Martes, 20 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Pasos en todo el mundo para legitimar la pederastia: Holanda, EEUU, Inglaterra...

Algunos grupos académicos pretenden clasificar la pedofilia como "orientación sexual"
Algunos grupos académicos pretenden clasificar la pedofilia como "orientación sexual"
Después de la importación cultural, política y jurídica de la homosexualidad, ahora le toca a la pedofilia.

Desgraciadamente, son demasiadas las señales que desde hace tiempo hacen parecer cada vez más verosímil este escenario terrorífico.

Hombre de 60, niña de 11
Ciertamente, no ayuda la noticia del reciente pronunciamiento de la Corte Suprema de Apelación de Italia, cuya sentencia ha solicitado la aplicación de la atenuante de «caso de menor gravedad» según el art. 609-quater, quinto coma, del Código Penal, por una hipótesis de múltiples relaciones sexuales completas entre un sexagenario y una niña de once años, sobre la base de que entre este y la víctima existía una “relación amorosa”, y que la víctima estaba enamorada del adulto.

El punto es que dicha decisión, inaceptable desde un punto de vista jurídico, al admitir la posibilidad de una relación amorosa entre un hombre de sesenta años y una niña de once años corre el riesgo de ofrecer la ocasión que necesita esa preocupante deriva ideológica que tiende a hacer reconocer la pedofilia no como una grave y depravada ideología, sino como una simple orientación sexual.

Un grupo propone la "liberalización"
La experiencia enseña que las disposiciones judiciales en esta delicada materia corren el riesgo de desestabilizar la opinión pública si no son sopesadas y valoradas adecuadamente, como ha sucedido el pasado 2 de abril de 2013 con la sentencia del Tribunal de Apelación holandés de Arnhem-Leeuwarden, el cual, reformando la decisión de primer grado, ha establecido que no se debe disolver el grupo de inspiración pedófila Stitching Martijn, que propone la liberalización de los contactos sexuales entre adultos y menores.

Entre otras iniciativas, se lanzó una petición popular al Tribunal Europeo de los Derechos del Hombre contra esa discutida sentencia.

Disminuir la edad de consentimiento
No son alentadoras las señales que vienen de países europeos donde está en acto un debate sobre la disminución de la edad mínima para el consentimiento sexual, como demuestra, por ejemplo, el discutido caso en el Reino Unido tras una propuesta avanzada por Barbara Hewson, abogada inglesa conocida por sus batallas por los derechos civiles, de llevar el límite de dicho consenso a los 13 años.

No son tampoco alentadoras las señales que llegan de la otra parte del océano. Al contrario, podemos definir como inquietante, por ejemplo, el hecho que la American Psychiatric Association (APA – Asociación Americana de Psiquiatría), el pasado 31 de noviembre de 2013, haya rectificado oficialmente cuanto escrito en la última versión del DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) publicada este año, en el cual la pedofilia ha sido desclasificada de “desorden” a «orientación sexual» (hace diez años, en el DSM-4 ya había sido rebajada de «enfermedad» a «desorden»).

"Desordenado sólo por efectos negativos"
La APA, sin embargo, distingue entre pedofilia y acto pedófilo, en el sentido que considera el deseo sexual en relación a los menores una orientación como las otras, mientras que considera el acto sexual “desordenado” sólo por los eventuales efectos negativos que puede determinar en los mismos menores. Es una distinción bastante peligrosa que recuerda de cerca el razonamiento subrepticio que ha llevado a la importación de la homosexualidad.

No se puede olvidar tampoco el controvertido estudio titulado A Meta-Analytic Examination of Assumed Properties of Child Sexual Abuse Using College Samples publicado en julio de 1998 en el prestigioso Psyichological Bulletin de la misma APA, y redactado por el Dr. Bruce Rind, del Departamento de Psicología de la Temple University; el Dr. Philip Tromovich, de la Graduate School of Education de la Universidad de Pennsylvania y el Dr. Robert Bauserman, del Departamento de Psicología de la Universidad de Michigan.

"Prescindir de criterios legales y morales"

En ese estudio se redefinió el concepto de «abuso sexual sobre menores», partiendo de la consideración de que «las clasificaciones científicas de los comportamientos sexuales deben prescindir de criterios de orden legal y moral», y definiendo como «bastante modestas» las consecuencias que derivan de los abusos sexuales experimentados por menores de ambos sexos, considerados a pesar de todo «no causantes de consecuencias negativas de larga duración».

Según los tres académicos, por último, «el sexo consensual entre niños y adultos, y entre adolescentes y niños, debería ser descrito en términos más positivos, como “sexo adulto-menor” (adult-minor sex)».

El hecho es que en tema de pedofilia, la APA tiende a situar la señal roja siempre más lejos, como demuestra la última homérica metedura de pata sobre el Dsm-5.

"Una orientación sexual más"
Aún más inquietante es el debate que se ha desarrollado el pasado 14 de febrero en la Queen’s University entre el Dr. Vernon Quinsey, profesor emérito de psicología de la misma universidad y el Dr. Hubert Van Gijseghem, ex profesor de psicología en la Universidad de Montreal, en el que se sostuvo “científicamente” cómo la pedofilia debe ser considerada una orientación sexual comparable a la heterosexualidad y la homosexualidad.

Roberto Marchesini, en su óptimo artículo “Pedofilia ¿‘variante natural de la sexualidad humana’?”, publicado en Libertà e Persona, da un exhaustivo resumen de la conferencia de ambos catedráticos. Según Marchesini el escenario parece ya dibujado: «La OMS acabará por declarar que la pedofilia es una “variante natural de la sexualidad humana”», y el «Ministerio para la igualdad de oportunidades hará campañas para combatir la “pedofobia”, mientras en los cursos de educación sexual se enseñarán las técnicas con las cuales los niños pueden satisfacer sexualmente a los adultos».

Llamamientos a la oposición
Puesto que no tienen ninguna intención de asistir pasivamente a este epílogo de pesadilla, los Juristas por la Vida han lanzado un llamamiento «a todas las Instituciones Públicas competentes para que no se introduzcan en el ordenamiento jurídico disposiciones normativas que atenúen la gravedad social del odioso fenómeno de la pedofilia, y que tampoco sean adoptados procedimientos judiciales que puedan parecer no rigurosamente severos respecto a dicho fenómeno».

Y se han declarados dispuestos a «oponerse en cada sede y con cada medio a cualquier intento de legitimar, por vía legislativa o judicial, cualquier forma o expresión reconducible al abominable fenómeno de la pedofilia».

(Traducción de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA