Martes, 24 de noviembre de 2020

Religión en Libertad

Superpoblando el cónclave

Superpoblando el cónclave
En el numerosísimo consistorio (38 nuevos purpurados) del 21 de febrero de 2001, San Juan Pablo II nombró cardenal al arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio.

por Phil Lawler

Opinión

El Papa, y solo el Papa, establece las normas del cónclave. El Papa, y solo el Papa, puede cambiar esas normas, cuando quiera y por las razones que crea pertinentes.

Las normas vigentes establecen que no pueden participar en el cónclave más de 120 cardenales. Esta norma fue puesta por Pablo VI y confirmada por el Papa Juan Pablo II. El Papa Francisco podría cambiar la norma, pero evidentemente ha decidido no hacerlo. Al contrario: ha decidido quebrantarla.

Tras el consistorio del 28 de noviembre, y salvo que haya alguna muerte, habrá 128 cardenales electores que participarían en el cónclave: ocho más del máximo.

El Papa Francisco no es el primer pontífice que rompe ese techo. San Juan Pablo II quebrantó su propia norma en 2001, cuando elevó también el número de cardenales electores a 128.

Que dos Romanos Pontífices ignoren una norma en vez de enmendarla no es un crimen ni un escándalo. Pero es algo extraño. ¿Por qué conservar la norma en los códigos cuando sería tan fácil derogarla?

No tengo problema en admitir que se trata de una objeción de poca importancia. El futuro bien de la Iglesia no estará en peligro por la presencia de algunos asientos de más en la Capilla Sixtina. Pero no puedo dejar de preguntarme si es prudente por parte de un Papa incumplir la letra de la ley. ¿Estaríamos mucho peor si el Papa se atuviese al número de capelos que marca la norma?

Todavía no sabemos, claro está, qué tipo de influencia ejercerán los cardenales-electores del consistorio de noviembre en el próximo cónclave. Pero podemos volver la vista atrás al consistorio de 2001 y preguntarnos si la Iglesia universal estaría hoy en mejor o peor situación si el Papa Juan Pablo II hubiese descartado ocho nombres de la larga lista [38] de nuevos cardenales creados ese año

Imaginemos, por ejemplo, que el santo pontífice hubiese decidido no conferir el capelo cardenalicio a:

1. Walter Kasper
2. Francisco Javier Errázuriz
3. Óscar Rodríguez Maradiaga
4. Karl Lehmann
5. Claudio Hummes
6. Cormac Murphy-O’Connor
7. Jorge Bergoglio
8. Theodore McCarrick

Publicado en Catholic Stand.

Traducción de Carmelo López-Arias.

Otros artículos del autor

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA