Miércoles, 03 de junio de 2020

Religión en Libertad

¿Qué quieres de Cristo?: Nada, soy una pecadora

Claudia Koll, la conversión de un mito erótico

Todos la recuerdan por la película "Così fan Tutte" del director Tinto Brass o por su papel junto a Antonio Banderas en "El joven Mussolini". En Italia fue una actriz de éxito, con una carrera desarrollada durante años en la rentable industria del cine erótico.

Sin embargo, desde hace unos años, Claudia Koll ya no se desnuda; sólo se remanga para ayudar en los diversos proyectos de voluntariado, para trabajar en África con los niños enfermos de Sida o para trabajar mano a mano con los jóvenes.

"Un día entré en la iglesia de Santa Anastasia, en Roma", relata.

"Buscaba, de alguna manera, la ayuda de Dios. Se me acercó un sacerdote y me dijo: ¿Qué quieres de Él?. Yo le dije: `Nada, soy una pecadora´. Cuando me hizo la señal de la cruz en la frente, sentí que mi corazón se abría y se llenaba de Jesús. Las rodillas se me doblaron, me tuve que sentar y empecé a llorar... Era la respuesta del Señor", relata.

"Hasta hace poco tiempo pensaba que yo era una mujer que amaba mucho, pasional, que consumaba las historias pero no me satisfacían", explica.

"Comprendí que el amor que había buscado siempre por caminos equivocados era el amor que deseaba desde el corazón, el que todos los corazones desean: la presencia de Dios. Comencé a degustar la vida y a entender que el Señor me empujaba a vivir sin miedo, porque Él estaba a mi lado", asegura.

"El mundo del espectáculo me ha utilizado", afirma; "el mundo utiliza nuestra debilidad y nos golpea allí donde somos más frágiles. Por esta sed de amor me vi envuelta en historias equivocadas", prosigue.

"Quería probar emociones fuertes, pero nadie realmente me había enseñado a vivir. Lo más extraordinario para mí ha sido descubrir que el Señor venía en mi ayuda, a pesar de mi condición de gran pecadora. Pero después de haber herido el corazón de Dios, he sentido que Él, en el momento en el que más lo necesitaba, venía a socorrerme. Nada me bastaba, no estaba contenta de verdad con nada, siempre estaba buscando algo más. Nadie me había enseñado la fidelidad y ni siquiera era capaz de expresar gestos de amor, no sabía amar", concluye.

Hoy, Claudia Koll ha encontrado el amor más grande: el de saberse querida y perdonada.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA