Viernes, 01 de julio de 2022

Religión en Libertad

Una Navidad ganada a los nazis

Jean-Paul Sartre.
Jean-Paul Sartre, ateo, no dudó en escribir una preciosa obra sobre la Navidad.

por Juan Fernández-Miranda

Opinión

Tras la caída del Ejército francés en 1940 Jean Paul Sartre fue encerrado en un campo de concentración: Stalag 12D. En ese cautiverio el autor existencialista por excelencia, ateo de padre y muy señor mío, escribió una obra de teatro sobre la Navidad. Fue él quien se lo ofreció a unos sacerdotes católicos también presos. Ajá: la primera obra teatral de este ateo oficial aborda un capítulo esencial de la simbología cristiana. No está mal para un autor que negó la piedra angular de todas las religiones: la misma existencia de Dios. Bien por Sartre.

Esta historia la destapó el profesor de la Universidad Francisco de Vitoria José Ángel Agejas hace ya unos años, cuando se sorprendió al encontrar unas frases atribuidas a Sartre sobre la Navidad sin que la obra referida apareciese en su bibliografía, al menos en castellano.

Portada de 'Barioná' de Jean-Paul Sartre.

Pincha aquí para adquirir ahora "Barioná, el hijo del trueno", de Jean-Paul Sartre.

Según sus pesquisas, la pieza teatral no quedó sepultada por el olvido gracias a que en 1962 algunos de aquellos presos le pidieron permiso para publicarla y representarla. Sartre aceptó, pero siempre que quedaran claras sus reservas sobre la obra y sus circunstancias: durante su cautiverio no dudó «ni siquiera por un momento» de la inexistencia de Dios, pero eso no le impidió escribir una obra para conseguir «la unión más amplia posible entre cristianos y no creyentes». Como escribe el profesor, fue una Navidad ganada a los nazis.

Más de ochenta años después, y sin nazis en el horizonte, me pregunto que si Sartre fue capaz de escribir una obra sobre la Navidad sin que le salieran sarpullidos y sin por ello negarse a sí mismo, ¿no podría el presidente del Gobierno felicitar la Navidad sin recurrir al eufemismo del «felices fiestas»? ¿Tanto le cuesta? Cuidado, que se empieza así y se acaba celebrando comuniones civiles porque el niño -o la niña- se va a quedar sin regalos. No se preocupe, presidente, quítese el corsé progre y felicite la Navidad y los Reyes Magos, que es perfectamente compatible con un Estado aconfesional y con toda secularización, incluso con la negación misma de Dios. Acercarse al cristianismo no implica acercarse a la fe. No es ya cuestión religiosa, sino de tradición cultural, tolerancia y unidad. Que se lo digan a Sartre.

Publicado en ABC.

Otros artículos del autor

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda