Domingo, 03 de julio de 2022

Religión en Libertad

Francisco invita a los fieles a buscar la paz viéndola como «un don de Dios» y rezando por ella

El Papa Francisco, durante el Regina Caeli.
Francisco transmitió este domingo a los fieles durante el rezo del Regina Caeli algunos consejos para ser hombres de paz y llevarla a su día a día, familias, empleos y paises.

J.M.C.

Como cada domingo, el Papa Francisco ha comparecido ante miles de fieles desde la ventana del Palacio Apostólico ante la Plaza de San Pedro para el rezo del Regina Caeli y la reflexión sobre el Evangelio del día. Hoy ha meditado sobre la última cena y cómo en esta difícil ocasión, Jesús también fue un ejemplo de paz y mansedumbre.

En primer lugar, Francisco llamó la atención sobre cómo "en un momento que no es precisamente sereno", Jesís se despidió de los apóstoles con afecto y serenidad. "Sabe [que casi todos lo abandonarán], y con todo no reprocha, no usa palabras severas, no pronuncia discursos duros. En vez de mostrar agitación, permanece afable hasta el final", explicó.

Tras lo sucedido, resaltó cómo Jesús también mantuvo su actitud ejemplar pese a que experimenta miedo y dolor: "No deja espacio al resentimiento y la protesta. No se deja llevar por la amargura, no se desahoga, no se muestra incapaz de soportar… Está en paz, una paz que proviene de su corazón manso", de donde surge "la paz que Jesús nos deja: no se puede dejar la paz si uno no la tiene".

¿Cómo se traslada el ejemplo de mansedumbre del Señor en los fieles? Explica Francisco que "nos quiere mansos, abiertos, disponibles para escuchar, capaces de aplacar las disputas y tejer concordia: esto es dar testimonio de Jesús y vale más que mil palabras y que muchos sermones".

También lanzó a pregunta a los miles de fieles que escuchaban sobre si en el día a día "aliviamos las tensiones y apagamos los conflictos" o "estamos siempre preparados para reaccionas y estallar".

Ser manso "no es fácil": hay que empezar viéndolo "como un regalo"

A lo largo de la meditación, el Santo Padre afirmó que practicar la mansedumbre de la que habla Jesús "no es fácil". "Nosotros solos no somos capaces de custodiar la paz, necesitamos una ayuda", explicó: esta no es otra que contemplar la paz como un "don de Dios", como "la misma presencia de Dios en nosotros".  

"Es Él, el Espíritu Santo, quien desarma el corazón y lo llena de serenidad. Es Él, el Espíritu Santo, quien deshace las rigideces y apaga la tentación de agredir a los demás. Es Él, el Espíritu Santo, quien nos recuerda que junto a nosotros hay hermanos y hermanas, no obstáculos y adversarios, y con Él, nos transformamos en hombres y mujeres de paz", menciona.

Francisco concluyó su alocución animando a los asistentes a convencerse de que "ningún pecado o fracaso" debe desanimarlos ante las súplicas y oraciones por el don del Espíritu Santo.

"Cuando más sentimos que el corazón está agitado, cuanto más advertimos en nuestro interior nerviosismo, intolerancia, rabia… más debemos pedir al Señor el Espíritu de la paz", concluyo.

Tras la reflexión y el rezo del Regina Caeli, Francisco mencionó la beatificación de la fundadora de la Obra de la Propagación de la Fe para el sostenimiento de las misiones, Pauline Marie Jaricot.

En el evento, que tendrá lugar la tarde de este domingo en Lyon (Francia), Francisco alentó a todos los asistentes a seguir el ejemplo de la próxima santa para "participar, con la oración y la caridad, en la difusión del Evangelio en el mundo". 

Papa Francisco ante el Regina Caeli de este 22 de mayo.

Una multitud de fieles de España, Portugal, Francia, Bélgica, Polonia y Puerto Rico y sacerdotes de Ecuador acudieron este domingo a escuchar al Papa personalmente, que les transmitió sus saludos tras el rezo del Regina Caeli. 

Implorando al Auxilio de los Cristianos en China

También recordó las "vicisitudes" y la "compleja" situación de la Iglesia en China, por lo que invitó a los fieles a celebrar especialmente la festividad de la Santísima Virgen Auxilio de los Cristianos. Una advocación "especialmente querida" por ellos que "veneran a la Auxiliadora como su patrona en el Santuario de Sheshan (Shanghai)".

"Que la Iglesia en China, en libertad y tranquilidad, pueda vivir en comunión efectiva con la Iglesia universal y ejercitar su misión de anuncio del Evangelio a todos, ofreciendo así también una contribución positiva al progreso espiritual y material de la sociedad", rezó.

También tuvo unas palabras de aliento dedicadas a los organizadores y participantes del evento celebrado en Roma "Elijamos vida".

"Hoy en día nos inclinamos cada vez más a pensar que la vida es un bien a nuestra total disposición, que podemos elegir manipular, hacer nacer o morir a nuestro gusto, como resultado exclusivo de una elección individual. ¡Recordemos que la vida es un don de Dios! Siempre es sagrada e inviolable", concluyó.

Precisamente el sábado 21 miles de personas se reunieron en Roma para participar en la Marcha por la vida para defender que “toda la vida es un don”.

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda