Martes, 28 de junio de 2022

Religión en Libertad

Una oración desde el corazón de la gran tradición mariana

Francisco, ante la Virgen de Fátima.
Por primera vez un Papa consagra nominalmente a Rusia al Corazón Inmaculado de María en unión con todos los obispos del mundo, según pidió la Virgen en Fátima.

por Andrea Tornielli

Opinión

Una oración pública y unánime que une a toda la Iglesia, para implorar la paz y consagrar al Inmaculado Corazón de María a toda la humanidad y especialmente a Rusia y Ucrania, mientras que por desgracia los combates y bombardeos que cosechan víctimas entre los civiles ucranianos siguen haciendo estragos. Un gesto sencillo y humilde de quienes creen y confían en el poder de la oración y no en el de las armas. Se ha anunciado el texto del acto de consagración y entrega, que el Papa Francisco realizará alrededor de las 18.30 horas del viernes 25 de marzo, fiesta de la Anunciación, al término de la celebración de la penitencia en la Basílica Vaticana. Se trata de un texto entretejido con citas de la gran tradición mariana, que será pronunciado en todo el mundo por el pueblo de Dios dirigido por los obispos y los sacerdotes. He aquí algunas referencias. 

[Oración del Papa por la consagración de Rusia y Ucrania a María.]

Madre de Dios es el título con el que se venera a Nuestra Señora en Oriente y en Occidente, proclamado como dogma por el Concilio de Éfeso. 

Madre de la Misericordia es una expresión que también se repite en la Salve Regina.

Es Él quien nos ha dado y ha puesto en tu Inmaculado Corazón un refugio para la Iglesia y para la humanidad. Estas palabras evocan la revelación de Fátima: «Dios ha decidido establecer la devoción a mi Inmaculado Corazón...» y »mi Inmaculado Corazón será tu refugio». Aunque el dogma de la Inmaculada Concepción de María, proclamado por el Beato Pío IX en 1854, pertenece a la Iglesia católica, las iglesias de la Ortodoxia comparten la misma fe. El teólogo ortodoxo ruso Sergei Bulgákov, por ejemplo, sostiene que «en la ortodoxia, la fe en la ausencia de pecado personal de la Madre de Dios es como el incienso, como una nube de oración que la veneración y la piedad de la Iglesia concentran y elevan». Además, la referencia al «refugio» hace resonar la antigua oración mariana Sub tuum praesidium [Bajo tu amparo].

Recurrimos, pues, a ti, llamando a la puerta de tu Corazón nosotros, tus queridos hijos a los que en todas las épocas no te cansas de visitar e invitar a la conversión. Una referencia a las apariciones marianas se puede ver aquí.

Repites a cada uno de nosotros: «¿No estoy aquí, que soy tu Madre?». Esta es la frase revelada por María al indio Juan Diego, en la aparición de Guadalupe.

Sabes cómo desatar los enredos de nuestro corazón y los nudos de nuestro tiempo. Se puede leer aquí una referencia a la «Virgen que desata los nudos», una imagen mariana a la que el Papa Francisco es devoto de manera notoria.

Tú, «tierra del Cielo», devuelves la concordia de Dios al mundo. La expresión «tierra del Cielo» está tomada de un himno monástico bizantino-eslavo, y poéticamente significa la unión entre el cielo y la tierra que podemos contemplar en María elevada al Cielo también con su cuerpo.

Que las lágrimas que derramaste por nosotros hagan que florezca de nuevo este valle que nuestro odio ha agostado. Aquí se puede leer otra alusión a la Salve Regina, donde hablamos del «valle de lágrimas».

El sí que brotó de tu Corazón abrió las puertas de la historia al Príncipe de Paz; confiamos que de nuevo, a través de tu Corazón, venga la paz. En estas palabras encontramos una alusión velada al inicio del Tratado de la Verdadera Devoción del santo de Montfort, según el cual Dios, igual que entró en el mundo a través de María, así, por medio de Ella, quiere seguir reinando en el mundo.

Apaga la sequedad de nuestro corazón, tú que «eres una fuente viva de esperanza». Esta es una cita de la oración de San Bernardo, «Virgen Madre, Hija de tu Hijo», presente en el último canto (XXXIII) de la Divina Comedia de Dante Alighieri.

Has tejido la humanidad a Jesús. Se trata de una expresión inspirada en algunos padres orientales (por ejemplo San Efrén el Sirio). La imagen de María como «tejedora» está presente en la iconografía cristiana desde el mosaico del arco triunfal de Santa María la Mayor y durante todo el primer milenio.

La entrega a María tiene una referencia evangélica. En el Evangelio de Juan leemos que Jesús, desde la Cruz, confía el único apóstol presente en el Calvario a su Madre: «¡Mujer, he aquí a tu hijo!». E inmediatamente después, añade, dirigiéndose a Juan: «¡He aquí a tu madre!».

Encontramos huellas del acto de consagración o entrega a María al menos desde el siglo VIII, con Juan Damasceno, un teólogo árabe de fe cristiana y Doctor de la Iglesia, originario de Damasco. Es él quien formula la primera oración de consagración a la Virgen: «Hoy también nosotros permanecemos cerca de ti, oh Soberana. Sí, lo repito, oh Soberana, Madre de Dios y Virgen. Unimos nuestras almas a tu esperanza como a un ancla firmísima y completamente inquebrantable, consagrándote mente, alma, cuerpo y todo nuestro ser y honrándote, hasta donde nos es posible, "con salmos, himnos y cantos espirituales" (Ef 5,19)».

Traducido del original italiano por Pablo Cervera Barranco.

Publicado en Vatican News.

Andrea Tornielli es director editorial del Dicasterio para la Comunicación.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda