Domingo, 14 de agosto de 2022

Religión en Libertad

El padre Cullen, desde 1974 contra la prostitución infantil: falta sanar sus heridas, advierte

El misionero Shay Cullen y la Fundación Preda rescatan niños de la prostitución y trabajan en sanar sus heridas
El misionero Shay Cullen y la Fundación Preda rescatan niños de la prostitución y trabajan en sanar sus heridas

P.J.G.

El sacerdote Shay Cullen, misionero columbano irlandés en Filipinas, es probablemente una de las personas que más sabe sobre la lucha contra el abuso y tráfico de menores en países pobres. Tres veces candidato al Nobel de la Paz, y premiado con diversos galardones humanitarios, fundó en 1974 la Fundación Preda para sacar a niños de la prostitución, combatir sus redes y prevenir este tráfico.

También combate, a nivel internacional, los trabajos forzados, el matrimonio y maternidad forzados, la venta de niños, su uso en pornografía, su prostitución y el negocio de venta de órganos.

Según diversas organizaciones internacionales, Filipinas es el epicentro del tráfico y explotación de niños, por su gran cantidad de niños abandonados en entornos de gran pobreza. Las redes también aprovechan desastres naturales -tifones e inundaciones- que dejan huérfanos o familias separadas y empobrecidas para buscar nuevas víctimas que se llevan a otras islas, regiones o ciudades y explotan, como explicó Cullen en la emergencia del tifón Haiyán.

Las redes de trata amenazan una y otra vez a Shay Cullen y sus colaboradores, o tratan de difamar el trabajo de su fundación. Pero su constancia le ha llevado a recibir el premio Prix de Cáritas Suiza, el Betinho (de comunicación, por la web Preda.org), el de Persona del Año de Dublin en 2008, el de Solidaridad Internacional de la World Medical Child Care Associations, o el alemán Shalom de Eichstätt en 2017.

El misionero ha explicado a la agencia misionera Fides algunos datos sobre estas problemáticas en Filipinas, también en el contexto del nuevo presidente Marcos, hijo del dictador Marcos de los años 80.

Persecución, denuncia y prevención

"Se calcula que cada año los traficantes abusan sexualmente de 60.000 niños en Filipinas, según Unicef. Otro estudio afirma que 1,2 millones de niños sufren alguna forma de abuso online en Filipinas cada año", informa el misionero.

"Sin un cambio de actitud y un compromiso de los dirigentes, las instituciones, los funcionarios del gobierno, para denunciar este horrible crimen, hay pocas posibilidades de ayudar y rescatar a las víctimas de una vida de miseria, infelicidad y sufrimiento", advierte el padre Cullen.

El padre Shay Cullen, misionero en Filipinas, con niños víctimas de la trata y explotación

Pide más centros de sanación de víctimas

Además de leyes de persecución y prevención, el veterano misionero cree que falla el enfoque de recuperación y sanación de las víctimas rescatadas en muchos casos. "Muy pocos centros en el mundo están dispuestos a ayudar a los niños o a las víctimas a sanarse", lamenta.

"Cuando se encuentra un caso de abuso, el reto para el trabajador social es encontrar un centro de protección al que remitir al niño. Hay muy pocos en Filipinas. El presidente Marcos ha dicho que proporcionará fondos suficientes para 70 centros residenciales gubernamentales en todo el país para mujeres y niños víctimas de la trata y los abusos. Filipinas, con una población de 110 millones de habitantes, necesita muchos más centros, con programas profesionales de curación terapéutica y empoderamiento, en lugar de refugios temporales".

La Fundación PREDA cuenta con una de las comunidades terapéuticas más exitosas, donde los niños son acogidos, protegidos y acompañados en un ambiente amigable y solidario. El padre Cullen explica: "La sensación de estar a salvo y protegido es el comienzo de un proceso de curación. Tenemos una media de 90 niños atendidos en nuestro centro en un periodo de 12 meses, gracias a una plantilla profesional de terapeutas, facilitadores y trabajadores sociales. Dar al niño una familia y un lugar donde se sienta amado es una cura fundamental para las víctimas de la trata".

Además, cuando los niños alcanzan cierta edad y conciencia, también se puede seguir una vía legal, presentando una denuncia formal ante los tribunales, para obtener justicia. "Nuestro objetivo final", concluyen los misioneros, "es proteger, cuidar y empoderar a los niños víctimas de la trata y los abusos, y darles una vida nueva y más feliz".

Reportaje sobre el trabajo de Fundación Preda

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda