Domingo, 01 de agosto de 2021

Religión en Libertad

Beato Francisco, bibliotecario

Del mejor modo de utilizar una herencia: crear cultura y sabiduría.

Ramón Rabre

Ilustración realizada en Corel Draw.
Ilustración realizada en Corel Draw.

Beato Francisco de Fabriano, religioso franciscano. 22 de abril y 14 de mayo (traslación de las reliquias).

Nació Francisco el 2 de septiembre de 1251 en Fabriano, Ancona, y fue hijo del médico Compagno Venimbene y de Margarita di Federico. Fue un niño despierto, piadoso y amante de la cultura, la lectura y las artes. Alos 16 años ya estaba graduado de Artes y Filosofía, cuando sintió la llamada a la reciente Orden del Seráfico Padre San Francisco (4 de octubre; 17 de septiembre, impresión de las llagas, y 25 de mayo, traslación de las reliquias), y entró al noviciado que la Orden tenía en su ciudad natal. Siendo novicio viajó a Asís, para obtener la santa Indulgencia de la Porciúncula (2 de agosto), donde encontró y veneró al santo fraile Hermano León, compañero de San Francisco. También conoció a San Buenaventura (15 de julio), de quien fue alumno.

En 1316, edificó un nuevo convento e iglesia, de donde fue nombrado Guardián, para repetir en el cargo en 1318. Para este convento organizó, con una herencia que le dejó su padre, la primera biblioteca franciscana que se conoce. Fue un gran predicador itinerante en la zona de la Umbría, destacando por su palabra encendida y su gran caridad con los pobres, mendigos y por su misericordia con los pecadores a la par que era severo con el pecado. Vestía un sayal muy pobre, se sometía a duras penitencias y dormía poco, para tener más tiempo para la oración y la predicación.

Fue devotísimo de la Pasión de Cristo, de la Santísima Virgen y de las almas del Purgatorio, a quienes se encomendaba frecuentemente. Era muy fervoroso celebrando la santa misa, y lo hacía con tanta veneración que una ocasión, habiendo ya consagrado, cayó un escorpión en el cáliz y no atreviéndose a arrojar la Sangre del Señor, la bebió con normalidad y continuó celebrando la Eucaristía, encomendándose a Dios. Al terminar la misa, el escorpión salió tranquilamente de la boca.

En 1322, Dios le reveló que moriría el 22 de abril del mismo año, y así lo dijo a sus hermanos. Así sucedió, ese día, con 61 años, entró en la gloria, luego de 45 años de franciscano. En 1775 el papa Pío VI confirmó el culto que se le tributaba en torno a su sepultura y reliquias. Estas actualmente se veneran en la iglesia de Santa Catalina de Fabriano, adonde fueron trasladadas.


Fuente:
-http://preguntasantoral.blogspot.com.es/

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda