Miércoles, 03 de junio de 2020

Religión en Libertad

Una bendición papal que sólo se suele impartir en Navidad y Pascua, con indulgencia plenaria

Bendición Urbi et Orbi: fuego, agua, aire y piedra en la invocación al Señor de los elementos

Oración con bendición Urbi et Orbi este 27 de marzo en la Plaza de San Pedro, en lo peor de la pandemia del coronavirus
Oración con bendición Urbi et Orbi este 27 de marzo en la Plaza de San Pedro, en lo peor de la pandemia del coronavirus

P.J.G./ReL

Los cuatro elementos parecieron someterse a la liturgia especialísima de este viernes a las seis de la tarde para pedir a Dios por el fin del coronavirus, mientras resonaba el Evangelio de la barca en la tormenta, donde despierta Aquél a quien incluso los elementos obedecen.  ¿Quién es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?, se asombraban los discípulos en las palabras bíblicas. 

Los braseros con fuego evocaban la Roma de antaño, el humo ascendía a un cielo de azul cada vez más oscuro, la humilde hermana agua cubría las losas de la Plaza de San Pedro reflejando luces y colores y el mismo Papa Francisco recordó que el escenario de piedra marcaba el lugar de la tumba de Pedro, la piedra en la que Cristo edificó su Iglesia. 

captura_urbi_et_orbi_plaza

El contexto era el más duro: Italia acababa de contabilizar 919 muertos más en las últimas 24 horas, superando los 9.000 muertos desde que empezó la crisis hace un mes. España contabilizaba 769 fallecidos en sus últimas 24 horas, y más de 4.800 desde el inicio.

El Papa Francisco llegó caminando  bajo la fina lluvia, solo, simbolizando la humildad con la que la Iglesia acude necesitada a Cristo en tiempos de zozobra. Toda la liturgia de la tarde se realizó con gran austeridad, excepto por la custodia dorada y de cristal en la adoración. El coro de la Capilla Sixtina, mínimo. Los acompañantes en la oración, apenas una docena muy repartidos. En la plaza, sólo algunos guardias y trabajadores.

El antiguo icono de María Salud del Pueblo Romano estaba a un lado de la entrada de la basílica, protegido de la lluvia. Al otro lado, el Cristo de la iglesia de San Marcelo, a quien se le atribuye haber detenido la peste de 1522. Ante ambas imágenes rezó el Papa Francisco antes de iniciar la adoración propiamente dicha.

urbie_et_orbi_cristo

Era una oración excepcional: una bendición Urbi et Orbi [A la ciudad y al mundo] con indulgencia plenaria para quienes la sigan a través de los medios de comunicación, algo insólito, ya que sólo se hace en Navidad y en Pascua. El Papa Francisco animaba así a muchos a unirse en oración pidiendo el final de la pandemia de coronavirus y el bien para los enfermos y difuntos. Al empezar la oración, 150.000 personas la seguían en el canal de YouTube del Vaticano en lengua española. Al finalizar, eran más de 500.000. A las que hay que sumar numerosas televisiones de todo el mundo, cadenas de radio, otros canales de Internet en otros idiomas... una multitud se unía a ese espacio tan vacío.

"A la pandemia del virus queremos responder con la universalidad de la oración, de la compasión, de la ternura", había explicado ya el Papa el pasado domingo, cuando después del Angelus anunció el acto. La indulgencia que sana la purificación en el Purgatorio se podía ganar en este caso siguiendo la oración en los medios, arrepintiéndose de todo pecado y teniendo la intención de confesarse y comulgar lo antes posible... cuando lo permitan las circunstancias sanitarias. 

Un largo comentario sobre la barca en la tormenta

El Papa reflexionó largo tiempo sobre el texto del Evangelio de San Marcos que recoge la escena de Jesús durmiendo en la barca mientras los discípulos parecen indignarse.

barca_tempestad

“La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, proyectos, rutinas y prioridades”, leyó el Papa Francisco. 

La tempestad también nos muestra “cómo habíamos dejado dormido y abandonado lo que alimenta, sostiene y da fuerza a nuestra vida y a nuestra comunidad” y pone al descubierto “todas esas tentativas de anestesiar con aparentes rutinas “salvadoras”, incapaces de apelar a nuestras raíces y evocar la memoria de nuestros ancianos, privándonos así de la inmunidad necesaria para hacerle frente a la adversidad”.

Pero esta tempestad también nos quita el “maquillaje” de los estereotipos con los que disfrazábamos egos pretenciosos y deja al descubierto “esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos”.

urbi_etorbi_entrada

“Mientras estamos en mares agitados, te suplicamos: “Despierta, Señor””. El Papa asegura que hemos avanzado rápidamente, sintiéndonos fuertes y capaces de todo y codiciosos de ganancias – dice – “nos hemos dejado absorber por lo material y trastornar por la prisa”. Es en este momento en el que el Papa, dirigiéndose al Señor, asegura que “no nos hemos detenido ante sus llamadas”, tampoco “nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo” ni “hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo”. De hecho, dice, “hemos continuado imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo”.

urbietorbi_plaza_lluvia

En esta Cuaresma resuena la llamada urgente: “Convertíos”

“Señor, nos diriges una llamada, una llamada a la fe. Que no es tanto creer que Tú existes, sino ir hacia ti y confiar en ti”, exhortó el Pontífice. En esta Cuaresma resuena la llamada urgente: “Convertíos” en la que se nos llama a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección. “No es el momento de Tu juicio, sino de nuestro juicio – asegura el Papa – el tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es”. También es el tiempo “de restablecer el rumbo de la vida hacia ti, Señor, y hacia los demás”, puntualiza.

urbi_etorbi_hacia_roma

El Papa recordó a "compañeros de viaje ejemplares" pero muchas “corrientemente olvidadas”, que no aparecen “en portadas de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show” pero, sin lugar a dudas, “están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia: médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas y tantos pero tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo”.

La oración y el servicio silencioso son nuestras armas vencedoras

El comienzo de la fe es saber que necesitamos la salvación. “Invitemos a Jesús a la barca de nuestra vida” nos pide el Papa y “entreguémosle nuestros temores, para que los venza”. Francisco asegura que si hacemos esto, experimentaremos, al igual que los discípulos, que con Él a bordo, no se naufraga”. En este sentido, el Papa nos hace un ejemplo gráfico: “Tenemos un ancla: en su Cruz hemos sido salvados. Tenemos un timón: en su Cruz hemos sido rescatados. Tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor”. Efectivamente, los cristianos antiguos, que no usaban casi nunca el signo de la Cruz (aún lo usaban las autoridades en crueles ejecuciones), sí aludían a él dibujando anclas y mástiles de barcas.

Al final de su reflexión, el Papa ha pedido al Señor que bendiga “al mundo”, de salud “a los cuerpos” y consuele “los corazones”. “Nos pides que no sintamos temor, pero nuestra fe es débil y tenemos miedo”, concluyó su texto.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA