Domingo, 21 de julio de 2024

Religión en Libertad

Tenía 105 años

Muere Sor Teresita, la monja que más tiempo llevaba en clausura en el mundo: 86 años

Sor Teresita
Sor Teresita

Ingresó en el Císter de Buenafuente del Sistal en 1927, el mismo día que nació Benedicto XVI.

Jesús García / ReL

Sor Teresita Barajuen, la religiosa que más tiempo llevaba en una clausura en todo el mundo, falleció ayer, 11 de junio, en torno a las 23:00 h., en su celda del Monasterio Cisterciense de Buenafuente del Sistal (Guadalajara), acompañada en todo momento por sus hermanas de comunidad. Tenía 105 años de edad, “y cuatro meses para los 106”, como le gustaba decir a ella.

"Pensaba que las monjas eran unas tontas"
Nacida en Foronda (Álava) el 16 de septiembre de 1907 como la mayor de siete hermanos en una casa de labradores, su padre, en un arrebato siendo ella apenas una jovencita, le espetó: “¡No te daría por hacerte monja!”, recordando siempre sor Teresita que su padre se pensaba que la vida en el monasterio era más cómoda que la del campo.

Yo pensaba de las monjas que eran unas tontas, que anda que mira que meterse ahí a rezar, pero por dar gusto a mi padre le pedí a Dios la vocación, que no la tenía, y al poco tiempo Dios me la dio”. Su padre no tardó en cambiar de opinión: “Cuando vio esto se asustó, pero para mí ya no había marcha atrás. Dios ya me había llamado”.

De Álava a Sigüenza con 19 años
A los 19 años emprendió Sor Teresita un viaje desde su pueblo natal hasta el Monasterio de Buenafuente del Sistal, un viaje que hoy a penas duraría cuatro horas, con parada de respostaje y café, en su día lo hizo la postulante de novicia en dos días, utilizando un tren de vapor, un carro de bueyes y coche oficial. El del obispo de Sigüenza nada menos, que ese día tenia que acercarse hasta el Monasterio por alguna razón puntual.

Entra en el Císter el día que nace Joseph Ratzinger
Sor Teresita nunca había visto un Císter, pero sabía que su sitio en esta vida era allí y para siempre. “La vocación es así”, lo explicaba ella. Cuando vio con sus ojos por primera vez la que sería su casa para toda la vida, era el 16 de abril de 1927, exactamente el mismo día que en una aldea de Baviera nacía Joseph Aloisius Ratizinger, quien más tarde se convirtió en el Papa Benedicto XVI.



La guerra civil siendo monja...
Sor Teresita, desde una vida anónima, vivió todo tipo de avatares como el que se dio en la Guerra Civil, cuando todas sus hermanas abandonaron el convento, avisadas por una amistad de que su vida corría serio peligro si permanecían en él. “Yo no me marché. Nos quedamos dos, para cuidar a una persona enferma que no se podía marchar”.

Heroína de 20 años, su vida daría para una película. En sus más de 86 años en clausura desempeñó todas la labores de las que necesita la vida en un monasterio. Desde madre abadesa o ecónoma hasta portera y pinche de cocina.

Las tortillas de patatas de sor Teresita
Son aún hoy recordadas sus tortillas de patatas entre las hermanas de comunidad, aunque ella se quitaba todo el mérito y se lo daba a san José, “con quien me llevo muy bien”, contaba al tiempo que ofrecía su valorada receta: “La Virgen María bate los huevos, el Niño Jesús pone la sal y San José les da la vuelta”.



Salta a la fama con 103 años
Pero no fueron sus tortillas de patata lo que le dio fama a Sor Teresita, sino la publicación, en mayo de 2011, del libro ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?, una colección de diez testimonios de mujeres que cuentan en qué consiste la vocación y la vida religiosa, y al que Sor Teresita daba cierre.

Entrevista con Benedicto XVI
Apenas tres meses después, invitada por el Nuncio Apostólico en Madrid, Monseñor Renzo Fratini, y con motivo de la visita a la capital del Papa Benedicto XVI en la celebración de la JMJ, disfrutó sor Teresita de una audiencia con Su Santidad: “Soy Sor Teresita, la que entró en el Monasterio el mismo día que nació su Santidad”. Así se presentó una anciana monja con los ojos tan vivos como los de un niño aquella tarde, ante las cámaras de todo el mundo, al Papa.

“El viaje lo hizo fenomenal”, contó siempre sor Maria Nela, la religiosa que ha estado a su cuidado los últimos años sin despegarse de su lado. “Y eso que la víspera del viaje se cayó. Se dio un trompazo tremendo en el baño, pero no se le quedó ni un morao”.

Le escriben de todas las partes del mundo
Sor Teresita recibió a partir de su encuentro con el Papa numerosas cartas de desconocidas que la escribían de todas partes de España, y visitas personales de gente que ella no conocía y por las que rezaba siempre: “Todos los días mando bendiciones -contaba-. Les pido a la Santísima Trinidad, a la Virgen María, a San José, a San Benito y a San Bernardo, una bendición para todo el mundo. Y luego pido una segunda para las personas más cercanas, conocidos o gente del pueblo”.

No fueron pocos tampoco los medios de comunicación que, interesados por lo mediático de su caso, quedaron prendados por su humanidad, alegría, sentido del humor y cercanía. Así, fue protagonista en reportajes de El País, El Mundo o ABC hasta hace pocas semanas.

Sor Teresita siempre mantuvo, hasta los últimos días, una máxima sobre su vida: “¿Que si soy feliz? ¡A más no poder! No puede haber una vida más feliz en el mundo. Pero hijo, ¿tú crees que se puede aguantar aquí dentro 86 años sin ser feliz? ¡Vamos, para volverse loca!”.

El cuerpo de Sor Teresita será enterrado hoy a las 18:00 en el cementerio de Buenafuente del Sistal.

Sor Teresita, 104 años: «Vivo en el corazón de la Virgen y no puedo vivir sin ella»

¿Qué dijo Sor Teresita, a sus 105 años, cuando renunció el «joven» Papa Benedicto, de 86?

Sor Teresita cuenta cómo fue su encuentro con Benedicto XVI

Así fue el encuentro entre Sor Teresita y el Papa

Sor Teresita es la monja de clausura que más años lleva en un convento, 84 años, de sus 103 de vida

El Papa escribió una carta a Sor Teresita para felicitarla en el día de su 104 cumpleaños

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda