Miércoles, 02 de diciembre de 2020

Religión en Libertad

Nuestra esperanza no se basa en cálculos humanos: Francisco apunta a Abraham y su confianza en Dios

ReL

El Papa dedicó su catequesis del miércoles a la esperanza de Abraham, confiado en las promesas de Dios
El Papa dedicó su catequesis del miércoles a la esperanza de Abraham, confiado en las promesas de Dios
El Papa Francisco ha dedicado la catequesis de la audiencia pública de este miércoles en la Plaza de San Pedro a presentar la forma en que Abraham se movía confiando en Dios y lleno de esperanzas que se basaban en las promesas y las palabras del Señor, y no en cálculos humanos. 

El Papa recordó que con esta “esperanza contra toda esperanza” pudo superar cualquier desánimo y desesperación, y animó a los fieles a abrir “sus corazones "porque la “fuerza de Dios llevará adelante y hará cosas milagrosas y les enseñará qué es la esperanza. Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y Él hará el resto”.

“¡Esta es la paradoja y al mismo tiempo el elemento más fuerte, más alto de nuestra esperanza! Una esperanza fundada en una promesa que del punto de vista humano parece incierta e impredecible, pero que no disminuye ni siquiera ante la muerte, cuando a prometer es el Dios de la Resurrección y de la vida”, dijo Francisco.

Con la población iraquí y la de Mosul
Tras su catequesis de la Audiencia General del miércoles, el Santo Padre afirmó que su pensamiento “está con la población civil atrapada en los barrios occidentales de Mosul, y a los desplazados por causa de la guerra, a los cuales me siento unido en el sufrimiento por medio de la oración, y de la cercanía espiritual”.

El Pontífice saludó a la delegación de representantes iraquíes compuesta por enviados de diversos grupos religiosos que, acompañados por el Cardenal Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, estaban presentes en la Plaza de San Pedro del Vaticano. “La riqueza de la querida nación iraquí se fundamenta en este mosaico que representa la unidad en la diversidad, la fuerza en la unión, la prosperidad en la armonía”, afirmó Francisco para poner en valor la gran pluralidad de la sociedad iraquí.

En este sentido, animó a los iraquíes a “seguir adelante en el camino de la fraternidad, y os invito a rezar para que Irak encuentre en la reconciliación y en la armonía entre sus diferentes componentes étnicos y religiosos, la paz, la unidad y la prosperidad”. Francisco expresó su “profundo dolor por las víctimas del sangriento conflicto” y renovó a todos “el llamado a empeñarse con todas las fuerzas posibles a la protección de los civiles, lo cual es una obligación imperativa y urgente”.

Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, fue ocupada por los yihadistas sin oposición en verano de 2014 y la convirtieron en su base más poblada. Ahora el Gobierno iraquí y sus aliados intentan retomarla pero se multiplican las víctimas civiles en esos combates. 

Catequesis del Papa Francisco, traducida del italiano
(sobre Abraham, la esperanza y la confianza)

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! El pasaje de la Carta de San Pablo a los Romanos que hemos apenas escuchado nos da un gran don. De hecho, estamos acostumbrados a reconocer en Abraham a nuestro padre en la fe; hoy el Apóstol nos hace comprender que Abraham es para nosotros padre de la esperanza; no sólo padre en la fe, sino padre en la esperanza. Y esto porque en su historia podemos ya aprehender un anuncio de la Resurrección, de la vida nueva que vence el mal y la misma muerte.

En el texto se dice que Abraham creyó en Dios «que da vida a los muertos y llama a la existencia a las cosas que no existen» (Rom 4,17); y luego se precisa: «Su fe no flaqueó, al considerar que su cuerpo estaba como muerto y que también lo estaba el seno de Sara» (Rom 4,19). Así, esta es la experiencia a la cual estamos llamados a vivir también nosotros. El Dios que se revela a Abraham es el Dios que salva, el Dios que hace salir de la desesperación y de la muerte, el Dios que llama a la vida. En la historia de Abraham todo se convierte en un himno al Dios que libera y regenera, todo se hace profecía. 

Y lo hace para nosotros, para nosotros que ahora reconocemos y celebramos el cumplimiento de todo esto en el misterio de la Pascua. Dios de hecho, «resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesús» (Rom 4,24), para que también nosotros podamos pasar en Él de la muerte a la vida. Y de verdad entonces Abraham puede bien llamarse «padre de muchos pueblos», en cuanto resplandece como anuncio de una humanidad nueva – nosotros – rescatada por Cristo del pecado y de la muerte e introducida una vez para siempre en el abrazo del amor de Dios.

A este punto, Pablo nos ayuda a poner en evidencia el vínculo estrecho entre la fe y la esperanza. Él de hecho afirma que Abraham «creyó, esperando contra toda esperanza» (Rom 4,18). Nuestra esperanza no se apoya en razonamientos, previsiones o cálculos humanos; y se manifiesta ahí donde no hay más esperanza, donde no hay nada más en que esperar, justamente como sucedió con Abraham, ante su muerte inminente y la esterilidad de su mujer Sara. Era el final para ellos, no podían tener hijos y ahí, en esa situación, Abraham cree y tuvo esperanza contra toda esperanza. ¡Y esto es grande! La gran esperanza hunde sus raíces en la fe, y justamente por esto es capaz de ir más allá de toda esperanza. Sí, porque no se funda en nuestra palabra, sino en la Palabra de Dios. 
También en este sentido, entonces, estamos llamados a seguir el ejemplo de Abraham, quien, a pesar de la evidencia de una realidad que parece destinada a la muerte, confía en Dios, «plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete» (Rom 4,21). 

Me gustaría hacerles una pregunta, ¿eh? ¿Nosotros, todos nosotros, estamos convencidos de esto? ¿Estamos convencidos que Dios nos quiere mucho y que todo aquello que nos ha prometido está dispuesto a llevarlo a cumplimiento? Pero Padre, ¿Cuánto debemos pagar por esto? (El Señor responde): “Hay un precio: abrir el corazón”. Abran sus corazones y esta fuerza de Dios llevará adelante y hará cosas milagrosas y les enseñará que cosa es la esperanza. Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y Él hará el resto.

¡Esta es la paradoja y al mismo tiempo el elemento más fuerte, más alto de nuestra esperanza! Una esperanza fundada en una promesa que del punto de vista humano parece incierta e impredecible, pero que no disminuye ni siquiera ante la muerte, cuando a prometer es el Dios de la Resurrección y de la vida. Esto no lo promete uno cualquiera, ¡no! Quien lo promete, es el Dios de la Resurrección y de la vida.

Queridos hermanos y hermanas, pidamos hoy al Señor la gracia de permanecer instaurados no tanto en nuestras seguridades, en nuestras capacidades, sino en la esperanza que surge de la promesa de Dios, como verdaderos hijos de Abraham. Cuando Dios promete, lleva a cumplimiento aquello que promete. Jamás falta a su palabra. Y entonces nuestra vida asumirá una luz nueva, en la conciencia de que Quien ha resucitado a su Hijo, resucitará también a nosotros y nos hará de verdad una cosa sola con Él, junto a todos nuestros hermanos en la fe. 

Todos nosotros creemos. Hoy estamos todos en la plaza, alabemos al Señor, cataremos el Padre Nuestro, luego recibiremos la bendición… pero esto pasa. Pero esto, también, es una promesa de esperanza. Si nosotros hoy tenemos el corazón abierto, les aseguro que todos nosotros nos encontraremos en la plaza del Cielo por siempre, que no pasa nunca. Y esta es la promesa de Dios. Y esta es nuestra esperanza, si nosotros abrimos nuestros corazones. Gracias.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA