Lunes, 25 de marzo de 2019

Religión en Libertad

«¿Has ve­ni­do a aca­bar con no­so­tros?»


La ac­ción sal­ví­fi­ca de Je­sús no se en­tien­de sin esta cla­ve de opo­si­ción ra­di­cal al Ad­ver­sa­rio que in­ten­ta per­der al hom­bre.

por Monseñor César Franco

Opinión

El evan­ge­lio de hoy na­rra el pri­mer mi­la­gro que, se­gún Mar­cos, hizo Je­sús en la si­na­go­ga de Ca­far­naún: la cu­ra­ción de un en­de­mo­nia­do. Este evan­ge­lis­ta, que pasa por ser el más so­brio, po­see un es­pe­cial arte na­rra­ti­vo. La es­ce­na trans­cu­rre con toda nor­ma­li­dad: Je­sús en­tra en la si­na­go­ga como cada sá­ba­do y co­mien­za a en­se­ñar. Dice Mar­cos que la gen­te que­da­ba asom­bra­da por­que en­se­ña­ba con au­to­ri­dad y no como los es­cri­bas. Sin em­bar­go, Mar­cos no dice en qué con­sis­tía la au­to­ri­dad de Je­sús.

De re­pen­te, un hom­bre que te­nía un es­pí­ri­tu in­mun­do co­men­zó a gri­tar: «¿Qué te­ne­mos que ver no­so­tros con­ti­go, Je­sús Na­za­reno? ¿Has ve­ni­do a aca­bar con no­so­tros? Sé quién eres: el San­to de Dios». Lla­ma la aten­ción que pri­me­ro se di­ri­ja a Je­sús en plu­ral y des­pués lo haga en sin­gu­lar. El es­pí­ri­tu in­mun­do per­te­ne­ce a un gru­po, no es un es­pí­ri­tu ais­la­do, for­ma par­te de los án­ge­les caí­dos, que ven en Je­sús el co­mien­zo de su rui­na. Co­no­cen per­fec­ta­men­te la iden­ti­dad de Je­sús, aún no re­ve­la­da: el San­to de Dios.

Jesús, di­ri­gién­do­se a él, le man­da ca­llar y sa­lir del hom­bre. Aquí re­si­de su au­to­ri­dad. Por eso, el evan­ge­lis­ta con­clu­ye su re­la­to con es­tas pa­la­bras: «To­dos se pre­gun­ta­ban es­tu­pe­fac­tos: ¿qué es esto? Una en­se­ñan­za nue­va ex­pues­ta con au­to­ri­dad. In­clu­so man­da a los es­pí­ri­tus in­mun­dos y le obe­de­cen». La au­to­ri­dad de Je­sús no que­da en las pa­la­bras. Se ma­ni­fies­ta en las obras que ava­lan su en­se­ñan­za.

Si lee­mos con aten­ción el evan­ge­lio de Mar­cos, ob­ser­va­mos que, poco an­tes de na­rrar este mi­la­gro, Je­sús es ten­ta­do por Sa­ta­nás en el de­sier­to. Aho­ra, el evan­ge­lis­ta in­tro­du­ce más dra­ma­tis­mo en la li­be­ra­ción del po­se­so. Su pe­da­go­gía es cla­ra: Je­sús ha ve­ni­do a aca­bar con el im­pe­rio del mal, ma­ni­fes­ta­do en la in­fluen­cia del Ma­ligno.

Al ter­mi­nar el Pa­dre­nues­tro, Je­sús nos en­se­ña a pe­dir: «Y lí­bra­nos del Malo». La gen­te, in­clu­so sus enemi­gos, com­pren­die­ron en­se­gui­da que en Je­sús se ma­ni­fes­ta­ba un Maes­tro cuya au­to­ri­dad su­pe­ra­ba con cre­ces la de los es­cri­bas. Su en­se­ñan­za era nue­va, por­que ve­nía acom­pa­ña­da de una po­tes­tad so­bre el mal com­ple­ta­men­te iné­di­ta. En él se ha­cía pre­sen­te el Bien ab­so­lu­to y el mal em­pe­za­ba a per­der do­mi­nio, ener­gía y te­rreno.
 
Hoy el dia­blo pro­du­ce risa. Para mu­chos, in­clu­so cre­yen­tes, es una sim­ple fi­gu­ra re­tó­ri­ca que sim­bo­li­za el mal. Otros lo con­si­de­ran un in­ven­to ju­deo­cris­tiano para ex­pli­car el mal del mun­do, pero «in­ven­to» al fin y al cabo.

Je­sús, sin em­bar­go, se lo tomó en se­rio. Ex­pe­ri­men­tó su cer­ca­nía en las ten­ta­cio­nes y en­ten­dió su mi­nis­te­rio como una lu­cha con­tra él, a quien lla­ma pa­dre de la men­ti­ra y prín­ci­pe de este mun­do. La ac­ción sal­ví­fi­ca de Je­sús no se en­tien­de sin esta cla­ve de opo­si­ción ra­di­cal al Ad­ver­sa­rio que in­ten­ta per­der al hom­bre. Cual­quie­ra que se haya to­ma­do en se­rio la vida es­pi­ri­tual sabe que el mal exis­te, no como una abs­trac­ción, sino per­so­ni­fi­ca­do en al­guien, y com­pren­de­rá las cé­le­bres pa­la­bras de Ber­na­nos en su no­ve­la Bajo el sol de Sa­tán: «El mal, lo mis­mo que el bien, es ama­do por sí mis­mo, y ser­vi­do».
 
En la no­ve­la de W. P. Blatty El exor­cis­ta, el je­sui­ta man­tie­ne una con­ver­sa­ción con la ma­dre de la niña sa­na­da, que se con­fie­sa no cre­yen­te. A pe­sar de la sa­na­ción, la ma­dre si­gue sin creer en Dios y dice: «Si a uno se le ocu­rre pen­sar en Dios, tie­ne que ima­gi­nar­se que exis­te uno; y si exis­te, debe ne­ce­si­tar dor­mir mi­llo­nes de años cada vez para no irri­tar­se. ¿Se da cuen­ta de lo que quie­ro de­cir? Él nun­ca ha­bla. Pero el dia­blo no hace más que ha­cer­se pro­pa­gan­da». No es cier­to. Dios no duer­me ajeno al su­fri­mien­to. Ha ha­bla­do por su Hijo, Je­sús, que ha ve­ni­do a aca­bar con el Ma­ligno y sus obras. Es un dra­ma in­men­so que no me­re­ce la risa.

Monseñor César Franco es obispo de Segovia.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA