Miércoles, 10 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Diez años después, en torno a su recuerdo se ha formado «un pueblo»

El padre de Chiara Corbella: «Volvemos a verla cada vez que alguien dice: "Me cambió la vida"»

Chiara Corbella Petrillo.
A los diez años de su muerte, la memoria de Chiara Corbella sigue viva y activa como estímulo de muchos para la santidad.

ReL

Una mujer joven con las ideas muy claras. Se trata de Chiara Corbella Petrillo (1984-2012), que pierde a un hijo recién nacido, luego también al segundo, y muere feliz tras dar a luz a Francesco, su tercer hijo.

Sin embargo, nadie fue capaz de convencerla de que lo que le había ocurrido había sido una desgracia. Vertiginosa en su normalidad, Chiara fue proclamada sierva de Dios el 21 de septiembre de 2018. Con motivo del décimo aniversario de su muerte (13 de junio de 2012), Valerio Pece ha hablado con su padre, Roberto, para Tempi:

-Roberto Corbella, ¿quién era realmente su hija?

-Una chica despreocupada, que se sentía cómoda con unos vaqueros y una camiseta. Le gustaba la natación, el atletismo, la gimnasia artística; tocaba el piano y el violín. Muy normal, repito, como demuestran las fotos en las que aparece sonriendo incluso con un parche en el ojo a causa de su enfermedad, fotos que han dado la vuelta al mundo y han conquistado los corazones.

-En el X Encuentro Mundial de las Familias, cuando contó quién era Chiara en presencia del Santo Padre, usted habló de su "gran apertura mental".

-Había estudiado Ciencias Políticas, especializándose en Cooperación y Desarrollo. Quería entender los problemas hasta el fondo, quería "dar sentido" a los temas sobre los que tenía una posición firme. Tenía hambre de conocimiento, pero sobre todo quería entender el significado más profundo de las cosas.

-¿Puede ayudarnos a entender mejor el "conocimiento empático" de Chiara?

-Podría decirle muchas cosas. Ya de niña, por ejemplo, a través de los informativos, Chiara había vivido la guerra de la antigua Yugoslavia con una gran participación interior. Empatizó tanto con el dolor de dos niñas yugoslavas que, en conexión con el Papa Juan Pablo II, primero lloraron por su dolor y luego sonrieron pensando en cuándo acabaría la guerra y se puso el piano y compuso una pieza. Lo tituló Lágrimas de esperanza.

»Luego, en verano, cuando viajábamos todos juntos, Chiara no solo pensaba en disfrutar de los lugares de vacaciones, sino que intentaba comprender el alma oculta de los lugares a los que llegábamos. Recuerdo que, en Madagascar, ella y su hermana quisieron experimentar de primera mano la extrema pobreza de los habitantes, tratando de juntarse con algunas jóvenes de su edad y compartir con ellas, dentro de lo que unas simples simples adolescentes podían, lo que tenían.

-La "chica de la puerta de al lado" en algún momento se superó a sí misma.

-Sí, pero siempre con absoluta normalidad y naturalidad. Incluso cuando los médicos le plantearon la hipótesis de un aborto, diciendo que se trataba de un aborto terapéutico, por lo que incluso estaba permitido por la Iglesia, ella reaccionó con calma pero con firmeza y lucidez: "No soy yo quien debe decidir sobre el destino de mis hijos. Mi tarea es acompañarlos hasta donde pueda. Vivirán mucho o poco, eso no depende de mí". Al mismo tiempo, hay que decir que Chiara nunca exigió a los demás una determinada visión del mundo; al contrario, poseía una gran capacidad de escucha, cualidad que todos apreciaban.

-¿Cómo se convirtió en creyente y cómo alimentó su fe con el tiempo?

-Ya de niña, su madre llevaba a Chiara y a su hermana Elisa a las reuniones de la Renovación en el Espíritu. Esto le dejó una impronta. Desde muy joven tenía la costumbre de dedicar 15 o 30 minutos a la oración diaria. Con el Señor, Chiara tenía una relación absolutamente familiar, anotaba sus inspiraciones interiores, las acompañaba con dibujos; pero, sobre todo, hablaba con Él.

»"Tal vez me haya equivocado, pero me pareció que era lo correcto. Si no lo he entendido bien, entonces tienes que explicármelo..."; hay un vídeo, grabado en Medjugorje en abril de 2012, en el que más o menos con estas palabras relata su diálogo con Dios durante los altibajos de su noviazgo. Palabras pronunciadas con acento romano, que hacen a Chiara muy humana y "cercana", y que subrayan lo ordinario y filial de su relación con Dios.

-Un diálogo que fortaleció tanto a Chiara que incluso bromeó con su propia muerte, lo que para el mundo es una paradoja. ¿Es así?

-Increíblemente, contra toda lógica humana, los últimos tiempos fueron de los más felices. La casa donde vivían Enrico y Chiara estaba llena de hijos de parejas amigas: desde la de su ginecóloga hasta la de Gigi De Palo, pasando por la pareja que más tarde escribiría Nacemos para no morir nunca, el libro sobre Chiara publicado por Ediciones Porziuncola y traducido a dieciséis idiomas.

Portada de 'Nacemos para no morir nunca'.

»Lo llamaban el "Grupo del Rosario": se reunían para rezar el rosario y terminaban comiendo una pizza juntos, mientras sus hijos jugaban y corrían por la casa. Es cierto que en casa incluso bromeaban sobre su enfermedad, pero el ambiente era siempre alegre. No excluyo que alguien saliera de allí pensando que era una casa de locos, pero fue en ese ambiente festivo donde Chiara, trece días antes de dejarnos, celebró el primer cumpleaños de Francesco.

-"Lo contrario del amor es la posesión". Clara había hecho suyas estas palabras de San Francisco.

-Sí, y no solo con los dos primeros hijos, que murieron en cuestión de minutos. El reto más difícil fue con el tercer hijo. Cuando ya estaba muy enferma, para no dejar al pequeño con un mal recuerdo, Chiara renunció a estar con él, insistiendo en que Francesco comiera con su padre o con nosotros. Todavía conservamos en la nevera una hoja con sus instrucciones precisas: a esta hora debe comer, a esta hora debe descansar... Para una madre que por primera vez puede disfrutar de un hijo, aceptar renunciar a él fue un esfuerzo enorme. Precisamente por eso, las palabras del santo de Asís, que Clara quiso citar en la carta legada a su hijo, tienen un peso y un sabor muy especiales.

-Se preocupó por el prójimo hasta su último aliento.

-Es así. Sin embargo, a su madre, que esperaba el milagro, Chiara le respondía: "Mamá, no tienes que insistir, porque si el Señor lo permite significa que es lo mejor para mí y para los que me rodean". Incluso en sus últimos días llegó a decir que rezaba para que estuviéramos preparados cuando ella se fuera.

-¿Con qué espíritu ha vivido una pérdida tan grande?

-Cuando nos comparamos con los padres que han perdido a un hijo de forma repentina, quizás por un accidente, pienso que somos unos privilegiados. No somos nosotros los que acompañamos a nuestra hija, sino que fue ella la que nos acompañó a nosotros. Si al principio aceptamos sin comprender, Chiara nos abrió inmediatamente una ventana a la eternidad, y todavía sigue arrojando luz sobre ella.

»Lo primero que nos desplazó fue su funeral: la iglesia de Santa Francesca Romana abarrotada hasta los topes; la plaza frente a ella llena de los que no pudieron entrar; los canales de televisión; el cardenal vicario Agostino Vallini que, durante la bendición, llamó a Chiara "la nueva Beretta Molla". Fue en ese momento cuando Chiara pasó a ser realmente de todos, mientras que mi mujer y yo nos convertimos, con razón, en "los padres de Chiara".

La noticia sobre el multitudinario funeral de Chiara. En el minuto 1:15 habla su marido, Enrico.

-¿Cuánto echa de menos la sonrisa de su hija?

-No la echamos tanto de menos físicamente, entre otras cosas porque Chiara ya estaba casada cuando nos dejó, así que ya no estaba en casa. Dicho esto, con cierto orgullo de padre me gustaría decir que cuando venía a visitarnos, quizá al final de la comida, todavía se sentaba en mi regazo [risas, ndr]. Volvemos a ver a Chiara cada vez que oímos a alguien decir: "Me cambió la vida". Por no hablar de que nos dejó a Francesco, que era una copia perfecta de ella cuando era pequeño, pero ahora que tiene once años sigue pareciéndose mucho a ella en cuanto a carácter y sensibilidad.

-"El Señor nos pidió que los abrazáramos, los bautizáramos y los entregáramos en manos del Padre con una serenidad y una alegría desbordante". ¿Puede comentar estas palabras de Chiara?

-Sencillo: Chiara y Enrico habían cumplido totalmente su papel en las etapas fundamentales de la existencia de sus hijos. Por otro lado, han declarado en más de una ocasión que el tiempo que pasaban con sus hijos no les parecía corto en absoluto, lo definían como "un tiempo completo".

»Hay que decir que, debido a las malformaciones congénitas, el hospital no quería que los padres vieran a sus hijos. Sin embargo, gracias a la ginecóloga Daniela Salernitano, los padres lo hicieron todo según las normas: los abrazaron con amor, los mimaron, mientras el hermano Vito los bautizaba. No faltó nada, ¡incluso pudieron hacerse fotos con sus abuelos! Todo ello ante el asombro del personal médico, porque normalmente el destino de estos niños está sellado, a menudo ni siquiera se comprueba si están vivos...

-Sin embargo, siempre han evitado ustedes hacer de Chiara un símbolo provida.

-Por supuesto. Lo que Chiara tenía que decir sobre el tema lo dijo con hechos. No juzgó, simplemente dejó su ejemplo, que sin duda es de gran ayuda, especialmente para las madres que pasan por un embarazo problemático.

-Aunque en silencio, Chiara se ha convertido en un punto de referencia para quienes trabajan en la defensa de la vida.

-No podía ser de otra manera. En este sentido, también ha cambiado mi punto de vista. Antes de lo sucedido habría dicho: la prioridad es curar a la madre por todos los medios, si luego también salvamos al niño, mejor. La historia de Chiara me hizo ver que mi actitud era simplista y tenía sus límites. Por cierto, a pesar de lo que algunos puedan pensar, Chiara trató su carcinoma hasta el último momento, solo que lo hizo sin querer comprometer la salud de su hijo.

-¿Qué ha nacido alrededor de Chiara en estos diez años?

-Ha nacido un pueblo. Recibimos constantemente mensajes, sobre todo de religiosos y madres. Hoy mismo he recibido un mensaje de una joven: no podía tener hijos, se encomendó a mi hija y en agosto dará a luz a otra "Chiara". Nos enteramos de que dos novicias de la Madre Teresa hicieron recientemente los votos: eligieron los nombres de Chiara Luz y Chiara Amata. Hemos descubierto que en Brasil hay páginas web dedicadas a Chiara con decenas de miles de seguidores; no sabemos nada de quien las ha creado. Es imposible no ver la puerta del cementerio del Verano invadida por rosarios, baberos, chupetes, invitaciones de boda. Recientemente hemos descubierto que un matrimonio, en su luna de miel, pasó primero por la tumba de Chiara.

»Sobre los restos de Chiara hay una vida palpitante y colorida: cartas, exvotos, flores, tarjetas, objetos. Muchos confían en Chiara porque encuentran fascinante la historia de una niña con los pies en la tierra pero con la mirada puesta en el cielo. Los jóvenes quizá lo necesiten.

[Lee en ReL 10 años de la muerte de Chiara Corbella: un torrente abrumador y mundial de gracias y conversiones.]

Traducido por Verbum Caro.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda