Miércoles, 17 de abril de 2024

Religión en Libertad

Contraintuitivo

Edmund Burke.
El irlandés Edmund Burke (1729-1797), uno de los grandes críticos de la Revolución Francesa y defensor de la sociedad tradicional, sostenía una tesis contraintuitiva: la natalidad desciende tanto más cuanto menos se respeta a las viejas generaciones. El tiempo parece darle la razón.

por Enrique García-Máiquez

Opinión

Tenemos un gravísimo problema de natalidad. Y ya se ve. Antes avisaban los expertos y nos mostraban pirámides tambaleantes y nos hacían cuentas de reemplazo un tanto abstractas. Ahora son colegios sin alumnos en nuestras ciudades. Y se irá extendiendo a los institutos, a las universidades, al empuje laboral de una juventud precaria, etc. Acabará, antes que tarde, en las pensiones suspensas. Entonces, los jóvenes serán menos y su voto pesará poco, mientras que los pensionistas elegirán gobiernos elefantiásicos que habrán de mantenerse y aumentar las pensiones con el dinero extraído a los jóvenes menguantes. Se auguran conflictos generacionales de entidad.

Se nota que se avecinan todos estos problemas porque la opinión pública, que es lenta y distraída, empieza a preocuparse. Pregunta a los expertos qué se podría hacer. Unos dicen una cosa y otros otra, según sus querencias ideológicas. O es la precariedad de los jóvenes, que no tienen sueldos dignos ni estabilidad laboral. O es un abandono de la moral tradicional. O es un desprestigio de la figura del padre. O es un feminismo que ve en la maternidad una traba. Mejor que echar a pelear unas causas contra otras sería reconocer que todas suman (restan) en la crisis demográfica. Y quien crea que una pesa más que otra, que se concentre en remediarla. Para mí la valoración de la figura del padre, tan castigado desde Mayo del 68, es esencial; pero el otro día oía en la radio a una profesora de sociología que quitaba importancia a todo menos a la conciliación familiar. Se conoce que su marido no pega ni golpe, porque nada le importaba, salvo eso. Bueno, pues bien, es una buena causa y que luche por la conciliación, por favor.

Edmund Burke dio un argumento contraintuitivo que también deberíamos atender. Según el gran pensador político inglés, una sociedad que deja de recordar y reconocer a sus antepasados pierde, proporcionalmente, el interés por las nuevas generaciones. No sé por qué es así, pero pasa. Puede verse en Feria, el libro de Ana Iris Simón. Empieza reivindicando a sus abuelos y acaba, como por arte de magia, pero con férrea lógica burkeana, deseando tener un hijo.

Una sociedad progresista que desprecia por sistema el pasado y abandona a los mayores se está cegando para el futuro. Es un efecto inesperado y misterioso de la amnesia histórica y de la burla de nuestros mayores; pero aquí lo tenemos, vaciando los colegios.

Publicado en Diario de Cádiz.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda