonista se acercó a la Basílica, donde vio a su amigo A.B., quien le dijo: “¿Te convences ahora, filósofo incrédulo? Ahora te tendrás que meter a cura” Carrel se quedó solo en la basílica y pronunció aquella oración que se ha hecho famosa: “Dulce Virgen que socorres a los infelices, protégeme. Creo en ti (…) Tu nombre es más dulce que el sol de la mañana. Toma a este pecador inquieto de corazón atormentado que se consume en la búsqueda de quimeras.

El médico positivista, convertido en creyente, no se hizo sacerdote, sino que siguió dedicando toda su vida a la ciencia. Se trasaladó a Estados Unidos y colaboró con la Universidad de Chicago y el Rokefeller Institute. Recibió el Premio Nobel de medicina en 1912 por el descubrimiento de un específico punto de sutura que permitió el transplante de vasos sanguíneos y órganos. En su ancianidad, fue acusado de colaboracionismo con el gobierno pronazi de Vichy lo derrumbó, dicen que esta fue la causa del infarto que lo condujo el 5 de noviembre de 1944 a la muerte. A él se debe la famosa frase: “Poca observación y mucho razonamiento conducen al error, mucha observación y poco razonamiento conducen a la verdad
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA