Jueves, 30 de mayo de 2024

Religión en Libertad

¿Se multiplicaron las hostias milagrosamente en misa? Lo investiga una diócesis de EEUU

Adoración Eucarística en un congreso de hombres católicos en Hartford en octubre de 2022 - foto de Aaron Joseph
Adoración Eucarística en un congreso de hombres católicos en Hartford en octubre de 2022 - foto de Aaron Joseph

ReL

Según informa un canal de televisión en Connecticut (Estados Unidos), y cita la agencia católica CNA, la arquidiócesis de Hartford está investigando un posible milagro eucarístico que habría ocurrido durante una Misa en la iglesia de Santo Tomás, en el pueblo de Thomaston.

Los hechos habrían ocurrido el 5 de marzo, al final de la misa. El padre Joseph Crowley anunció que un ministro de la Eucaristía presenció algo asombroso.

“Uno de nuestros ministros eucarísticos se estaba quedando sin hostias y, de repente, había más hostias en el copón. Dios simplemente se duplicó a sí mismo en el copón”, explicó el sacerdote con emoción ante todos los fieles.

“Es realmente genial cuando Dios hace estas cosas, y es realmente genial cuando nos damos cuenta de lo que ha hecho, y acaba de suceder hoy. Muy poderoso, muy impresionante, muy real, muy impactante”, añadió el sacerdote. E insistió: “Se estaban quedando sin hostias y, de repente, había más”.

La web de la diócesis y otros medios diocesanos no informan sobre esta supuesta investigación.

Tiempos de avivamiento eucarístico en EEUU

Hartford es una diócesis cercana a Boston, con 130 parroquias, 350 sacerdotes y 470.000 católicos. Como en muchas otras diócesis de EEUU, ha celebrado recientemente actividades especiales de devoción eucarística en la campaña de "Avivamiento Eucarístico" que han lanzado los obispos del país.

En octubre, por ejemplo, se celebró la Convención de Hombres Católicos de Connecticut con 600 varones, de 13 a 85 años, centrada en la devoción eucarística y en predicaciones sobre la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía y su capacidad para transformar los corazones y la sociedad.

Un milagro poco frecuente

Los sacerdotes de todo el mundo tienen la preocupación cotidiana de que haya hostias para cada comulgante, y uno podría sospechar que entre los milagros eucarísticos la multiplicación de las hostias se daría en unas cuantas ocasiones, quizá en conexión con la enseñanza de la multiplicación de los panes.

Sin embargo, quien haga una investigación rápida por Internet verá que son mucho más comunes los milagros ligados a hostias incorruptas o sangrantes. Las historias sobre hostias que se multiplican para que todos puedan comulgar son poco frecuentes y cuando se dan tienen poco respaldo.

El caso más popular es el de San Juan Bosco (1815-1888), un milagro bien conocido en entornos salesianos. La fecha es, según algunos, el 24 de mayo, fiesta de María Auxiliadora. Para otros, sucedió el 8 de septiembre. El año sería 1848, según el padre Giuseppe Buzzetti, uno de los primeros sacerdotes salesianos, que vio a San Juan Bosco repartir la comunión ese día a 360 personas (otras fuentes hablan de 600). Cientos de muchachos habían llegado para esa misa que el santo había preparado con devoción, pero el sacristán sólo había dejado unas pocas hostias en el sagrario. Él empezó a repartir la comunión y para asombro de todos logró repartir a todos los asistentes. El santo lo atribuyó a un milagro de María Auxiliadora.

Milagros eucarísticos del s.XXI

Según informa el Centro Magis sobre Ciencia, Razón y Fe, en el siglo XXI las diócesis católicas solo han reconocido 4 milagros eucarísticos, y ninguno es de multiplicación de hostias.

En 2013, en una iglesia en Legnica, Polonia, se puso en agua una hostia consagrada que cayó al suelo para que se disolviera. En vez de deshacerse, aparecieron en ella manchas rojas. Unas pruebas forenses aseguraron que: “En la imagen histopatológica, se encontraron fragmentos que contenían las partes fragmentadas del músculo estriado cruzado. Es más similar al músculo cardíaco”.

En 2008, en una iglesia en Sokolka, Polonia, un sacerdote dejó caer una hostia consagrada, que luego pareció sangrar. Más tarde, las pruebas encontraron que “el fragmento alterado de la hostia es idéntico al tejido miocárdico (corazón) de una persona que está a punto de morir. Además, la estructura de las fibras musculares y la del pan están entretejidas de una manera imposible de producir por medios humanos”.

En 2006, una hostia consagrada en una parroquia de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, en México, parecía sangrar. Las pruebas posteriores confirmaron la presencia de sangre. “La sustancia rojiza analizada corresponde a sangre en la que hay hemoglobina y ADN de origen humano”, constató el estudio.

Y en 2001, en una hostia consagrada en Chirattakonam, India, varios testigos vieron aparecer la imagen del rostro de Cristo, y la diócesis lo reconoció como un signo divino.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda