Miércoles, 17 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Lucas, sacerdote en Ucrania: «En medio de la guerra vemos que Dios sigue amando sin límites»

El sacerdote Lucas Perozzi.
Desde 2004, el sacerdote brasileño Lucas Perozzi reside en Ucrania y se niega a abandonar a este país marcado por la guerra: “Su vida es mi vida, su destino es mi destino”.

ReL

Desde que comenzó la guerra de Ucrania, el sacerdote Lucas Perozzi ha sido testigo de cientos de escenas en las que el horror y el miedo de la población eran palpables. Sin embargo, entre el sufrimiento, también ve a Dios. Bajo un túnel de metro ve solidaridad y a pocos metros de las bombas y explosiones es testigo de muchos que acuden a el para confesarse o casarse, "buscando vivir estos días en gracia de Dios". 

Entrevistado por Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), el sacerdote originario de Brasil explicó que su ordenación tuvo lugar en la misma Ucrania en 2004, diez años antes de que comenzase el conflicto del Donbás al este de Ucrania en 2014.

Desde entonces, la guerra y un país fragmentado, lejos de ser un motivo para regresara su país natal son para él una motivación que le ha llevado a acoger y refugiar a más de 30 personas en su parroquia. “Su vida es mi vida, su destino es mi destino”, expresa el sacerdote.

 “La gente en este tiempo de guerra no podía permanecer en sus propias casas y pasaba las noches en búnkeres y en estaciones subterráneas, lugares que son fríos y sucios y el ambiente es muy oscuro. Estaban asustados, atemorizados. Los que vinieron, ahora pueden dormir toda la noche, en un ambiente tranquilo, a pesar de la guerra”, relata Perozzi.

Solidaridad y gracia entre las bombas

El sacerdote, ordenado tras conocer el Camino Neocatecumenal en Italia, asegura que al contemplar el dolor y el sufrimiento de la guerra, también aumenta la sed de Dios y la caridad.  

“Algunas tiendas siguen abiertas, pero sus estanterías están cada vez más vacías. Aquí hay una solidaridad fraternal, la gente se ayuda mutuamente. Cuando alguien está deprimido, triste y con miedo, otro le anima”, menciona.

Destaca también que conforme aumenta la dificultad, los feligreses acuden a lo esencial del mensaje cristiano y los sacramentos: “Ayer tuvimos una boda ¡y hoy tenemos otra! La gente también viene a confesarse. Me impresiona, porque la gente viene y nos pide que los casemos, aunque saben que no podemos preparar nada elegante. No tienen ilusiones románticas, quieren vivir estos días en gracia de Diosen familia”.

Por ello afirma que, incluso en medio de la guerra “podemos ver que Dios es amor, sigue amando a todos y cada uno de nosotros sin límites”.

Colabora pinchando aquí con Ayuda a la Iglesia Necesitada

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda