Sábado, 15 de junio de 2024

Religión en Libertad

Los obispos no podrán declarar la «sobrenaturalidad» de un hecho, solo lo podrá hacer el Papa

Seis nuevos criterios de la Santa Sede sobre apariciones y presuntos fenómenos sobrenaturales

Película Bernardette
Una escena de la obra musical 'Bernadette de Lourdes', que desde 2019 lleva en gira por todo el mundo la historia de la aparición mariana más célebre del siglo XIX.

Jesús M.C.

El Vaticano acaba de actualizar las normas para el discernimiento de presuntos fenómenos sobrenaturales en la Iglesia. Así lo establece el nuevo documento del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, publicado este viernes 17 de mayo, que entrará en vigor este domingo 19 de mayo, fiesta de Pentecostés.

El texto va precedido de una presentación del cardenal argentino Víctor Manuel Fernández, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, a la que le sigue una introducción en la que se identifican seis posibles criterios para catalogar un fenómeno. Puedes leer aquí de forma íntegra el nuevo documento vaticano.

A partir de ahora, serán posibles pronunciamientos más rápidos respeto a la devoción popular y, por regla general, ya no se involucrará a la autoridad de la Iglesia en la definición oficial de la sobrenaturalidad de un fenómeno. La otra novedad es la mayor implicación del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, que tendrá que aprobar la decisión final del obispo y podrá intervenir motu proprio en cualquier momento.

Un problema de lejos

En el origen del documento está la larga experiencia del siglo pasado, con casos en los que el obispo local (o los obispos de una región) declararon muy rápidamente la sobrenaturalidad, y luego Doctrina de la Fe se pronunció de forma distinta. O casos en los que un obispo se expresaba de una manera, y su sucesor de la contraria (sobre el mismo fenómeno).

Además, está el extenso tiempo necesario para evaluar todos los elementos y llegar a una decisión sobre la sobrenaturalidad o no sobrenaturalidad de los fenómenos. Tiempos que a veces chocan con la urgencia de dar respuestas pastorales por el bien de los fieles.

Por ello, el Dicasterio comenzó en 2019 a revisar las normas y llegó al texto actual aprobado por el Papa el pasado 4 de mayo. Un texto totalmente nuevo que introduce, como se ha dicho, seis posibles conclusiones diferentes.

En su presentación, el cardenal Fernández explica que "muchas veces estas manifestaciones han producido una gran riqueza de frutos espirituales, de crecimiento en la fe, en la devoción y en la fraternidad y el servicio, y, en algunos casos, han dado origen a diferentes Santuarios esparcidos por el mundo que hoy forman parte del corazón de la piedad popular de muchos pueblos".

Sin embargo, también existe la posibilidad de que "en algunos casos de sucesos de acontecimientos de presunto origen sobrenatural" se detecten "problemas muy graves que perjudican a los fieles": casos en los que "beneficios, poder, fama, notoriedad social, interés personal" (II, Art. 15, 4°) se derivan de los supuestos fenómenos, llegando incluso a "ejercer dominio sobre las personas o cometer abusos (II, Art. 16)".

Tucho Fernández El texto va precedido de una presentación del cardenal argentino Víctor Manuel Fernández, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe.

El Dicasterio afirma que cualquiera que sea la determinación final aprobada, el obispo "tiene el deber de seguir vigilando el fenómeno y a las personas implicadas"(II, 24). Además, "de forma habitual, no cabe esperar un reconocimiento positivo por parte de la autoridad eclesiástica sobre el origen divino de presuntos fenómenos sobrenaturales" (I, 11). Por tanto, como norma, "ni el Obispo diocesano, ni las Conferencias Episcopales, ni el Dicasterio, por regla general, declararán que estos fenómenos son de origen sobrenatural, y sólo el Santo Padre puede autorizar un procedimiento al respecto" (I, 23).

Puede haber "errores doctrinales, de reduccionismos indebidos en la propuesta del mensaje del Evangelio, la propagación de un espíritu sectario". Así como existe la posibilidad de que "los fieles se vean arrastrados detrás de un acontecimiento, atribuido a una iniciativa divina", pero que no es más que el fruto de la fantasía de alguien, de su deseo de novedad, de su mitomanía o de su tendencia a la falsedad.

Las seis nuevas orientaciones generales:

Nihil obstat: no se expresa ninguna certeza sobre la autenticidad sobrenatural, pero se reconocen signos de una acción del Espíritu. Se anima al obispo a evaluar el valor pastoral y a promover la difusión del fenómeno, incluidas las peregrinaciones.

Prae oculis habeatur: se reconocen signos positivos, pero también elementos de confusión o riesgos que requieren discernimiento y diálogo con los destinatarios. Puede ser necesaria una clarificación doctrinal si hay escritos o mensajes asociados al fenómeno.

Curatur: están presentes elementos críticos, pero hay una amplia difusión del fenómeno con frutos espirituales verificables. Se desaconseja una prohibición que pueda perturbar a los fieles, pero se pide al obispo que no fomente el fenómeno.

Sub mandato: las cuestiones críticas no están relacionadas con el fenómeno en sí, sino con el mal uso que hacen de él individuos o grupos. La Santa Sede confía al obispo o a un delegado la guía pastoral del lugar.

Prohibetur et obstruatur: a pesar de algunos elementos positivos, las criticidades y los riesgos son graves. El Dicasterio pide al obispo que declare públicamente que no se permite la afiliación y que explique los motivos de la decisión.

Declaratio de non supernaturalitate: el obispo está autorizado a declarar que el fenómeno no es sobrenatural basándose en pruebas concretas, como la confesión de un presunto vidente o testimonios creíbles de falsificación del fenómeno.

Procedimientos a seguir:

-Corresponde al obispo examinar el caso y someterlo a la aprobación del Dicasterio.

-Se pide al obispo que se abstenga de hacer declaraciones públicas sobre la autenticidad o sobrenaturalidad, y también que vele por que no haya confusión y no se alimente el sensacionalismo.

-En caso de que los elementos reunidos "parezcan suficientes", el obispo constituirá una comisión de investigación, contando entre sus miembros al menos con un teólogo, un canonista y un perito elegido en función de la naturaleza del fenómeno.

Criterios positivos:

-La credibilidad y buena reputación de las personas que afirman ser destinatarias de acontecimientos sobrenaturales o estar directamente implicadas en ellos, así como de los testigos escuchados.

-La ortodoxia doctrinal del fenómeno y del eventual mensaje relacionado con él.

-El carácter imprevisible del fenómeno, del que se desprende claramente que no es fruto de la iniciativa de las personas implicadas, los frutos de la vida cristiana.

Criterios negativos:

-La posible presencia de un error manifiesto sobre el hecho.

-Posibles errores doctrinales.

-Un espíritu sectario que genera división en el tejido eclesial,

-Una evidente búsqueda de beneficio, poder, fama, notoriedad social, un interés personal estrechamente ligada al hecho.

-Actos gravemente inmorales.

-Alteraciones psíquicas o tendencias psicopáticas en el sujeto, que puedan haber ejercido una influencia en el presunto hecho sobrenatural, o psicosis, histeria colectiva u otros elementos que atribuibles a un horizonte patológico".

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda