Sábado, 16 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Carlos Sacheri y el Concilio Vaticano II


por Germán Masserdotti

Opinión

Como un ejemplo de la “hermenéutica de la renovación en la continuidad” del Magisterio de la Iglesia en general, y en particular del social, encontramos la abundante obra escrita del filósofo y profesor argentino Carlos Alberto Sacheri (1933-1974). En su caso se cumple aquello que el Papa Francisco señala en la exhortación apostólica Christus vivit: “La vocación laical es ante todo la caridad en la familia, la caridad social y la caridad política” (n. 168).

Carlos Sacheri, asesinado a las puertas de la Navidad de 1974, es uno de los numerosos mártires argentinos víctimas del terrorismo de extrema izquierda en los años 70.

Efectivamente, y en lo que se refiere al motivo de esta nota, Sacheri practicó esa caridad, hasta el derramamiento de su sangre a causa de la Fe, mediante el estudio y la difusión de la Doctrina Social de la Iglesia. Él supo “tratar de obtener el reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios” (Lumen Gentium, 31).

Sin tratarse de una lista exhaustiva, sobre materia social podrían también destacarse otros trabajos de Sacheri como La familia, ¿institución jurídica? (1965-1966), Función del Estado en la Economía Social (1967), Estado y educación (1968), Civilisation et Cultures (1969), Santo Tomás y el orden social (1974) y La justicia conmutativa y la reciprocidad de los cambios (1974).

En el mismo sentido de la mencionada “hermenéutica de la renovación en la continuidad”, conviene ahora resaltar la presencia de los documentos del Concilio Vaticano II en El orden natural de Sacheri. Un lugar destacado lo ocupa la constitución pastoral Gaudium et spes. Además, cita la constitución dogmática Lumen gentium, el decreto Optatam totius, la declaración Gravissimum Educationis y la declaración Dignitatis Humanae. En todos los casos conviene destacar que nuestro autor utiliza los textos de modo complementario y en la línea de la continuidad del Magisterio de la Iglesia a lo largo de la historia.

Debería confeccionarse, también, el elenco de los textos magisteriales desde León XIII hasta San Juan XXIII y de San Pablo VI, todos ellos presentes en El orden natural y que se inscriben, a su vez, en la misma línea de la “hermenéutica de la renovación en la continuidad” de la Iglesia. La brevedad de esta nota es un buen motivo para escribir otra del mismo estilo que ilustre al respecto.

Si nos enfocamos en la Gaudium et spes (GS), Sacheri se remite a la misma a propósito de explicar por qué existe una “Doctrina Social de la Iglesia”. Allí cita GS, 42: “La misión propia que Cristo confió a su Iglesia no es de orden político, económico o social. El fin que le asignó es de orden religioso. Pero precisamente de esta misma misión religiosa derivan funciones, luces y energías que pueden servir para establecer y consolidar la comunidad humana según la ley divina… Las energías que la Iglesia puede comunicar a la actual sociedad humana radican en esa fe y en esa caridad aplicadas a la vida práctica. No radican en el mero dominio exterior ejercido con medios puramente humanos”.

También cita GS, 16 al tratar sobre el orden natural y el derecho natural y GS, 17 y 19 cuando explica el tema de la persona humana y su dignidad. Además, argumenta a favor de los derechos esenciales de la persona humana citando GS, 25: “La persona humana es y debe ser el principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones”. En el mismo sentido, remite a GS, 74.

Cuando trata sobre la reprobación del liberalismo por parte del Magisterio de la Iglesia, y a propósito de la relación entre la cultura y la religión, después de afirmar que “el liberalismo conduce primeramente a un indiferentismo y, luego, al ateísmo”, observa que ese ateísmo, en su modalidad práctica, “se traduce en el laicismo educativo y social, que elimina toda referencia a lo trascendente y exalta la libertad de conciencia y de cultos”. Y añade inmediatamente un texto de GS, 20: “Los que profesan este ateísmo afirman que la esencia de la libertad consiste en que el hombre es el fin de sí mismo, el único artífice y creador de su propia historia”.

Cuando responde negativamente sobre la posibilidad de una “Iglesia revolucionaria”, habiendo dicho que, desde su mismo origen, Ella “aparece en medio del mundo predicando una religión del Amor”, y que toda su doctrina “ha rechazado enérgicamente la tentación de la violencia y el espíritu revolucionario”, y que el espíritu revolucionario “incluye esencialmente una voluntad de autonomía, de autodeterminación que excluye toda aceptación de una moralidad objetiva, realista, como es la moral cristiana”, observa que “todos los mal llamados «cristianismos revolucionarios» rebajan el mensaje cristiano a un mero naturalismo social”. Inmediatamente cita GS, 43: “No es menos grave el error de quienes, por el contrario, piensan que pueden entregarse totalmente a los asuntos temporales, como si éstos fuesen ajenos del todo a la vida religiosa”. Remite, además, a GS, 78, 83 y 92.

Sacheri también recurre a la misma constitución pastoral del Concilio Vaticano II cuando argumenta a favor de la propiedad privada y de su función social: “La misma propiedad privada tiene también, por su misma naturaleza, una índole social, cuyo fundamento reside en el destino común de los bienes” (GS, 71). Lo mismo hace respecto de la difusión de la propiedad privada (GS, 69) y del salario justo (GS, 67).

Un capítulo de El orden natural que debería ser tenido en cuenta es el que se refiere a la Iglesia y el corporativismo. Habiendo ilustrado sobre la concepción cristiana del orden profesional, se refiere a la “evolución de la doctrina”. “A partir de Juan XXIII –afirma Sacheri–, los documentos [magisteriales] dejan de lado la conflictiva fórmula de «corporación», para salvar el principio mismo como atestiguan varios pasajes de Mater et Magistra [de Juan XXIII] en que se refiere al orden profesional y a la necesidad de cuerpos intermedios. Lo mismo hacen Gaudium et spes y Pablo VI en varios documentos muy recientes. No hay pues modificación de la doctrina sino tan solo un leve cambio de formulación”.

Algunas conclusiones

1. Una afirmación evidente es que Carlos Alberto Sacheri acepta y recibe el magisterio del Concilio Vaticano II. En El orden natural, dado que se trata de la Doctrina Social de la Iglesia, se detiene, en particular, en la constitución pastoral Gaudium et spes.

2. Carlos Alberto Sacheri, como señala monseñor Héctor Rubén Aguer, “conocía muy bien los documentos del Concilio Vaticano II. Algunos de ellos avalan su enseñanza y acción. Cito, por ejemplo: A los laicos corresponde, por propia vocación, tratar de obtener el Reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios (Lumen Gentium, 31). Es papel de los laicos en las estructuras humanas conocer la íntima naturaleza de todas las criaturas, su valor y su ordenación a Dios (ib.). Tengan presente que en cualquier asunto temporal deben guiarse por la conciencia cristiana, dado que ninguna acción humana, ni siquiera en el orden temporal, puede sustraerse al imperio de Dios (ib.). Así como ha de reconocerse que la ciudad terrena, justamente entregada a las preocupaciones del siglo, se rige por principios propios, con la misma razón se deber rechazar la funesta doctrina que pretende construir la sociedad prescindiendo en absoluto de la religión (ib.). Además de esta Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Lumen gentium, leemos en el decreto sobre el apostolado seglar Apostolicam actuositatem: Es obligación de toda la Iglesia trabajar para que los hombres se capaciten a fin de establecer rectamente todo el orden temporal y ordenarlo a Dios en Jesucristo. Hay que instaurar el orden temporal de tal forma que salvando íntegramente sus propias leyes, se ajuste a los principios superiores de la vida cristiana (ib.)” (Héctor Rubén Aguer, El martirio de Carlos Sacheri¸ vecino de San Isidro, La Plata, edición del autor, 2019, p. 24. Agradezco al autor el acceso a la publicación citada).

3. De lo dicho se sigue algo obvio: no puede sostenerse que Carlos Alberto Sacheri no habría aceptado el magisterio del Concilio Vaticano II (en esta interpretación se inscriben, entre otros autores, Loris Zanatta, Elena Scirica y Fortunato Mallimaci). Quien esto dijera revelaría no haber leído la obra de Sacheri en general y, en este caso particular, El orden natural.

[La presente nota es una versión resumida, con las debidas adaptaciones y agregados, de un trabajo que presentamos bajo el título Referencias al Magisterio del Concilio Vaticano II para valorar la "hermenéutica de la renovación en la continuidad de la Iglesia" en "El orden natural" de Carlos Alberto Sacheri en las 7ª Jornadas Sociales en la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino en la sede de San Miguel de Tucumán (Argentina), realizadas entre el 7 y el 8 de octubre de 2019. Agradecemos a los organizadores la autorización para publicar el núcleo de nuestra exposición.]

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA